Al al­tar con ayuda de los astros

Fucsia Novias - - CONTENIDO - Por: Na­ta­lia Mo­reno

Nno­ci­mos en Was­hing­ton, tra­vés de unos ami­gos nía­mos en co­mún. Era go y nos ha­bía­mos reuni­do; has­ta allí lle­gó Tho­mas. No nos ha­bía­mos vis­to an­tes, pe­ro se sen­tó al la­do mío y ha­bla­mos por ho­ras. Sa­lien­do de la ce­na nos di­mos cuen­ta de que éra­mos ve­ci­nos. En las se­ma­nas si­guien­tes me lo en­con­tra­ba en to­dos la­dos y una no­che fui­mos a ce­nar. Des­de ese mo­men­to, nun­ca de­jó de es­cri­bir­me; a la ter­ce­ra ci­ta, me pi­dió ser su no­via.

Na­ta­lia Mo­reno y Tho­mas Clin­ton Os­tran­der se ca­sa­ron en la ca­pi­lla del Ho­tel Char­les­ton San­ta Te­re­sa. La re­cep­ción tu­vo lu­gar en el Ba­luar­te de San Ig­na­cio en me­dio de una de­co­ra­ción 100 % co­lom­bia­na.

El no­viaz­go du­ró ca­si 4 años. En no­viem­bre de 2015 me pro­pu­so ma­tri­mo­nio en Car­ta­ge­na mien­tras pa­seá­ba­mos por la mu­ra­lla. Nun­ca ima­gi­né ca­sar­me con un grin­go ex­ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano y él mu­cho me­nos con una co­lom­bia­na.

La pla­nea­ción de la bo­da co­rrió por cuen­ta de Tu­ti Ba­rre­ra y Lo­ren­zo Már­quez, de Hue­vos y Es­co­bas. Pa­ra mí era sú­per im­por­tan­te que to­do se sin­tie­ra 100 % co­lom­biano, que ca­da flor, ca­da pla­to, ca­da detalle re­pre­sen­ta­ra el fol­clor de nues­tro país; por eso que­ría­mos pla­tos de Car­men de Vi­bo­ral, flo­res tro­pi­ca­les, ma­tas sal­va­jes y la her­mo­sa vis­ta de Car­ta­ge­na.

Ele­gi­mos una de­co­ra­ción en vi­no­tin­to y ver­de. Te­nía­mos flo­res de to­do ti­po: no ha­bía un pues­to ni una me­sa igual a la otra. Ade­más, el te­cho es­ta­ba lleno de som­bri­llas de ivy y lu­ces, así que al atar­de­cer pa­re­cía que es­tu­vié­ra­mos ce­nan­do ba­jo las es­tre­llas.

Al lle­gar al Ba­luar­te nos en­con­tra­mos un gru­po de mu­la­tas y tam­bo­re­ros, quie­nes nos acom­pa­ña­ron en el ca­mino des­de la ca­pi­lla del ho­tel Char­les­ton San­ta Te­re­sa, don­de tu­vo lu­gar la ce­re­mo­nia; es­to lo hi­zo aún más ani­ma­do y es­pe­cial. Cuan­do en­tra­mos, ha­bía un bar de ce­vi­ches y otro de gin & to­nics, nues­tro coc­tel fa­vo­ri­to. El me­nú fue tí­pi­co car­ta­ge­ne­ro: pos­ta, co­la de lan­gos­ta en man­te­qui­lla de li­món, ca­ye­ye, arroz de co­co, en­sa­la­da de agua­ca­te y pa­ta­co­nes con ho­gao. La gen­te que­dó fe­liz.

Co­mo tu­vi­mos una ce­le­bra­ción co­lom­bo-ame­ri­ca­na, que­ría­mos música que nos re­pre­sen­ta­ra a to­dos. Du­ran­te la ho­ra del coc­tel es­cu­cha­mos can­cio­nes de Otis Red­ding, Mar­vin Ga­ye y Ni­na Si­mo­ne; en la ce­na, al­go más mo­derno; y a la ho­ra de la fies­ta, una com­bi­na­ción de hits la­ti­nos y mun­dia­les, con una ban­da de sal­sa y me­ren­gue de Ba­rran­qui­lla. Car­los Vi­ves, quien es ami­go de mi pa­pá, nos hi­zo el ho­nor de can­tar y acom­pa­ñar­nos. Ca­ro­li­na Gai­tán, mi cu­ña­da, tam­bién can­tó y no so­lo du­ran­te la rum­ba, tam­bién en la ce­re­mo­nia. Los in­vi­ta­dos pa­sa­ron fe­li­ces; mu­chos de ellos nun­ca ha­bían es­ta­do en Co­lom­bia y se sin­tie­ron siem­pre en su ca­sa. Les en­can­tó la co­mi­da y la fies­ta. Has­ta los que nun­ca ha­bían bai­la­do sal­sa en sus vi­das se que­da­ron has­ta tar­de en el cen­tro de la pis­ta. Fue real­men­te el me­jor día de nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.