Ar­te ca­lle­je­ro en una ca­mi­se­ta

SE­VEN SE­VEN Y EL AR­TIS­TA MUL­TI­ME­DIA BARON VON FANCY REA­LI­ZA­RON EN CON­JUN­TO UNA CO­LEC­CIÓN DE EDI­CIÓN LI­MI­TA­DA LLA­MA­DA THIS IS EL PA­RAI­SO, QUE SAL­DRÁ A LA LUZ EL 23 DE OC­TU­BRE. FUC­SIA VI­SI­TÓ EN EX­CLU­SI­VA SU TA­LLER PA­RA CO­NO­CER LOS DE­TA­LLES DE ES­TA COLABORAC

Fucsia - - CONTENIDO -

Vi­si­ta­mos el ta­ller del ar­tis­ta neo­yor­quino Baron Von Fancy, que creó una co­lec­ción li­mi­ta­da con una mar­ca co­lom­bia­na.

GOR­DON STEVENSON y Baron Von Fancy son dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. El pri­me­ro na­ció en Nue­va York y ob­tu­vo su li­cen­cia­tu­ra en Be­llas Ar­tes en el Bard Co­lle­ge; su ar­te (óleo so­bre lienzo y es­cul­tu­ras de alam­bre elec­tro­lu­mi­nis­cen­te) ha ocu­pa­do pres­ti­gio­sas ga­le­rías de la Gran Man­za­na. El se­gun­do, su alter ego, es ar­tis­ta mul­ti­me­dia, di­se­ña­dor grá­fi­co y lle­va su crea­ti­vi­dad a las ma­sas en for­ma de ob­je­tos que im­pri­me con in­ge­nio­sas fra­ses. El pri­me­ro es re­co­no­ci­do; el se­gun­do, mun­dial­men­te fa­mo­so.

Es­te nom­bre ar­tís­ti­co na­ció en la épo­ca de es­tu­dian­te de Stevenson y pro­vie­ne del apo­do que le die­ron en la uni­ver­si­dad de­bi­do a la co­lec­ción de jeans Ver­sa­ce vin­ta­ge que usa­ba en ese en­ton­ces: Fancy Pants. “Me en­can­ta­ba, pe­ro me pa­re­cía de­ma­sia­do es­pe­cí­fi­co pa­ra ven­der pan­ta­lo­nes, y el Baron

Von Fancy se que­dó de al­gu­na ma­ne­ra pe­ga­do a mi len­gua; eso fue to­do”, di­jo en una en­tre­vis­ta a Va­nity Fair en 2014.

Crear su alter ego fue al­go que se dio or­gá­ni­ca­men­te. Se­gún di­jo a la pu­bli­ca­ción, es­tan­do en el Bard Co­lle­ge co­men­zó a fa­bri­car ob­je­tos di­se­ña­dos pa­ra ven­der­se co­mer­cial­men­te y sin­tió que ne­ce­si­ta­ba una mar­ca, ade­más

de su nom­bre de pi­la, pa­ra ven­der­los. “Que­ría ha­cer una dis­tin­ción en­tre el nom­bre con el que fir­ma­ba una obra de ar­te que se mues­tra en una ga­le­ría y el nom­bre que im­pri­mía en un ob­je­to pa­ra ven­der en el mos­tra­dor de una tien­da. Es­ta lí­nea se ha bo­rra­do un po­co con el tiem­po, pe­ro si­go usan­do a Gor­don Stevenson pa­ra fir­mar cual­quier tra­ba­jo que no per­te­nez­ca al ám­bi­to de Baron Von Fancy”, di­jo a la re­vis­ta.

¿Pe­ro qué ha­ce su tra­ba­jo tan par­ti­cu­lar? Baron Von Fancy creó un se­llo dis­tin­ti­vo que ha­ce que su obra se re­co­noz­ca en cual­quier lu­gar del mun­do: fra­ses es­cri­tas al es­ti­lo de la se­ña­li­za­ción clá­si­ca, pin­ta­das a mano en le­tras ne­gras y mu­chas ve­ces sub­ra­ya­das con co­lo­res neón... Una re­mi­nis­cen­cia de los car­te­les que po­bla­ron Nue­va York en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Sin em­bar­go, lo que las ha­ce real­men­te es­pe­cia­les es la mez­cla de hu­mor, pro­vo­ca­ción, iro­nía y ro­man­ti­cis­mo que es­tas ex­pre­san.

‘Ol­vi­dar es la me­jor re­van­cha’, ‘El amor es una dro­ga’, ‘La an­sie­dad es la don­ce­lla de la crea­ti­vi­dad’, ‘A ve­ces la ver­dad no es la co­sa co­rrec­ta pa­ra de­cir’ son fra­ses que han lla­ma­do la aten­ción de fir­mas de mo­da co­mo Louis Vuit­ton, Ni­ke, Con­ver­se, Vans, Ur­ban Out­fit­ters, Juicy Cou­tu­re y Rag & Bo­ne, aun­que es­te uni­ver­so no es el úni­co que se ha de­ja­do se­du­cir por ellas. En­tre sus clien­tes tam­bién se cuen­tan Uber, W Ho­tels, Goo­gle y Pors­che De­sign Group, al igual que mar­cas de be­lle­za co­mo Elizabeth Ar­den y Bob­bi Brown.

La ver­sa­ti­li­dad de su ar­te ha­ce que los lien­zos sean va­ria­dos –des­de me­dias has­ta ca­jas de fós­fo­ros–, pe­ro las va­llas son el es­pa­cio con el que lo­gra ma­yor contundencia. Las ha te­ni­do en Soho, así co­mo en otros rin­co­nes de su na­tal Nue­va York, y han pro­ta­go­ni­za­do ex­po­si­cio­nes a lo lar­go y an­cho del país.

Aho­ra su can­vas vuel­ve a ser la mo­da gra­cias a una co­la­bo­ra­ción con la mar­ca co­lom­bia­na de ro­pa fe­me­ni­na y mas­cu­li­na Se­ven Se­ven, pa­ra la que creó la co­lec­ción This is El Pa­raí­so, en la que uti­li­zó pa­la­bras y fra­ses en es­pa­ñol y span­glish (‘Ma­mi’, ‘Tro­pi­ca­lien­te’, ‘Da­me candela’, ‘Sa­bro­su­ra pu­ra’, ‘Ven­te con­mi­go, baby’) que ha­cen re­fe­ren­cia al sa­bor la­tino.

_ ¿Pue­de con­tar­nos la his­to­ria de­trás de la co­la­bo­ra­ción con Se­ven Se­ven?

Baron Von Fancy (B. V. F.): Se­ven Se­ven se acer­có a mí di­rec­ta­men­te co­mo se­gui­do­ra de mi tra­ba­jo. Me sen­tí hon­ra­do y cuan­to más in­ves­ti­ga­ba so­bre la mar­ca y có­mo se en­con­tra­ba con­sis­ten­te­men­te a la van­guar­dia de la mo­da, me emo­cio­nó tra­ba­jar en mi pri­me­ra co­la­bo­ra­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca. Sa­bía que con el gran al­can­ce que tie­ne Se­ven Se­ven, el éxito del pro­yec­to es­ta­ba ga­ran­ti­za­do.

_ Há­ble­nos de su his­to­ria per­so­nal. ¿Por qué eli­gió la ca­li­gra­fía co­mo su for­ma de ar­te?

B. V. F.: Na­cí y me crié en la ciudad de Nue­va York y cre­cí aman­do la se­ña­li­za­ción pin­ta­da a mano que es­ta­ba por to­dos la­dos cuan­do era ni­ño. A me­di­da que la era de las compu­tado­ras ha to­ma­do el con­trol, la se­ña­li­za­ción se ha con­ver­ti­do en un sis­te­ma in­for­má­ti­co que lle­va a otros mé­to­dos de pro­duc­ción y apli­ca­ción, co­mo el vi­ni­lo, y el ar­te de pin­tar a mano se ha vuel­to al­go del pa­sa­do. En­ton­ces, lo que ha­go es una oda a la se­ña­li­za­ción pin­ta­da a mano que cre­cí aman­do es­ti­lís­ti­ca­men­te, cru­za­da con mi in­ge­nio y mi com­pren­sión del mun­do; es­to da co­mo re­sul­ta­do la ver­bo­rrea que di­bu­jo.

_ ¿Có­mo per­ci­be la evo­lu­ción del ar­te del gra­fi­ti en La­ti­noa­mé­ri­ca y Co­lom­bia? B. V. F.: Pien­so que la evo­lu­ción es más un fe­nó­meno glo­bal que re­gio­nal. Lo no­to mu­cho en quie­nes me si­guen y ten­go que dar­les la ma­yor par­te del cré­di­to a las re­des so­cia­les. Diez años atrás, la gen­te te­nía que ve­nir a Nue­va York a ver mi tra­ba­jo. Aho­ra ten­go se­gui­do­res que abar­can ca­si to­dos los paí­ses de la Tie­rra por­que el ar­te se ha vuel­to vi­sual­men­te más ase­qui­ble. Hoy las per­so­nas pue­den te­ner una gran mues­tra de ar­te des­de su so­fá en so­lo unas ho­ras, real­men­te di­ge­rir­lo y de­ci­dir qué es lo que les gus­ta. Es sor­pren­den­te y es­toy ex­tre­ma­da­men­te agra­de­ci­do por ello.

_ ¿Qué pien­sa so­bre la re­la­ción en­tre mo­da y ar­te ur­bano?

B. V. F.: La mo­da y el ar­te ca­lle­je­ro se in­ter­re­la­cio­nan, aho­ra más que nun­ca, por­que la na­rra­ti­va do­mi­nan­te en la mo­da con­tem­po­rá­nea es el apro­ve­cha­mien­to real de los ele­men­tos crea­ti­vos de las ca­lles. La ac­ti­tud, la es­pon­ta­nei­dad, la crea­ti­vi­dad y la irre­ve­ren­cia. Mi ar­te tie­ne es­pí­ri­tu y ac­ti­tud por­que cor­ta el nú­cleo de las emo­cio­nes hu­ma­nas y am­pli­fi­ca el po­der del hu­mor, el in­ge­nio y la iro­nía. Gran par­te de la ins­pi­ra­ción pa­ra mi ar­te pro­vie­ne de mis pro­pias in­ter­ac­cio­nes con las per­so­nas en las ca­lles de Nue­va York. En es­te sen­ti­do, cuan­do es apli­ca­do a la in­du­men­ta­ria, la ro­pa que se fa­bri­ca, por de­fec­to, ad­quie­re el mag­ne­tis­mo y la ac­ti­tud de las ca­lles neo­yor­qui­nas. To­da mi práctica de es­tu­dio es un eco­sis­te­ma di­ver­ti­do y am­bas –mo­da y ar­te– se in­ter­re­la­cio­nan de es­ta ma­ne­ra.

_ ¿Qué lo ins­pi­ró a ele­gir el ti­po de fra­ses y pa­la­bras que pu­so en las pie­zas de Se­ven Se­ven?

B. V. F.: Mu­chas de las fra­ses es­tán en lí­nea con mis te­mas ac­tua­les (amor, re­la­cio­nes, de­seos se­xua­les) y en

al­gu­nas me die­ron la mano con lo que es cul­tu­ral­men­te re­le­van­te pa­ra la re­gión en es­te mo­men­to. Se nos ocu­rrió la idea de dar­les un to­que de span­glish, ya que que­ría ser sin­ce­ro con el he­cho de que, bueno, mi es­pa­ñol es te­rri­ble.

_ ¿Cuál es su pie­za fa­vo­ri­ta de la co­la­bo­ra­ción pa­ra Se­ven Se­ven? B. V. F.: Me en­can­ta ‘Da­me candela’ por­que es la ver­sión en es­pa­ñol de light my fi­re, que siem­pre he usa­do.

_ ¿Qué qui­sie­ra agre­gar so­bre es­ta co­la­bo­ra­ción?

B. V. F.: Es­toy real­men­te agra­de­ci­do de que mi obra de ar­te sea desea­da en Co­lom­bia y La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­toy muy emo­cio­na­do de ir en oc­tu­bre, co­no­cer y ha­blar con al­gu­nos fa­ná­ti­cos, ex­pe­ri­men­tar la cul­tu­ra y ARTBO, to­mar unas cer­ve­zas y dis­fru­tar de to­do lo que se ofre­ce en Bo­go­tá. Es­toy desean­do que lle­gue mi tiem­po allá aba­jo..

“MU­CHAS DE LAS FRA­SES ES­TÁN EN LÍ­NEA CON MIS TE­MAS AC­TUA­LES

(amor, re­la­cio­nes, de­seos se­xua­les) y en al­gu­nas de ellas me die­ron la mano con lo que es cul­tu­ral­men­te re­le­van­te pa­ra la re­gión en es­te mo­men­to”.

Baron Von Fancy ha re­cu­rri­do al ar­te de la se­ña­li­za­ción clá­si­ca en le­tras ne­gras re­sal­ta­das con to­nos neón pa­ra ex­pre­sar su par­ti­cu­lar vi­sión del mun­do.

Des­cu­bra la co­lec­ción de Baron Von Fancy pa­raSe­ven Se­ven pró­xi­ma­nen­te en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.