ANGGIE BR­YAN POR EL EM­PO­DE­RA­MIEN­TO AFRO

LA MO­DE­LO SANANDRESANA ES­TÁ DE­DI­CA­DA A INS­PI­RAR A LAS MU­JE­RES QUE COM­PAR­TEN SU CO­LOR DE PIEL Y TI­PO DE PE­LO A QUE SE SIEN­TAN OR­GU­LLO­SAS DE SÍ MIS­MAS Y DE SUS RAÍ­CES.

Fucsia - - EN PORTADA - Fotos: ©Pa­tri­cia Cas­te­lla­nos. Mo­de­lo: Anggie Br­yan. Pro­duc­ción y sty­ling: Helena Fa­dul. Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Daniela Bas­ti­das. Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: An­der­son, de F1.1. Asis­ten­te de pro­duc­ción: Jen­ni­fer Du­rán.

SU SON­RI­SA en­can­ta: es blan­ca, se­re­na y trans­pa­ren­te. Au­tén­ti­ca, co­mo ella. Su nom­bre, fiel re­fle­jo de la mez­cla de cul­tu­ras que ha­bi­tan en la is­la que la vio na­cer: San An­drés; su ca­sa, su lu­gar fa­vo­ri­to… Su raíz. Ya no vi­ve allá, pe­ro lo re­me­mo­ra en ca­da pa­so de su vi­da y en ca­da bai­le que im­pro­vi­sa cuan­do el cuer­po se lo pi­de. Y lo ha­ce bien, no so­lo por­que lle­va en las ve­nas el rit­mo de sus an­ces­tros afri­ca­nos, tam­bién por­que es par­te de su ser: ale­gre, fes­ti­vo y co­lo­ri­do.

Es mo­de­lo y el país la co­no­ció co­mo tal (par­ti­ci­pó en el con­cur­so Co­lom­bia’s Next Top Mo­del en 2103 y fue una de las fi­na­lis­tas), pe­ro ade­más es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas con es­pe­cia­li­za­ción en ad­mi­nis­tra­ción de ne­go­cios; tam­bién es­tá es­tu­dian­do pa­ra ser ac­triz. Eso sin con­tar con que por es­tos días es­tá de­di­ca­da a un te­ma que la im­pul­sa a le­van­tar­se to­das las ma­ña­nas: su lu­cha por el em­po­de­ra­mien­to afro.

_ ¿Qué co­sas la ha­cen sen­tir or­gu­llo­sa de sus raí­ces ne­gras? Anggie Br­yan (A. B.): La cul­tu­ra que nos ca­rac­te­ri­za, co­men­zan­do por el bai­le: ese “no sé qué” que nos do­mi­na el cuer­po al es­cu­char un soul, un dan­ce hall, un reg­gae. Es ese flow que lle­va­mos en la san­gre, esas ga­nas de son­reír­le al mun­do y de con­ta­giar­lo con nues­tro ca­ris­ma. La fe­li­ci­dad que nos flo­re­ce del alma.

_ ¿Qué his­to­ria hay en esas raí­ces? A. B.: Na­cí en la her­mo­sa is­la de San An­drés, que tie­ne una má­gi­ca his­to­ria de co­lo­ni­za­ción con una mez­cla ho­lan­de­sa, bri­tá­ni­ca y de es­cla­vos afri­ca­nos. Eso es re­pre­sen­ta­ti­vo de la gran di­ver­si­dad que se vi­ve en la is­la, con san­gre afri­ca­na y una cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te ne­gra, pe­ro un len­gua­je muy pro­pio de nues­tra me­mo­ria. Por eso ha­bla­mos creo­le, bai­la­mos ca­lip­so, men­to, soc­ca y comemos ron­dón. Una ma­ra­vi­lla. Nues­tra mú­si­ca y sus rit­mos son la re­pre­sen­ta­ción de esa mez­cla que re­sal­ta las raí­ces afri­ca­nas con unos to­ques an­glo-an­ti­lla­nos y ca­ri­be­ños. Tam­bién soy ex­pre­sión de esa mez­cla, ya que mi pa­dre es de Pro­vi­den­cia y mi ma­dre, de San­ta Mar­ta. El so­ni­do del océano, la cul­tu­ra sanandresana, su ma­gia, la na­tu­ra­le­za y la per­so­na­li­dad de la is­la im­preg­nan to­dos los pa­sos de mi vi­da.

_ Más allá de lo fí­si­co, ¿qué he­re­dó de sus an­te­ce­so­res?

A. B.: La co­ne­xión con el mar y la in­fi­ni­ta pa­sión de agra­de­cer­le por su in­men­si­dad; sen­tir su olor y so­ni­do, que me co­nec­ta con mi San An­drés, con mi fa­mi­lia, con mis an­ces­tros. Sien­to que los que ve­ni­mos de una is­la te­ne­mos un es­pí­ri­tu ale­gre y ar­mo­nio­so.

_ ¿Qué in­fluen­cia tu­vo San An­drés en su vi­da? ¿Có­mo la mar­có?

A. B.: ¡Ay, mi San An­drés! To­do lo que me ha pa­sa­do en la vi­da ha es­ta­do mar­ca­do por San An­drés. To­do co­men­zó ahí, en mi ado­ra­da is­la. En sus playas, su mar y sus atar­de­ce­res. Ahí em­pe­za­ron mis sue­ños. Cre­cer en un lu­gar así es un pri­vi­le­gio, ya que en mi in­fan­cia los días pa­sa­ban den­tro de una bur­bu­ja en la que lo im­por­tan­te eran la fa­mi­lia, el mar y co­mer­se un buen ron­dón. De­jé San An­drés, pe­ro San An­drés nun­ca me ha de­ja­do y me­nos su bo­ni­ta ener­gía.

_ ¿Qué la ha­ce sen­tir po­de­ro­sa co­mo mu­jer?

A. B.: Le­van­tar­me to­dos los días a lu­char por mis sue­ños, que ca­da vez son más gran­des. Por eso uti­li­zo la ven­ta­na que me da el mo­de­la­je pa­ra ayu­dar a em­po­de­rar a las mu­je­res en ge­ne­ral y en par­ti­cu­lar a los de mi co­lor, pa­ra que se sien­tan or­gu­llo­sos de sí mis­mos, de su ra­za. A los afro­la­ti­nos, a los ne­gros, a los is­le­ños, a las mu­je­res, a to­dos. Eso me ha­ce sen­tir po­de­ro­sa y, so­bre to­do, li­bre. Es lo que me de­fi­ne, al igual que ir por el mun­do tra­ba­jan­do y apren­dien­do de otras cul­tu­ras.

_ ¿Y co­mo mu­jer afro?

A. B.: Me ha­ce sen­tir po­de­ro­sa lle­var mis raí­ces con or­gu­llo, des­de mi co­lor de piel has­ta mi pe­lo cres­po. Re­pre­sen­tar a mi San An­drés en to­das par­tes del mun­do. Mos­trar­les a las mu­je­res de mi ra­za, y a to­dos, que tie­nen que es­tar or­gu­llo­sos de sus raí­ces, de su cul­tu­ra, de ser exó­ti­cas, de ser afro. Así que com­par­to con to­das ellas mi ex­pe­rien­cia per­so­nal y pro­fe­sio­nal pa­ra que las de­más to­men de allí lo que vean útil, pa­ra que sean au­tén­ti­cas y ten­gan éxito en sus pro­yec­tos.

_ ¿Qué lle­na de co­lor el alma de Anggie Br­yan?

A. B.: Es­tar ro­dea­da de la gen­te que amo, ver los co­lo­res del atardecer y es­tar

cer­qui­ta del mar. Pe­ro, en es­pe­cial, ayu­dar a que las mu­je­res afro se acep­ten co­mo son, con sus ras­gos, sus ca­be­llos her­mo­sos, sus co­lo­res, sus medidas, sus cuer­pos, ya que el úni­co co­lor que im­por­ta es el de la son­ri­sa y las úni­cas medidas que pe­san son las de la in­te­li­gen­cia y la fe­li­ci­dad. En ese sen­ti­do, tra­ba­jar pa­ra im­pul­sar la acep­ta­ción y la fe­li­ci­dad de las mu­je­res que me ro­dean es lo que me de­fi­ne co­mo mu­jer afro y me lle­na el alma de co­lor y gratitud.

_ ¿Có­mo des­cri­bi­ría es­te mo­men­to de su vi­da?

A. B.: Co­mo un pe­rio­do de cons­tan­tes apren­di­za­jes des­de to­dos los ám­bi­tos, per­so­na­les y la­bo­ra­les. Co­mo un mo­men­to de dis­ci­pli­na y en­fo­que. Hoy es­toy más preo­cu­pa­da por el men­sa­je que lle­va mi voz que por la acep­ta­ción que pue­de lle­gar a te­ner mi ima­gen.

_ ¿Cuá­les han si­do sus lo­gros más re­cien­tes co­mo mo­de­lo?

A. B.: Mi lo­gro más im­por­tan­te es po­der ser ins­pi­ra­ción pa­ra otras mu­je­res y per­so­nas, es­pe­cial­men­te pa­ra las afro.

_ ¿Có­mo va el te­ma de la ac­tua­ción? A. B.: Es­tu­dian­do y apren­dien­do. En­ten­dien­do que al­gu­nas co­sas en la vi­da pa­san por suer­te, pe­ro las real­men­te im­por­tan­tes ocu­rren gra­cias a la can­ti­dad de tra­ba­jo que se in­vier­te, a la dis­ci­pli­na, a la pre­pa­ra­ción y el em­pe­ño que se les pon­ga a las me­tas.

_ ¿Có­mo apo­ya el em­po­de­ra­mien­to afro en su día a día?

A. B.: El em­po­de­ra­mien­to afro se vol­vió una pa­sión pa­ra mí. Ca­si una obli­ga­ción. Mar­ca des­de mi for­ma de pen­sar has­ta mi ma­ne­ra de ves­tir. Tra­ba­jo pa­ra po­der trans­mi­tir un men­sa­je po­si­ti­vo a mi ra­za be­lla y que nos sin­ta­mos or­gu­llo­sas de nues­tro co­lor, pe­lo y cul­tu­ra. A eso me de­di­co día a día..

Anggie com­par­te tips de be­lle­za en su cuen­ta de Ins­ta­gram, ang­giebryan. Blu­sa de Ale­xan­dra Bueno: $ 450.000.Bu­zo de Za­ra:$ 119.900. Ves­ti­do de Ala­do: $ 920.000.Bol­so de Ala­do:$110.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.