LA ECO­NO­MÍA CIR­CU­LAR

Fucsia - - CARTA EDITORIAL -

Es ho­ra de to­mar con­cien­cia so­bre la eco­no­mía cir­cu­lar, y po­de­mos em­pe­zar por reciclar la ro­pa. El sue­ño de los am­bien­ta­lis­tas es que com­pre­mos una pie­za di­vi­na, he­cha con los más es­tric­tos prin­ci­pios éti­cos, por la que se le ha­ya pa­ga­do un pre­cio jus­to a los con­fec­cio­nis­tas y cu­yos ma­te­ria­les sean cien­to por cien­to or­gá­ni­cos... Eso de par­te de la in­dus­tria. ¿Pe­ro qué po­de­mos ha­cer los con­su­mi­do­res? Pa­ra em­pe­zar, usar unas trein­ta ve­ces ca­da pren­da. Si nos abu­rri­mos de usar­la, do­né­mos­la a una fun­da­ción que la ven­da. Y cuan­do es­té real­men­te des­ba­ra­ta­da, re­ci­clé­mos­la pa­ra ha­cer una nue­va. En la eco­no­mía cir­cu­lar, re­cur­sos co­mo te­las, agua y ener­gía se usan con­ti­nua­men­te por el ma­yor tiem­po po­si­ble. Aun­que sue­ne muy di­fí­cil de lo­grar es­to es lo que sig­ni­fi­ca: mo­da sos­te­ni­ble.

Ha­ce unos me­ses en Co­pen­ha­gue, gran­des mar­cas de mo­da co­mo Ste­lla Mccart­ney, Bur­berry, Ni­ke y H&M fir­ma­ron un acuer­do pa­ra desechar el modelo li­neal de fa­bri­car, com­prar y bo­tar. Des­pués del es­cán­da­lo que se ar­mó cuan­do pi­lla­ron a Bur­berry que­man­do 80 por cien­to de la pro­duc­ción pa­ra no afec­tar los pre­cios, que­dó cla­ro que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no es­tán dis­pues­tas a acep­tar es­te ti­po de con­duc­tas. Pe­ro no bas­ta con es­tar de acuer­do con es­tas po­lí­ti­cas, la idea es que ca­da per­so­na las im­ple­men­te. Por eso creo que la mo­da va a dar un gi­ro: re­vi­sa­re­mos las eti­que­tas de la ro­pa no so­lo pa­ra co­no­cer sus com­po­nen­tes o las ins­truc­cio­nes de la­va­do, sino su ori­gen. Hoy, en el mun­do se pro­du­cen 53 to­ne­la­das de ro­pa al año y 73 por cien­to de ella aca­ba en un ba­su­re­ro. Es el pre­cio que pa­ga­mos por la mo­da rá­pi­da. Así co­mo se fa­bri­ca rá­pi­do, se desecha.

Lo que se re­uti­li­za co­mo nue­vas fi­bras es 1 por cien­to del mer­ca­do y so­lo 13 por cien­to se re­ci­cla de al­gu­na ma­ne­ra. Es una opor­tu­ni­dad per­di­da por­que, aun­que sea, la ro­pa pue­de usar­se co­mo re­lleno o co­mo ais­lan­te en la cons­truc­ción. Hay com­pa­ñías que se es­pe­cia­li­zan en re­ci­bir sal­dos, lim­piar­los, re­pa­rar­los y re­ven­der­los. Es fun­da­men­tal crear con­cien­cia de que si que­re­mos de­te­ner la mon­ta­ña de ba­su­re­ros y la que­ma de ro­pa ten­dre­mos que pa­gar un po­co más.

Exis­te una apli­ca­ción que se lla­ma Re­gain, que in­cen­ti­va a los con­su­mi­do­res a dis­po­ner de la ro­pa que no usan y, a cam­bio, les en­tre­ga bo­nos de mar­cas co­no­ci­das. Com­pa­ñías co­mo H&M tie­nen ini­cia­ti­vas cla­ras, co­mo una lí­nea he­cha con fi­bras co­mo el nai­lon re­ci­cla­do. ¿Qué te­ne­mos qué ha­cer? Enamo­rar­nos lar­ga­men­te de las pren­das y tra­tar­las co­mo una jo­ya. Y esa es una opor­tu­ni­dad pa­ra la mo­da co­lom­bia­na. Aña­dir­le tra­ba­jo a mano y téc­ni­cas an­ces­tra­les, con ca­li­dad, que in­vi­ten a guar­dar es la ma­ne­ra res­pon­sa­ble de pro­du­cir mo­da. Y pa­ra que nues­tra in­dus­tria sea com­pe­ti­ti­va, no so­lo con pre­cios pa­ra ex­por­tar, de­be cam­biar cier­tos pro­to­co­los. Si Cha­nel, Louis Vuit­ton y Her­mès ofre­cen ser­vi­cios de re­pa­ra­ción, no veo por qué en Co­lom­bia no po­de­mos im­ple­men­tar­los. Des­pués de to­do, ¿la mo­da no me­re­ce vi­vir mas de un día?.

SÍGUENOS EN TO­DAS nues­tras re­des @re­vis­ta­fuc­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.