Sie­te pa­sos pa­ra cui­dar­se la ca­ra

LOS PRO­DUC­TOS PA­RA EL CUI­DA­DO DE LA PIEL PER­MI­TEN QUE SE MAN­TEN­GA HIDRATADA, LU­MI­NO­SA Y LI­BRE DE IM­PER­FEC­CIO­NES. PE­RO SA­BER CUÁN­DO USAR­LOS HA­RÁ REAL­MEN­TE LA DI­FE­REN­CIA Y FA­CI­LI­TA­RÁ QUE LO­GREN SU CO­ME­TI­DO.

Fucsia - - CONTENIDO -

Sa­ber cuán­do apli­car los pro­duc­tos y en qué or­den ha­ce to­da la di­fe­ren­cia. Aquí, una guía muy práctica.

CON TAN­TOS pro­duc­tos en el mer­ca­do no siem­pre es fá­cil sa­ber en qué or­den de­be apli­car­se ca­da uno y cuá­les se usan an­tes o des­pués que otros. En al­gu­nos ca­sos, la efec­ti­vi­dad de cier­tos com­pues­tos pue­de dis­mi­nuir o al­te­rar­se por­que no se uti­li­zan en el mo­men­to jus­to; por eso es im­por­tan­te co­no­cer la se­cuen­cia que se de­be se­guir pa­ra que la ru­ti­na de cui­da­do sea efec­ti­va.

Una re­gla bá­si­ca y muy fá­cil de re­cor­dar: las tex­tu­ras más li­ge­ras van pri­me­ro, mien­tras las más den­sas y es­pe­sas de­ben de­jar­se pa­ra el fi­nal; así se evi­ta que las úl­ti­mas creen una ba­rre­ra que les im­pi­da a las pri­me­ras ab­sor­ber­se co­rrec­ta­men­te. Con es­ta re­gla hay una ex­cep­ción y es el pro­tec­tor solar: sin im­por­tar su tex­tu­ra, siem­pre de­be ser lo úl­ti­mo que se apli­que en la piel an­tes de co­men­zar a ma­qui­llar­la..

Tan­to en el día co­mo en la no­che, el pri­mer pa­so es limpiar las im­pu­re­zas de la su­per­fi­cie de la piel. La­var la ca­ra por la ma­ña­na con un lim­pia­dor sua­ve, e in­clu­so so­lo con agua tem­pla­da, elimina los re­si­duos de la no­che an­te­rior. An­tes de acos­tar­se es im­por­tan­te rea­li­zar una ru­ti­na más ex­haus­ti­va. Los bál­sa­mos lim­pia­do­res, las le­ches y las aguas mi­ce­la­res son op­cio­nes idea­les pa­ra ha­cer un pri­mer re­pa­so; pa­ra la se­gun­da fa­se pue­de em­plear­se un gel o una es­pu­ma lim­pia­do­ra que ter­mi­ne de qui­tar los re­si­duos acu­mu­la­dos du­ran­te el día.

1PA­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.