DIME TUS FANTASÍAS y te di­ré quién eres

Fucsia - - SEXO -

por ar­nol­do MUTIS Gar­cía

AXILAS, CA­RROS, mar­ca­pa­sos y ca­si to­do lo que se pue­da pen­sar es sus­cep­ti­ble de des­en­ca­de­nar un en­sue­ño se­xual. A los adul­tos jó­ve­nes los ins­pi­ra mu­cho el bon­da­ge (in­mo­vi­li­za­ción del cuer­po), en tan­to que los ma­du­ros ali­men­tan mu­cho su lu­ju­ria ima­gi­nan­do que tie­nen se­xo en gru­po. No son po­cos los que re­crean en sus men­tes que los so­me­ten a nal­ga­das, mor­dis­cos o que les rie­gan go­tas de ce­ra ca­lien­te en sus cuer­pos des­nu­dos, en­tre otras ex­pre­sio­nes de sa­dis­mo.

Ta­les son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes a las que lle­gó ha­ce po­co Tell Me What

You Want, la más gran­de in­ves­ti­ga­ción que se ha he­cho en Es­ta­dos Uni­dos so­bre las fantasías se­xua­les ba­jo la di­rec­ción de Jus­tin Leh­mi­ller, di­rec­tor de psi­co­lo­gía so­cial de la Ball Sta­te Uni­ver­sity, en In­dia­na. En sus vein­te años de ca­rre­ra, el es­pe­cia­lis­ta se ha de­di­ca­do a es­cu­char los de­seos se­xua­les de la gen­te y ex­pli­ca que nin­gu­na in­da­ga­ción so­bre el te­ma ha­bía lle­ga­do tan le­jos co­mo es­ta. Un to­tal de 4175 vo­lun­ta­rios con­ta­ron sus re­cien­tes ima­gi­na­cio­nes y res­pon­die­ron un cues­tio­na­rio de 350 pre­gun­tas so­bre su vi­da se­xual y qué tan a me­nu­do se ex­ci­tan pen­san­do en per­so­nas, co­sas o lu­ga­res.

AMOR A LA CO­LOM­BIA­NA

Jo­sé Alon­so Pe­ña He­rre­ra, psi­có­lo­go, psi­co­te­ra­peu­ta ges­tál­ti­co y ex­per­to en se­duc­ción y re­la­ción de pa­re­ja, ha­bla de los as­pec­tos bá­si­cos de es­te me­ca­nis­mo eró­ti­co y de la ac­ti­tud de los co­lom­bia­nos al res­pec­to.

- ¿Qué es una fan­ta­sía eró­ti­ca? Jo­sé Alon­so Pe­ña (J. A. P.): Es un pro­ce­so ima­gi­na­rio de un es­ce­na­rio po­si­ble o im­po­si­ble que re­por­ta sa­tis­fac­ción se­xual. En tér­mi­nos del psi­coa­ná­li­sis, es un me­ca­nis­mo de la psi­que pa­ra com­pla­cer de­seos de ma­ne­ra par­cial.

‒ ¿Las fantasías es­tán lla­ma­das a ser so­lo eso o a cum­plir­se?

J. A. P.: Eso de­pen­de­rá del gra­do de cons­cien­cia con que vi­va el in­di­vi­duo y de la po­si­bi­li­dad de ha­cer­la reali­dad. En el ám­bi­to co­lom­biano, de­bi­do a la fal­ta de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, es muy fre­cuen­te que la gen­te sim­ple­men­te se de­je lle­var a cum­plir cier­tas fantasías ‘no sa­nas’ pa­ra, lue­go, ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos de cul­pa. Per­so­nal­men­te, in­vi­to al cum­pli­mien­to de la fan­ta­sía, siem­pre y cuan­do sea po­si­ble y no trai­ga desen­la­ces ne­ga­ti­vos pa­ra sí mis­mo o la pa­re­ja.

‒ ¿Es con­ve­nien­te com­par­tir las fantasías con la pa­re­ja?

J. A. P.: Es lo más sano en un país co­mo Co­lom­bia, don­de la ex­clu­si­vi­dad se­xual, la fi­de­li­dad y la mo­no­ga­mia ri­gen la gran ma­yo­ría de las re­la­cio­nes. Ello da la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar y de per­mi­tir que la se­xua­li­dad no se vuel­va una ta­rea más.

‒ ¿Son las fantasías un te­ma ta­bú en Co­lom­bia?

J. A. P.: En nues­tro país aún es di­fí­cil ha­blar de se­xo. Aun­que se han ga­na­do es­pa­cios pa­ra que las con­ver­sa­cio­nes al res­pec­to sean más fre­cuen­tes, be­né­fi­cas y me­nos dis­tor­sio­na­das, so­bre­vi­ven al­gu­nos te­mas ta­bú y en­tre

EL MA­YOR ES­TU­DIO SO­BRE LOS DE­SEOS SE­XUA­LES MÁS RECÓNDITOS Y LASCIVOS QUE SE HA HE­CHO HAS­TA EL

MO­MEN­TO RE­VE­LÓ QUE LOS TRÍOS, LAS PRÁC­TI­CAS DE SUMISIÓN Y EL SE­XO ANAL IMPERAN EN LA LIBIDO DE HOM­BRES Y MU­JE­RES.

esos se en­cuen­tran las fantasías. Es­tas apa­re­cen aga­za­pa­das en las con­fe­sio­nes y char­las de ami­gos en­tre tra­gos. En los con­sul­to­rios no es ra­ro que los pa­cien­tes ba­jen la voz pa­ra ha­blar de ellas. A me­nu­do, ade­más, se asu­men co­mo un man­da­to: “Ten­go es­ta fan­ta­sía y la ten­go que cum­plir”.

‒ ¿Cuá­les son las que oye más a me­nu­do en su con­sul­to­rio?

J. A. P.: El trío es la fan­ta­sía se­xual por ex­ce­len­cia y en­cuen­tro que son mu­chos los que se lo han per­mi­ti­do, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes. Le si­gue acos­tar­se con un des­co­no­ci­do, ver a la pa­re­ja te­ner se­xo con otra per­so­na y las re­la­cio­nes con iden­ti­da­des de po­der, co­mo el je­fe, un mé­di­co, un pro­fe­sor u otros.

‒ ¿Y cuál es la más ra­ra que le han con­fe­sa­do?

J. A. P.: Es de ca­rác­ter ex­hi­bi­cio­nis­ta: te­ner re­la­cio­nes se­xua­les en pú­bli­co mien­tras to­do el que pa­sa ob­ser­va..

A los adul­tos jó­ve­nes los ins­pi­ra el bon­da­ge, en tan­to que a los ma­du­ros, el se­xoen gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.