“EL TIEM­PO DE­TER­MI­NA MI OBRA.

Mi tra­ba­jo es­tá muy re­la­cio­na­do con el pro­ce­so y con la ac­ción que ejer­ce el tiem­po (...). To­do lo efí­me­ro de­ja hue­lla por­que es­ta­mos he­chos de mu­chos ni­ve­les de ener­gía apa­ren­te­men­te in­ma­ni­fies­ta, pe­ro pro­fun­da­men­te vi­tal”.

Fucsia - - MUJERES EN EL ARTE -

_ ¿De dón­de sur­ge su de­vo­ción por los pá­ra­mos y el agua?

Ve­nuz Whi­te (V. W.): Na­ció ha­ce ca­si una dé­ca­da, cuan­do ter­mi­né sem­bran­do cuar­zos con los ma­mos en la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta pa­ra re­cu­pe­rar una cas­ca­da que es­ta­ba se­ca; me­ses des­pués bro­tó el agua y ahí me co­nec­té pro­fun­da­men­te con esa fuen­te de vi­da. A los pá­ra­mos lle­gué tiem­po des­pués: vi­vía en un si­tio cer­cano al pá­ra­mo, don­de la llu­via y el agua del ro­cío me lle­va­ron a co­no­cer los frai­le­jo­nes y su in­men­so po­der.

_ ¿Có­mo en­con­tró el ca­mino del ri­tual que trae los es­pí­ri­tus del agua? V. W.: Sur­gió del en­cuen­tro con los so­ni­dos de­vo­cio­na­les, los man­tras y mi in­te­rés des­pués de co­no­cer a Ma­sa­ru Emo­to y su in­ves­ti­ga­ción so­bre los men­sa­jes del agua, en la que des­cri­bía y evi­den­cia­ba cien­tí­fi­ca­men­te có­mo la vi­bra­ción de la pa­la­bra y el so­ni­do la afec­ta­ban de ma­ne­ra mo­le­cu­lar. Des­pués lle­gué in­tui­ti­va­men­te a los cris­ta­les de cuar­zo, que afec­tan al agua con sus vi­bra­cio­nes des­pués de de­jar­los su­mer­gi­dos du­ran­te va­rios días. Pen­sé que a tra­vés de esos so­ni­dos y del co­no­ci­mien­to ancestral de nues­tros te­rri­to­rios, don­de el can­to siem­pre ha es­ta­do aso­cia­do a la co­ne­xión con las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za, po­dría ha­cer que los es­pí­ri­tus se re­ve­la­ran me­dian­te el agua.

_ ¿Qué le su­su­rra al agua?

V. W.: Man­tras que se can­tan de ma­ne­ra tra­di­cio­nal, pa­la­bras que in­vi­tan a que esa ener­gía na­tu­ral se mues­tre.

_ Us­ted di­ce que les ha pe­di­do a otras per­so­nas par­ti­ci­par del ri­tual, pe­ro no con­si­guen re­ve­lar el es­pí­ri­tu. ¿Qué les fal­ta?, ¿de­vo­ción?

V. W.: Creo que to­dos po­ten­cial­men­te pue­den ha­cer­lo, pe­ro la di­fe­ren­cia es qué tan co­nec­ta­do se es­té con ese ha­cer, con la de­vo­ción y con el ac­to

de re­co­no­cer y ve­ne­rar la vi­da ocul­ta y la fuer­za que tie­ne la na­tu­ra­le­za.

_ Us­ted uti­li­za ele­men­tos inasi­bles de la na­tu­ra­le­za co­mo in­su­mos de su obra: el ai­re, el agua, el fue­go, las on­das, el tiem­po… ¿Por qué?

V. W.: Por­que to­do lo efí­me­ro de­ja hue­lla, por­que es­ta­mos he­chos de mu­chos ni­ve­les de ener­gía apa­ren­te­men­te in­ma­ni­fies­ta, pe­ro pro­fun­da­men­te vi­tal.

_ Us­ted es una ar­tis­ta, pe­ro hay al­go más... ¿Es una especie de pi­to­ni­sa, de mís­ti­ca?

V. W.: Creo que to­dos los ar­tis­tas y crea­do­res en po­ten­cia son mís­ti­cos por­que dan vi­da a sus ideas des­de otras di­men­sio­nes. A mí me in­tere­sa crear des­de un plano su­til, cós­mi­co, apa­ren­te­men­te in­tan­gi­ble, po­dría de­cir­se es­pi­ri­tual, pe­ro al mis­mo tiem­po hu­mano, don­de cuen­tan la ar­mo­nía y la be­lle­za de las for­mas en su ma­ni­fes­ta­ción fi­nal.

_ Y tam­bién tie­ne al­go de al­qui­mis­ta. ¿Cuál es su ha­llaz­go más be­llo?

V. W.: Creo que es una al­qui­mia poé­ti­ca. Uno de los ha­llaz­gos fue mi obra Vaho, cu­ya téc­ni­ca es so­plar bur­bu­jas car­ga­das de pig­men­to que, cuan­do ex­plo­tan, de­jan hue­lla. Es her­mo­sa. Vi­si­bi­li­za la hue­lla del ai­re, de la res­pi­ra­ción, de es­ta esen­cia que nos per­mi­te es­tar vi­vos, del alien­to de vi­da co­mo una me­tá­fo­ra del amor.

_ Ade­más di­se­ña te­las y ob­je­tos… V. W.: A par­tir de Mo­men­tum, una obra in­mer­si­va ins­ta­la­da en un ven­ta­nal de 10 x 30 me­tros, fo­to­gra­fié la ten­sión en­tre pig­men­tos y di­fe­ren­tes lí­qui­dos y la im­pri­mí en pa­pel tras­lú­ci­do, que des­pués ad­he­rí a las ven­ta­nas. Que­ría ha­cer una obra que se pu­die­ra re­la­cio­nar con otros pú­bli­cos. De ahí sur­gió Ba­woa (Be a Work of Art), el ar­te con el que se pue­de ha­bi­tar en los es­pa­cios, en los tex­ti­les, en la ilu­mi­na­ción, y quien lo lle­va con­si­go se con­vier­te en un am­pli­fi­ca­dor, en una ga­le­ría vi­va.

_ ¿El ar­te pa­ra qué?

V. W.: Pa­ra ins­pi­rar, pa­ra des­per­tar, pa­ra ma­ni­fes­tar, pa­ra uni­fi­car.

_ ¿A dón­de quie­re lle­gar con su obra de los es­pí­ri­tus del agua? V. W.: A ge­ne­rar con­cien­cia res­pec­to a que el agua es un ele­men­to vi­vo.

_ ¿Ar­te y con­cien­cia eco­ló­gi­ca o am­bien­tal es­tán ca­da vez más cer­ca? V. W.: La na­tu­ra­le­za siem­pre ha si­do una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra pin­to­res, es­cri­to­res, mú­si­cos, ci­neas­tas… Hoy exis­te un gran in­te­rés por­que es­ta­mos des­tru­yén­do­la de ma­ne­ra ace­le­ra­da, por­que es­ta­mos des­co­nec­ta­dos de la fuen­te na­tu­ral y tan me­dia­ti­za­dos que pen­sa­mos que re­sis­ti­rá el abuso hu­mano. Mu­cha gen­te es­tá des­per­tan­do y crean­do ac­cio­nes con­cre­tas. Yo, des­de el ar­te, bus­co ha­cer un ho­me­na­je que ins­pi­re, que re­cuer­de que en el agua se en­cuen­tra la na­tu­ra­le­za mis­ma..

Con el agua del pá­ra­mo, vi­bra­da du­ran­te unas ocho ho­ras, la ar­tis­ta ba­ña pa­pel de al­go­dón, que lue­go in­ter­vie­ne con pig­men­tos pa­ra asir los es­pí­ri­tus.

La úni­ca obra de Whi­te que se pue­de ver ac­tual­men­te es la de la iz­quier­da: Se­mi­lla de luz, he­cha con vi­drio re­ci­cla­do y que emu­la una plan­ta de ca­cao. Es­tá en FLO­RA ars+na­tu­ra, en la Zo­na T de Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.