De amor pro­pio

LOZANAS, TERSAS, LUMINOSAS, SIN PO­ROS VI­SI­BLES NI LÍ­NEAS DE EX­PRE­SIÓN. ES­TAS SON LAS PIE­LES QUE INUNDAN INSTAGRAM Y SNAP­CHAT, CONS­TRU­YEN­DO LA FAL­SA CREEN­CIA DE QUE ES A LO QUE DE­BE­RÍA­MOS AS­PI­RAR. NA­DA MÁS FAL­SO.

Fucsia - - BELLEZA -

LOS FILTROS, el pho­tos­hop y el ma­qui­lla­je tie­nen al­go en co­mún: son he­rra­mien­tas con las que mi­llo­nes de mu­je­res y hom­bres en to­do el mun­do es­con­den en­fer­me­da­des y con­di­cio­nes de la piel –co­mo acné, ec­ze­ma, vi­ti­li­go, ro­sá­cea y der­ma­ti­tis– con el fin de evi­tar el des­ca­la­bro emo­cio­nal que pa­ra mu­chos su­po­ne mos­trar­se al na­tu­ral tan­to en la vi­da real co­mo en re­des so­cia­les.

Y es que la gran ma­yo­ría de es­tas son per­ci­bi­das co­mo al­go anor­mal y des­agra­da­ble, a pe­sar de que al­re­de­dor del 85 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial ha su­fri­do, en al­gún mo­men­to de su vi­da, una afec­ción der­ma­to­ló­gi­ca. Ci­fras co­mo es­tas no so­lo de­mues­tran que es co­mún pre­sen­tar­las, sino ade­más que es muy ba­jo el por­cen­ta­je de los ha­bi­tan­tes que no las ha te­ni­do.

Pe­ro al­go es­tá cam­bian­do: 2018 le ha da­do la bien­ve­ni­da a un mo­vi­mien­to que ha re­vo­lu­cio­na­do los cá­no­nes de be­lle­za co­no­ci­dos has­ta aho­ra en el mun­do vir­tual. Aun­que ca­re­ce de un nom­bre ofi­cial has­ta la fe­cha, la au­to­ra, Ka­leigh Fa­sa­ne­lla, lo de­no­mi­nó Ski­nac­cep­tan­ce Mo­ve­ment (Mo­vi­mien­to de acep­ta­ción de la piel) en su co­lum­na What the Skin-ac­cep­tan­ce Mo­ve­ment Means for Peo­ple With Con­di­tions Li­ke Mi­ne (Lo que sig­ni­fi­ca el mo­vi­mien­to de acep­ta­ción de la piel pa­ra per­so­nas con con­di­cio­nes co­mo la mía), que sa­lió pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Allu­re. “Es­te es un mo­vi­mien­to que im­pul­sa y promueve el amor pro­pio des­de una con­cien­cia de ple­na acep­ta­ción en torno a la piel y su apa­rien­cia, sin im­por­tar có­mo se vea o qué con­di­cio­nes mé­di­cas es­té atra­ve­san­do”, es­cri­bió.

Re­co­no­ci­das you­tu­bers co­mo Cas­san­dra Bank­son o Liah Yoo, y ce­le­bri­da­des co­mo Ken­dall Jen­ner,

Be­lla Thorne, Katy Perry y Rihan­na han de­ci­di­do ha­blar abier­ta­men­te so­bre sus pro­ble­mas de piel y me­dian­te sel­fies y vi­deos se han mos­tra­do tal y co­mo son. La pre­sión pa­ra ellas y pa­ra cual­quier ado­les­cen­te o adul­to que se en­cuen­tra en la mis­ma si­tua­ción, y que no ha sen­ti­do la su­fi­cien­te con­fian­za pa­ra com­par­tir con otros la reali­dad de su piel, pue­de sen­tir al­go de ali­vio con es­te ti­po de ini­cia­ti­vas y con la de­ci­sión de ca­da vez más per­so­nas de mos­trar su piel al na­tu­ral sin es­con­der­se en­tre ca­pas de ma­qui­lla­je o filtros.

A par­tir de es­tos ac­tos de ho­nes­ti­dad y va­len­tía se han for­ma­do pe­que­ñas co­mu­ni­da­des de apo­yo en las re­des so­cia­les, que se ac­ti­van en el mo­men­to en que una per­so­na com­par­te una fo­to de su piel al na­tu­ral sin im­por­tar có­mo luz­ca. A tra­vés de li­kes o de co­men­ta­rios po­si­ti­vos, los men­sa­jes de apo­yo y em­pa­tía nor­ma­li­zan es­tas pro­ble­má­ti­cas y va­lo­ran la be­lle­za de las pie­les reales que no pre­ten­den ni apa­ren­tan una per­fec­ción inexis­ten­te.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­te mo­vi­mien­to no es una in­vi­ta­ción pa­ra que las per­so­nas que pre­sen­ten al­gu­na pa­to­lo­gía en la piel no acu­dan cuan­to an­tes don­de un pro­fe­sio­nal. Tam­po­co pre­ten­de vol­ver ten­den­cia nin­gu­na con­di­ción ni en­fer­me­dad. Lo que bus­ca es ser un ma­ni­fies­to de au­to­acep­ta­ción y amor pro­pio, re­cal­can­do cuán im­por­tan­te es amar y apre­ciar ca­da cen­tí­me­tro de nues­tra piel sin im­por­tar su apa­rien­cia. .

“ES­TE MO­VI­MIEN­TO IM­PUL­SA Y PROMUEVE EL AMOR PRO­PIO des­de una con­cien­cia de ple­na acep­ta­ción en torno a la piel y su apa­rien­cia, sin im­por­tar có­mo se vea o qué con­di­cio­nes mé­di­cas es­tá atra­ve­san­do”. Ka­leigh fa­sa­be­lla, allu­re

Con el #Ski­nac­cep­tan­ce, mu­je­res de to­do el mun­do ha­blan en re­des de sube­lle­za real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.