LA MO­DA NO ES AC­TI­VIS­MO

Fucsia - - CARTA EDITORIAL - SÍGUENOS EN TO­DAS nues­tras re­des @re­vis­ta­fuc­sia

Las gran­des mar­cas se han da­do cuen­ta de que el ac­ti­vis­mo atrae a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y pien­san que vol­ver ban­de­ra una cau­sa es cla­ve pa­ra au­men­tar las ven­tas. En prin­ci­pio sue­na muy bien com­pro­me­ter­se con aca­bar la dis­cri­mi­na­ción ra­cial o de­fen­der a las per­so­nas trans­gé­ne­ro, pe­ro, en reali­dad, es una es­tra­te­gia arries­ga­da. Cual­quier error pue­de ha­cer que el pú­bli­co reac­cio­ne en con­tra y la mar­ca se des­pres­ti­gie.

Dos ejem­plos: el co­mer­cial de Pep­si pro­ta­go­ni­za­do por Ken­dall Jen­ner, que uti­li­za­ba imá­ge­nes si­mi­la­res a las de tan­tas pro­tes­tas ra­cia­les que ha vi­vi­do re­cien­te­men­te Es­ta­dos Uni­dos, o la cam­pa­ña de Ni­ke pa­ra la co­lec­ción Be­true (Sea Ho­nes­to), que in­ten­ta­ba ce­le­brar la di­ver­si­dad, cu­yo lo­go era un trián­gu­lo ro­sa­do igual al que usa­ban los na­zis pa­ra iden­ti­fi­car a los pri­sio­ne­ros gay en los cam­pos de con­cen­tra­ción.

Las cau­sas so­cia­les no son so­lo men­sa­jes sim­bó­li­cos y eso lo sa­ben bien las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que tie­nen el ins­tin­to ma­ra­vi­llo­so pa­ra dis­tin­guir en­tre una cam­pa­ña con al­ma, con un sen­ti­mien­to ver­da­de­ro, y una que so­lo pien­sa en ga­nar di­ne­ro. Cuan­do es­tá ba­sa­da en va­lo­res reales, es­ta pue­de tras­cen­der y con­ver­tir­se en un fe­nó­meno so­cial, lo que se tra­du­ce, por su­pues­to, en ga­nan­cias y repu­tación por­que los con­su­mi­do­res le creen y apre­cian que se iden­ti­fi­que con sus va­lo­res so­cia­les, po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les.

La ta­rea no es sen­ci­lla. No se tra­ta de aga­rrar por el ai­re la cau­sa so­cial de cu­yun­tu­ra. Asu­mir, por ejem­plo, una po­si­ción con­tra la dis­cri­mi­na­ción que to­da­vía su­fren las po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas exi­ge un co­no­ci­mien­to y res­pe­to por su cul­tu­ra. Se ne­ce­si­ta una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial por­que la ig­no­ran­cia lle­va a mi­ni­mi­zar el con­te­ni­do, a ba­na­li­zar­lo, y el re­sul­ta­do pue­de ser la ira del con­su­mi­dor.

En el ca­so de la in­dus­tria de la mo­da el pro­ble­ma es más gra­ve aún. Aun­que, en teo­ría, la mo­da quie­re ser sen­si­ble a las di­fe­ren­cias ra­cia­les y so­cia­les, en el fon­do es hi­pó­cri­ta. Bas­ta ver có­mo es el tra­to con los mo­de­los. Al­gu­na vez, en una con­fe­ren­cia, le es­cu­ché de­cir a la directora de una re­vis­ta ex­tran­je­ra que pa­ra ella una mo­de­lo era un ga­cho de ro­pa. El re­cin­to que­dó pa­ra­li­za­do con la fra­se, en me­dio de un si­len­cio gla­cial. Nun­ca la vol­ví a ver. Creo que por sus afir­ma­cio­nes per­dió el tra­ba­jo.

Pe­ro no son so­lo las mar­cas las que de­ben tra­tar bien a los hom­bres y las mu­je­res que pres­tan su ima­gen pa­ra lu­cir la mo­da, los me­dios tam­bién tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad. La tolerancia, el res­pe­to y acep­tar las di­fe­ren­cias son va­lo­res que hoy pa­re­cen ma­te­ria­li­zar­se so­lo en men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios. To­dos po­de­mos apren­der a vi­vir en un mun­do con di­fe­ren­cias de co­lor, de cul­tu­ra y de ideas po­lí­ti­cas. Oja­lá en es­tos mo­men­tos en que los co­lom­bia­nos es­ta­mos tan po­la­ri­za­dos po­da­mos re­fle­xio­nar so­bre el te­ma y acep­tar que po­de­mos pen­sar dis­tin­to..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.