RO­CÍO ARIAS HOFMAN

PE­RIO­DIS­TA CREA­DO­RA DEL BLOG ‘SEN­TA­DA EN SU SI­LLA VER­DE’ Y CON­SUL­TO­RA DE AR­TE­SA­NÍAS DE CO­LOM­BIA, SE HA DE­DI­CA­DO A HA­BLAR DE MO­DA CON ÉN­FA­SIS EN SOS­TE­NI­BI­LI­DAD Y TRA­DI­CIÓN AR­TE­SA­NAL.

Fucsia - - ACONSEJA -

‒ ¿Por qué su pa­sión por la ar­te­sa­nía co­lom­bia­na?

Ro­cío Arias Hofman (R. A. H.): Des­de que re­cuer­do ten­go dos sen­ti­dos en ac­ti­vi­dad cons­tan­te, el de la vis­ta y el del tac­to. El ofi­cio del pe­rio­dis­mo me en­tre­gó una ter­ce­ra di­men­sión pa­ra otro sen­ti­do, el del oí­do. Apren­der a es­cu­char a los de­más. Esos tres ele­men­tos vi­bran en el mun­do ar­te­sa­nal, don­de ca­da pie­za en­cie­rra un se­cre­to al to­car­la, al mi­rar­la y al com­pren­der su re­la­to.

‒ ¿Có­mo na­ce su re­la­ción con ella? R. A. H: Su­pon­go que, co­mo a mu­chas per­so­nas, acu­dir a Ex­poar­te­sa­nías en Bo­go­tá ha si­do una ex­pe­rien­cia im­por­tan­te pa­ra aden­trar­se en el va­lor y el re­co­no­ci­mien­to del uni­ver­so ar­te­sa­nal en Co­lom­bia. Em­pe­cé a des­cu­brir ese aba­ni­co fas­ci­nan­te de las ar­te­sa­nías y co­men­cé a com­prar pie­zas pa­ra mi ca­sa, pa­ra ves­tir­me, pa­ra com­par­tir es­te país des­de esa ven­ta­na pri­vi­le­gia­da que nos ofre­cen quie­nes tie­nen la vir­tud de ser ar­te­sa­nos.

‒ ¿Qué ti­po de ma­te­ria­les ar­te­sa­na­les le lla­man más la aten­ción?

R. A. H: Las fi­bras ve­ge­ta­les. Sen­tir con tus de­dos la pre­sen­cia del fi­que, el mo­ri­che, el cu­ma­re, de la ira­ca, la ma­wi­za, el cho­co­la­ti­llo, el we­rre­gue, los be­ju­cos va­rios o de la ca­ña fle­cha es una aven­tu­ra que te per­mi­te co­no­cer y via­jar al cam­po, a otros mo­dos de exis­ten­cia, a otras his­to­rias. Esas tex­tu­ras me atra­pan de­fi­ni­ti­va­men­te. Pe­ro he de con­fe­sar que mi fi­bra fa­vo­ri­ta, la que me tie­ne fas­ci­na­da por su fir­me­za y sua­vi­dad, por su ele­gan­cia na­tu­ral es, sin du­da, el cu­ma­re: una palma pro­pia del Ca­que­tá, de la zo­na de la Ama­zo­nía y de la Ori­no­quía en Co­lom­bia.

‒ ¿Có­mo de­fi­ni­ría su es­ti­lo?

R. A. H: Ecléc­ti­co, qui­zás. Sin fron­te­ras pe­ro cons­cien­te del va­lor de ca­da geo­gra­fía. Eso sí, no re­sis­to lle­var pie­zas de ma­la ca­li­dad. Pre­fie­ro no com­prar na­da an­tes que con­tar con pren­das, za­pa­tos o ac­ce­so­rios que no sean va­lio­sos en su con­fec­ción y ori­gen..

“Siem­pre que pue­do re­ga­lo una pie­za ar­te­sa­nal he­cha en Co­lom­bia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.