TO­CAR FON­DO

Fucsia - - COLUMNA - Por adol­fo za­bleh durán

UNO SO­LO cam­bia cuan­do to­ca fon­do. ¿Dón­de que­da ese fon­do? Va­ría se­gún ca­da per­so­na. To­car fon­do es un con­cep­to muy eté­reo, pe­ro ocu­rre cuan­do sien­tes que ya no pue­des más, que no quie­res más de lo mis­mo, que es­tás can­sa­do de tu vi­da tal cual es, que es­tás ago­ta­do de ti mis­mo. Y co­mo es im­po­si­ble es­ca­par, no que­da otra que afron­tar los pro­ble­mas a ver có­mo se so­lu­cio­nan. Mien­tras no lle­gues al fon­do, no te hun­das com­ple­ta­men­te, vas a vi­vir en una me­dia­nía don­de pue­des lle­gar a sen­tir­te muer­to en vi­da: ni lo su­fi­cien­te­men­te mal pa­ra ma­tar­te, ni lo su­fi­cien­te­men­te bien pa­ra en­con­trar la ale­gría de vi­vir.

En­ton­ces, to­car fon­do es di­fe­ren­te pa­ra ca­da per­so­na. A ve­ces es ne­ce­sa­rio que­dar en la ca­lle, sin di­ne­ro y sin ami­gos pa­ra reac­cio­nar; a ve­ces, un ama­go de cri­sis al­can­za pa­ra re­com­po­ner el rum­bo. Pro­fun­do o llano, bas­ta con sen­tir que no que­re­mos –o no po­de­mos– caer más ba­jo pa­ra vol­ver a su­bir.

En mi ca­so el fon­do fue una re­la­ción frus­tra­da. Cuan­to más in­ten­ta­ba sal­var­la, más la da­ña­ba. En ese mo­men­to no en­ten­día có­mo era po­si­ble que las co­sas es­tu­vie­ran ca­da vez peor, pe­ro aho­ra lo veo cla­ro: a mi vi­da la re­gían el au­to­sa­bo­teo y el re­sen­ti­mien­to, y esa mez­cla era su­fi­cien­te pa­ra aca­bar con cual­quier bue­na in­ten­ción que pu­die­ra te­ner. Cuan­do tu cuer­po no da, no da y so­bre la mar­cha no hay na­da que pue­das ha­cer al res­pec­to; to­ca es­tre­llar­se y ahí sí em­pe­zar a re­pa­rar el da­ño.

Pa­sa que cuan­do te han he­ri­do, mal­tra­ta­do, tu reac­ción es en­du­re­cer­te pa­ra que no te vuel­va a pa­sar al­go así, pe­ro el do­lor se que­da ahí, guar­da­do, así pre­ten­da­mos es­tar bien. En­ton­ces la ra­bia con la que vi­ves es la trans­for­ma­ción de ese do­lor, la tie­nes la­ten­te, lis­ta pa­ra ex­plo­tar. Cuan­do vi­ves así, pue­des es­tar en el me­jor de tus días, pe­ro el mí­ni­mo tras­pié lo­gra­rá ha­cer­te ex­plo­tar. Y cla­ro, les vas a echar la cul­pa a los otros, por­que una de las se­ña­les de quien es­tá me­ti­do en un hue­co emo­cio­nal es creer que to­do lo que exis­te en el mun­do cons­pi­ra con­tra él y que lo ma­lo que pa­sa es por los de­más, no por él mis­mo.

La ra­bia des­tru­ye más que el vicio. Se pue­de vol­ver del al­cohol, de la dro­ga; de la fu­ria, en cam­bio, di­fí­cil­men­te nos re­po­ne­mos. Y nos es­cu­da­mos en que so­mos así pa­ra no cam­biar. Bus­ca­mos ex­cu­sas en los ge­nes pa­ra jus­ti­fi­car nues­tra ac­ti­tud, pe­ro la ver­dad es que no se na­ce mal­ge­nia­do, no se na­ce odian­do to­do, no se na­ce con mie­do. La vi­da nos va vol­vien­do así, aun­que, por otro la­do, no se tra­ta de cul­par a la vi­da por ello. No es­tá bien ni mal, sim­ple­men­te así fun­cio­na es­to.

Yo to­qué fon­do des­pués de mu­chos años de an­dar a cie­gas, aun­que ya no lo sé. To­qué fon­do y no ha­bía na­da allí. La ra­bia me lle­vó allí. A us­ted pue­de lle­var­lo cual­quier otra co­sa, y co­mo ca­da ca­so es di­fe­ren­te, lo que se sien­te al to­car fon­do es al­go di­fí­cil de ex­pli­car e im­po­si­ble de en­se­ñar; ca­da uno tie­ne que vi­vir­lo. Lle­gar al fon­do le va a do­ler, pe­ro una co­sa sí le ga­ran­ti­zo: no im­por­ta cuán­to ha­ya su­fri­do, va a do­ler más sa­lir de él. Le cos­ta­rá ho­ras de sue­ño, vie­jas re­la­cio­nes con per­so­nas que no ne­ce­si­ta en su vi­da. Le cos­ta­rá za­far­se de vie­jas creen­cias y has­ta des­pe­dir­se de us­ted mis­mo. Le cos­ta­rá san­gre, su­dor, llan­to y a ve­ces sen­ti­rá que ni eso le va a al­can­zar. Eso sí, si lle­ga a lo­grar­lo, ca­da lá­gri­ma de­rra­ma­da ha­brá va­li­do la pe­na y nin­gún es­fuer­zo ha­brá si­do en vano. Sa­lir del fon­do es me­jor que ha­ber na­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.