Alicia Aran­go

Fucsia - - PERFIL - por claudia lu­cía GONZÁLEZ

LA EXSECRETARIA PRI­VA­DA DE ÁLVARO URI­BE Y EX­JE­FE DE DE­BA­TE DE

IVÁN DU­QUE TIE­NE UNA VEZ MÁS LA OPOR­TU­NI­DAD DE DE­MOS­TRAR SUS CA­PA­CI­DA­DES PRO­FE­SIO­NA­LES Y DES­DE SU PRO­PIO DES­PA­CHO: EL MI­NIS­TE­RIO DEL TRA­BA­JO. UNA MU­JER OCUPADA Y PREO­CU­PA­DA POR CO­LOM­BIA.

LAS HO­RAS no le al­can­zan. Su te­lé­fono tim­bra in­sis­ten­te y los men­sa­jes de tex­to se le acu­mu­lan por cien­tos. Es com­pren­si­ble. Cuan­do ape­nas to­ma­ba un res­pi­ro des­pués de un año y nue­ve me­ses co­mo je­fe de de­ba­te de Iván Du­que, el vier­nes 20 de ju­lio el nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca le anun­ció su pró­xi­ma mi­sión: “He de­sig­na­do a la car­ta­ge­ne­ra, exem­ba­ja­do­ra an­te la OIT y la ONU en Gi­ne­bra, Alicia Aran­go, co­mo mi­nis­tra del Tra­ba­jo. Su ex­pe­rien­cia en el ser­vi­cio pú­bli­co, su vo­ca­ción so­cial y com­pro­mi­so en bus­car la fra­ter­ni­dad en­tre tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios son au­gu­rio de una gran ges­tión”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter. Un buen re­su­men pa­ra los 280 ca­rac­te­res que ca­ben en un trino.

CAR­TA­GE­NA CON­TI­GO

Alicia Vic­to­ria es una car­ta­ge­ne­ra que en su ado­les­cen­cia emi­gró a Bo­go­tá pa­ra es­tu­diar y que, lue­go de mu­chos ires y ve­ni­res, con­ser­va el acento y el ca­lor del Ca­ri­be. La hi­ja de Isa­bel Alicia Ol­mos y Juan Carlos Aran­go bai­la el Car­men de Bo­lí­var de Lu­cho Ber­mú­dez con o sin pa­re­jo, en los días fríos se vis­te con co­lo­res en­cen­di­dos y evo­ca su tie­rra ca­da vez que ha­bla con sus her­ma­nas Eu­ge­nia y Patricia. Es en­tra­ña­ble­men­te fa­mi­liar. Se con­mue­ve cuan­do ha­bla de sus tres hi­jos, Bi­bia­na, Juan Da­niel y Jo­sé María, y se con­fie­sa enamo­ra­da de An­to­ne­lla, Lu­ca y Mi­cae­la, los nie­tos que lle­ga­ron a ali­viar la tris­te­za que de­jó la au­sen­cia de sus pa­dres. Aún des­pués de dos di­vor­cios si­gue cre­yen­do en el amor, pe­ro acla­ra que a ella, in­de­pen­dien­te y tra­ba­ja­do­ra, se le ha com­pli­ca­do en­con­trar un com­pa­ñe­ro que le aguan­te el rit­mo de sus car­gos pú­bli­cos pa­ra los que de­be es­tar dis­po­ni­ble los sie­te días de la se­ma­na. “El te­ma del ma­ri­do se po­ne di­fí­cil. Se ge­ne­ra una com­pe­ten­cia de egos sin sen­ti­do. No tie­ne na­da que ver con el amor y es muy tris­te que ese ti­po de cir­cuns­tan­cias ter­mi­nen con una re­la­ción”, re­fle­xio­na.

¡HO­JA DE VI­DA, OJO A SU VI­DA!

La exem­ba­ja­do­ra an­te la OIT y la ONU en Gi­ne­bra re­cuer­da que re­pre­sen­tar a Co­lom­bia an­te la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo en­tre 2010 y 2013 ha si­do una de las ex­pe­rien­cias pro­fe­sio­na­les más en­ri­que­ce­do­ras. Sin mu­cho alar­de ha­bla de la lu­cha que asu­mió pa­ra sa­car al país de la “lis­ta ne­gra” de los 25 paí­ses lla­ma­dos a ren­dir in­for­mes. “La ne­go­cia­ción con los sindicatos fue im­por­tan­te pa­ra de­mos­trar­le al mun­do la se­rie­dad de los em­pre­sa­rios co­lom­bia­nos, su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y que siem­pre han ge­ne­ra­do em­pleo y ri­que­za”, di­ce.

Su ex­pe­rien­cia en el ser­vi­cio pú­bli­co co­men­zó mu­cho an­tes. En su sép­ti­mo se­mes­tre de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, Ju­lio Nie­to Ber­nal era uno de sus pro­fe­so­res y cuan­do el pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur lo nom­bró di­rec­tor de Col­de­por­tes se la lle­vó a tra­ba­jar con él. “Era ama­ble, pe­ro exi­gen­te con los re­sul­ta­dos. Me en­se­ñó que esa es la la­bor más im­por­tan­te en el ser­vi­cio pú­bli­co, por­que se tra­ba­ja con los im­pues­tos de los co­lom­bia­nos”, re­cuer­da. Allí es­tu­vo dos años y re­nun­ció cuan­do na­ció su se­gun­do hi­jo, Juan Da­niel. Más tar­de, su ca­rre­ra si­guió en el Fon­do Na­cio­nal de Ca­mi­nos Ve­ci­na­les, una tra­ve­sía por Co­lom­bia que le per­mi­tió acer­car­se a la gen­te y co­no­cer sus ne­ce­si­da­des. “Me im­pac­tó que los cam­pe­si­nos no tu­vie­ran ma­ne­ra de sa­car sus pro­duc­tos al mer­ca­do por la au­sen­cia de ca­rre­te­ras que los co­nec­ta­ran con las ca­pi­ta­les”.

Su ho­ja de vi­da ocu­pa va­rias pá­gi­nas, pe­ro tal vez el car­go con el que se hi­zo

“SOY UNA MA­DRE CA­BE­ZA DE FA­MI­LIA CO­MO CUAL­QUIE­RA DE ES­TE PAÍS,

con la di­fe­ren­cia de que al­gu­nas te­ne­mos más opor­tu­ni­da­des que otras”.

vi­si­ble fue el de se­cre­ta­ria pri­va­da del ex­pre­si­den­te Álvaro Uri­be Vé­lez, a quien co­no­ció ha­ce 20 años, cuan­do él era go­ber­na­dor de An­tio­quia y ella ne­go­cia­ba con el ELN la li­be­ra­ción de los ni­ños se­cues­tra­dos co­mo de­le­ga­da del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar en Cun­di­na­mar­ca y Ce­sar. Cua­tro años des­pués em­pe­zó a tra­ba­jar en su pri­me­ra cam­pa­ña a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. El po­der, ¿pa­ra qué? “No soy es­cla­va del po­der. Soy la hi­ja de un par de per­so­nas sen­ci­llas y que­ri­das. Mi pa­pá me di­jo: ‘Nun­ca ol­vi­des que eres Alicia Aran­go y que na­cis­te en Car­ta­ge­na’”. Siem­pre re­cuer­da de dón­de vie­ne y a pe­sar de que la vi­da la ha pues­to al fren­te de car­gos de gran im­por­tan­cia, no des­pe­ga los pies de la tie­rra. Ese ma­ne­jo del ego le per­mi­te re­co­no­cer que se ha equi­vo­ca­do mu­chas ve­ces, pe­ro acla­ra que nun­ca ha si­do de ma­la fe y, so­bre to­do, que nun­ca ha te­ni­do agen­da pro­pia. “Mi per­so­na­li­dad no da pa­ra el so­me­ti­mien­to”, re­cal­ca.

PON­DRÉ TO­DO MI EM­PE­ÑO Y COM­PRO­MI­SO POR EL RES­PE­TO DE LOS DE­RE­CHOS DE TRA­BA­JA­DO­RES

FE­ME­NI­NA, NO FE­MI­NIS­TA

¿Ese Mi­nis­te­rio se­rá uno de los tra­ba­jos más “ca­me­llu­dos” que ha­ya te­ni­do? Ella son­ríe y res­pon­de que cuan­to más di­fí­cil me­jor. En­ton­ces re­cuer­da que cuan­do el so­na­je­ro y las cá­ba­las pre­sa­gia­ban que se le asig­na­ría la car­te­ra de Cul­tu­ra, hi­zo uso de la pa­cien­cia que apren­dió de su pa­dre, Juan C. Aran­go, un of­tal­mó­lo­go que com­bi­na­ba la me­di­ci­na con el ser­vi­cio so­cial y fue al­cal­de de Car­ta­ge­na dos ve­ces. Es­pe­ró, y co­mo di­cen los cam­pe­si­nos que tan­to ad­mi­ra: “Las car­gas se irían aco­mo­dan­do en el ca­mino”. Su nue­vo car­go en el Mi­nis­te­rio es pa­ra mu­chos un “chi­cha­rrón”, se lo han di­cho al­gu­nos de sus ami­gos más cer­ca­nos. Pe­ro es­ta mu­jer de 1,62 me­tros de es­ta­tu­ra y ape­nas 50 ki­los es de las que han sa­ca­do ade­lan­te a su fa­mi­lia a fuer­za de tra­ba­jo. Sus ojos pe­que­ños y ex­pre­si­vos se le lle­nan de lá­gri­mas cuan­do re­cuer­da

y em­pre­sa­rios, en el que la fra­ter­ni­dad sea eje prin­ci­pal. A los jó­ve­nes: em­pleo. A los ni­ños: no al tra­ba­jo in­fan­til”.

a su ma­má, quien mu­rió ha­ce seis años. “Ella me ayu­dó a criar y a sos­te­ner a mis hi­jos. Soy una ma­dre ca­be­za de fa­mi­lia co­mo cual­quie­ra de es­te país, con la di­fe­ren­cia de que al­gu­nas te­ne­mos más opor­tu­ni­da­des que otras”.

En es­te nue­vo go­bierno, ade­más de la vi­ce­pre­si­den­ta Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez, la opor­tu­ni­dad pa­ra las mu­je­res en el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial se acer­ca al 50 por cien­to. Con ella es­ta­rán Án­ge­la María Oroz­co, en el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te; María Vic­to­ria An­gu­lo, de Edu­ca­ción; Nancy Patricia Gutiérrez, del In­te­rior; Car­men Inés Vás­quez Ca­ma­cho, en el de Cul­tu­ra, y María Fer­nan­da Suá­rez, de Mi­nas y Ener­gía. Y la lis­ta no se que­da ahí. Ka­ren Abu­di­nen es la nue­va con­se­je­ra pre­si­den­cial pa­ra las Re­gio­nes; Glo­ria Alon­so es la directora del De­par­ta­men­to de Pla­nea­ción y María Paula Co­rrea es la se­cre­ta­ria pri­va­da de la Pre­si­den­cia. Du­ran­te ocho años Alicia ejer­ció ese car­go en el go­bierno de Álvaro Uri­be. Ella pien­sa que el pre­si­den­te Iván Du­que eli­gió bien su nue­va ta­rea. “Don­de pue­da ser­vir­le al país, siem­pre es­ta­ré a gus­to”, con­clu­ye..

En su Twit­ter,@Ali­ciaa­ran­go, se pre­sen­ta: “Amo a mis nie­tos, hi­jos y pe­rro”.

Alicia vi­ve en Bo­go­tá ha­ce 44 años y nopier­de su sa­bor y acentocar­ta­ge­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.