Ho­me­na­je a mar­gie­la

DOS EX­PO­SI­CIO­NES SO­BRE LAS CREA­CIO­NES DEL DI­SE­ÑA­DOR BEL­GA SE PRE­SEN­TAN POR ES­TOS DÍAS EN PA­RÍS. BUS­CAN HO­ME­NA­JEAR SU PROLÍFICA CREA­TI­VI­DAD PA­RA LA CA­SA FRAN­CE­SA HERMÈS Y PA­RA SU FIR­MA HO­MÓ­NI­MA.

Fucsia - - CONTENIDO - POR ME­LIS­SA SERRATO RA­MÍ­REZ, PA­RÍS

Dos ex­po­si­cio­nes so­bre las crea­cio­nes del ex­cén­tri­co di­se­ña­dor bel­ga se pre­sen­tan en la ca­pi­tal fran­ce­sa.

EL 23 DE OC­TU­BRE DE 1988 los asis­ten­tes a los des­fi­les de la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís tu­vie­ron que sa­lir del co­ra­zón de la ciu­dad, don­de sue­len mon­tar­se las pa­sa­re­las, y di­ri­gir­se al Ca­fé de la Ga­re, en los su­bur­bios, pa­ra pre­sen­ciar el des­fi­le inau­gu­ral de la Mai­son Mar­tin Mar­gie­la (MMM). La pre­sen­ta­ción fue, más bien, un ma­ni­fies­to crea­ti­vo del di­se­ña­dor bel­ga (Lo­vai­na, 1957) al que ac­tual­men­te Pa­rís con­sa­gra dos ex­po­si­cio­nes ho­me­na­je: Mar­gie­la/ga­llie­ra 1989-2009, en el Museo de la Mo­da Pa­lais Ga­llie­ra, y Mar­gie­la – Los años de Hermès, en el Museo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas.

En es­ta úl­ti­ma se ex­hi­ben las co­lec­cio­nes prêt-à-por­ter fe­me­ni­nas a las que Mar­gie­la dio vi­da en­tre 1997 y 2003 co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa Hermès, aun­que en al­gu­nos mo­men­tos del re­co­rri­do se pue­den ver tam­bién pren­das de la MMM que sir­ven co­mo re­fe­ren­cia pa­ra su­mer­gir­se en la se­gun­da mues­tra, la cual re­ve­la su uni­ver­so per­so­nal. De ahí que las ex­po­si­cio­nes ten­gan un ai­re con­tra­dic­to­rio y a la vez si­mé­tri­co, en la

UNO DE LOS ACIER­TOS DEL MON­TA­JE DE ES­TA MUES­TRA es que no so­la­men­te se ex­hi­ben las pren­das so­bre los ma­ni­quíes, sino que una se­rie de pan­ta­llas de­ja ver a al­gu­nas mo­de­los re­ve­lan­do có­mo las usan.

me­di­da en que dia­lo­gan y se con­fron­tan en­tre sí, pues sus di­se­ños pa­ra Hermès evo­can lu­jo mien­tras que los de su fir­ma irra­dian van­guar­dia.

LA MU­JER MAR­GIE­LA

Pe­ro al ve­nir de una mis­ma ca­be­za co­mul­gan y se com­ple­men­tan. Un ejem­plo de ello es su con­cep­ción de mu­jer: au­tén­ti­ca has­ta las en­tra­ñas, pues en su tra­ba­jo pa­ra Hermès nun­ca adop­tó la ima­gen ideal de la ju­ven­tud eter­na e irre­sis­ti­ble­men­te sen­sual, sino la de mu­je­res que bus­can co­mo­di­dad, ca­li­dad e in­tem­po­ra­li­dad en su guar­da­rro­pa.

Por eso en sus des­fi­les pa­ra la fir­ma so­lía pre­sen­tar las pren­das en mo­de­los de con­tex­tu­ras fí­si­cas va­ria­das, ca­rác­ter se­gu­ro y un am­plio mar­gen de edad: en­tre los 25 y los 65 años, una de­ci­sión po­co co­mún en el mun­do de la mo­da en el que la ju­ven­tud es tan apre­cia­da. De he­cho, el cas­ting no so­lía ha­cer­lo con agen­cias de mo­de­los, sino que les pe­día a sus ami­gas o co­no­ci­das que des­fi­la­ran sus crea­cio­nes e in­clu­so se­lec­cio­na­ba a chi­cas que veía por la ca­lle.

Más ra­di­cal, aun­que por esa mis­ma vía, es el per­fil de la mu­jer que ima­gi­nó pa­ra su mai­son. La ca­ra de las mo­de­los es­ta­ba fre­cuen­te­men­te ta­pa­da por un ve­lo, me­dias ve­la­das, ma­qui­lla­je o un pei­na­do. In­clu­so en las fotos de los look­books tra­za­ba una ancha lí­nea ne­gra o blan­ca pa­ra cu­brir una par­te de los ros­tros con el fin de sub­ra­yar el ano­ni­ma­to y po­ner así el acento en la crea­ción y no en la per­so­na­li­dad del crea­dor o de las mo­de­los.

Un ver­da­de­ro ges­to de con­tra­co­rrien­te, te­nien­do en cuen­ta que Mar­gie­la sal­tó a la fa­ma en una épo­ca en que la ima­gen de los di­se­ña­do­res ser­vía pa­ra pro­mo­cio­nar sus ves­ti­men­tas, so­bre to­do con­si­de­ran­do que ha­bía es­ta­do ba­jo la ba­tu­ta del maes­tro de maes­tros en es­te as­pec­to: Jean Paul Gaul­tier, quien lo con­tra­tó

por tres años (1984 a 1987) co­mo asis­ten­te de es­ti­lo. Pa­ra en­ton­ces Gaul­tier ya era co­no­ci­do co­mo el “ni­ño te­rri­ble de la mo­da”; es de­cir, era un mo­men­to en el que los di­se­ña­do­res eran su­per­es­tre­llas y dei­da­des cu­yas per­so­na­li­da­des for­ma­ban par­te in­te­gral de las co­lec­cio­nes.

LAS SILUETAS HERMÈS

En­tre las pie­zas que mar­ca­ron su pa­so por Hermès se en­cuen­tra la ma­ri­ne­ra con cue­llo en V pro­fun­do y que tu­vo di­fe­ren­tes va­ria­cio­nes: ca­mi­sa, cha­que­ta, sué­ter y tú­ni­ca; de un cor­te sim­ple pe­ro inigua­la­ble­men­te ele­gan­te. Tam­bién re­in­ter­pre­tó clá­si­cos ori­gi­na­les del guar­da­rro­pa mas­cu­lino oc­ci­den­tal co­mo el im­permea­ble, la ca­mi­sa blan­ca, el tra­je de dos pie­zas, el es­mo­quin y el trench coat, con los que lo­gró no so­la­men­te nu­me­ro­sas va­rian­tes, tam­bién mul­ti­pli­car las ma­ne­ras de lle­var­las.

La so­bre-fal­da, o sur-ju­pe, y sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes fue­ron otras de las pren­das icó­ni­cas de la ca­sa du­ran­te el tiem­po en que Mar­gie­la ejer­ció co­mo di­rec­tor crea­ti­vo; al igual que la fal­da en­rou­lée, una mez­cla de fal­da y pan­ta­lón que al dar el pa­so re­ve­la al­ter­na­ti­va­men­te los la­dos ex­te­rio­res de las pier­nas.

El pro­tec­tor de llu­via (an­ti-pluie) tam­bién so­bre­sa­le en es­te ro­pe­ro. Se tra­ta de un so­bre­to­do en un ma­te­rial del­ga­dí­si­mo, que sir­ve co­mo un im­permea­ble y co­mo una ba­ta pa­ra lle­var so­bre el es­mo­quin y que bien po­dría ser el fo­rro de un abri­go, pues en va­rias de las pren­das que crea Mar­gie­la lle­va los fo­rros al ex­te­rior y los ha­ce des­mon­ta­bles.

Otra de sus pren­das fe­ti­che son los trans­for­ma­bles y los dos en uno que creó pa­ra la co­lec­ción oto­ño/in­vierno 2000-2001, en­tre ellos las tren­cas (duf­fle-coat) con­ver­ti­bles, que se pue­den lle­var con o sin ca­pu­cha, cue­llo y cie­rres en cuero, pues to­dos es­tos son re­mo­vi­bles a vo­lun­tad. Tam­bién re­sal­tan las ca­mi­sas cu­yas man­gas pue­den ir so­bre los bra­zos o bien pa­sar­las por en­ci­ma de los hom­bros pa­ra for­mar una ca­pa.

CON­CEP­TUAL, DECONSTRUCTIVISTA, MINIMALISTA…

Cuan­do Mar­tin Mar­gie­la fun­dó en Pa­rís su pro­pia mar­ca de prêt-à-por­ter ha­bían pa­sa­do so­la­men­te ocho años des­de su gra­dua­ción de la Aca­de­mia Real de Be­llas Ar­tes de Am­be­res, pe­ro no por ello sus crea­cio­nes fue­ron ca­li­fi­ca­das co­mo las de un ta­len­to pre­coz. Eso sí, des­de ese pri­mer des­fi­le en el Ca­fé de la Ga­re, los pe­rio­dis­tas de mo­da ase­gu­ra­ron que en su tra­ba­jo se no­ta­ba una par­ti­cu­lar pre­di­lec­ción por la de­cons­truc­ción, el mi­ni­ma­lis­mo y el con­cep­tua­lis­mo.

Lo cier­to es que lo su­yo era una ver­da­de­ra di­ná­mi­ca re­fle­xi­va que reac­cio­na­ba al bom­bar­deo de los có­di­gos, a la obli­ga­ción per­pe­tua de re­no­va­ción y al sis­te­ma de la mo­da, des­de su con­cep­ción has­ta su uso. Mar­gie­la ha pre­fe­ri­do ser in­vi­si­ble an­te las cá­ma­ras y elu­dir la fa­ma, pe­ro tam­bién ha lle­va­do sus ges­tos de re­cha­zo al sis­te­ma de la mo­da mu­cho más allá: nun­ca creó un lo­go pa­ra su mar­ca y eli­gió el blan­co co­mo el co­lor de su fir­ma, pues es el úni­co que de­ja ver con cla­ri­dad los ras­tros del tiem­po.

A es­to se su­ma el he­cho de no ha­ber­se de­ja­do con­quis­tar por lo que las pren­das mues­tran, sino por lo que es­con­den –es así co­mo de­ja a la vis­ta cos­tu­ras, pin­zas y do­bla­di­llos pa­ra ex­pre­sar su pa­sión por lo ar­te­sa­nal y por el pro­ce­so de pro­duc­ción–; tam­bién al de­ci­dir usar co­mo úni­ca eti­que­ta una pe­que­ña te­la blan­ca co­si­da en sus cua­tro es­qui­nas a las pren­das, pe­ro más que na­da al ob­se­sio­nar­se con cor­tes ex­pe­ri­men­ta­les que se em­pe­ñó en pre­sen­tar en los lu­ga­res me­nos con­ven­cio­na­les (un te­rreno va­cío del dis­tri­to 20 de Pa­rís, los de­pó­si­tos de una so­cie­dad de trans­por­te de co­rreos, un par­quea­de­ro aban­do­na­do, la de­sier­ta es­ta­ción Saint-mar­tin…)..

“No sen­ti­mos en ab­so­lu­to la pre­sión de es­tar una o va­rias tem­po­ra­das ade­lan­ta­dos

Mai­son

Mar­tin Mar­gie­la.

Mar­gie­la mues­tra siem­pre a las mo­de­los de sus co­lec­cio­nes con las ca­ras to­tal­men­te cu­bier­tas.

Arri­ba: Mar­gie­la pa­ra Her­més.

pa­ra se­guir sien­do creadores”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.