Los plás­ti­cos y la sa­lud

LA EVI­DEN­CIA DE QUE LOS MI­CRO­PLÁS­TI­COS LLE­GAN EFEC­TI­VA­MEN­TE AL IN­TES­TINO HU­MANO PREN­DIÓ LAS ALAR­MAS DE LA CO­MU­NI­DAD CIEN­TÍ­FI­CA Y MÉ­DI­CA. AQUÍ LAS IM­PLI­CA­CIO­NES.

Fucsia - - CONTENIDO - por li­na Ma­ría Gu­tié­rrez

En las mues­tras fe­ca­les de va­rias per­so­nas de dis­tin­tos paí­ses se en­con­tra­ron par­tí­cu­las de es­te ma­te­rial. ¿Qué pa­sa?

UN RE­CIEN­TE es­tu­dio pre­sen­ta­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Vie­na y de la Agen­cia Es­ta­tal pa­ra el Me­dio Am­bien­te en Aus­tria des­cu­brió un he­cho alar­man­te: los mi­cro­plás­ti­cos lle­ga­ron al in­tes­tino hu­mano. Es­to fue de­mos­tra­do me­dian­te una in­ves­ti­ga­ción pi­lo­to que arro­jó co­mo re­sul­ta­do que en las he­ces de per­so­nas de dis­tin­tos paí­ses se en­con­tra­ron par­tí­cu­las del ma­te­rial, lo que no so­lo aler­tó a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y mé­di­ca, que aho­ra in­ves­ti­ga lo que sig­ni­fi­ca pa­ra la sa­lud, sino que pu­so a pen­sar a mu­chos so­bre la re­la­ción que te­ne­mos con es­te po­lí­me­ro.

En el la­bo­ra­to­rio de la ins­ti­tu­ción se com­pro­bó que cuan­do los ani­ma­les con­su­men plás­ti­co tam­bién in­gie­ren las to­xi­nas que es­tán ad­he­ri­das a él; es­tas pa­san al torrente san­guí­neo y lue­go se acu­mu­lan en el te­ji­do gra­so y al­re­de­dor de los ór­ga­nos vi­ta­les. Cuan­do los ani­ma­les “gas­tan” esa grasa acu­mu­la­da, las to­xi­nas cir­cu­lan por el cuer­po e in­ter­fie­ren con la re­pro­duc­ción, el me­ta­bo­lis­mo, el cre­ci­mien­to y las fun­cio­nes re­na­les y he­pá­ti­cas.

Los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen evi­den­cia de que al­gu­nas es­pe­cies de planc­ton y las ba­lle­nas que lo con­su­men cuen­tan con al­tos ni­ve­les de fta­la­tos, uno de los de­ri­va­dos del plás­ti­co, y con­clu­yen que esa in­for­ma­ción pue­de re­pre­sen­tar una ver­da­de­ra se­ñal de aler­ta de un ries­go to­xi­co­ló­gi­co que in­clu­ye a los hu­ma­nos.

¿Có­mo lle­ga el plás­ti­co al planc­ton? Al tar­dar cien­tos de años en de­gra­dar­se de ma­ne­ra na­tu­ral, el des­tino del que cae al mar es hun­dir­se o flo­tar has­ta que, por efec­to del tiem­po, los ra­yos ul­tra­vio­le­ta, la ac­ción de las olas y la sal, se des­com­pon­ga en mi­cro­par­tí­cu­las, que ab­sor­ben y se con­vier­ten en una es­pe­cie de pas­ti­llas ve­ne­no­sas que son in­ge­ri­das por pe­ces y ani­ma­les ma­ri­nos y se con­vier­ten en un po­ten­cial pe­li­gro pa­ra los se­res hu­ma­nos que se ali­men­tan de ellos.

Pa­ra el es­tu­dio ci­ta­do, ocho vo­lun­ta­rios tu­vie­ron que co­mer y be­ber lo de

siem­pre du­ran­te una se­ma­na, ano­tan­do to­do lo que in­ge­rían, si el ali­men­to era fres­co y el ti­po de en­va­se que lo con­te­nía. Lue­go del aná­li­sis de las he­ces de los vo­lun­ta­rios, se en­con­tró que ha­bía vein­te mi­cro­plás­ti­cos por ca­da diez gra­mos de ma­te­ria fe­cal. Por el dia­rio que lle­va­ron los par­ti­ci­pan­tes se su­po que to­dos con­su­mie­ron al­gún ali­men­to en­va­sa­do y al me­nos seis co­mie­ron pes­ca­do.

No obs­tan­te, la in­ves­ti­ga­ción no pu­do de­ter­mi­nar el ori­gen de las par­tí­cu­las ha­lla­das en las mues­tras. Phi­lipp Sch­wabl, gas­tro­en­te­ró­lo­go y he­pa­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Vie­na y prin­ci­pal au­tor del es­tu­dio, di­jo en un ar­tícu­lo de El País de Es­pa­ña: “Aun­que en es­tu­dios en ani­ma­les la ma­yor con­cen­tra­ción de plás­ti­cos se ha lo­ca­li­za­do en el in­tes­tino, las par­tí­cu­las de mi­cro­plás­ti­co más pe­que­ñas pue­den en­trar en el torrente san­guí­neo, el sis­te­ma lin­fá­ti­co e in­clu­so al­can­zar el hí­ga­do”, con­clu­yen­do que ur­ge in­ves­ti­gar pa­ra sa­ber “lo que es­to im­pli­ca pa­ra la sa­lud hu­ma­na”.

SA­LUD EN PE­LI­GRO

FUCSIA le pre­gun­tó a Ma­ría Cris­ti­na Barbosa, mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en to­xi­co­lo­gía clí­ni­ca y coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de To­xi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, so­bre los efec­tos de es­tos mi­cro­plás­ti­cos en el cuer­po hu­mano.

Nos re­ve­ló que lo preo­cu­pan­te es que li­be­ran dis­rup­to­res en­do­cri­nos (agen­tes que en­ga­ñan al cuer­po por­que le ha­cen creer que son hor­mo­nas y blo­quean o li­mi­tan su pro­duc­ción) que in­ter­fie­ren en el cre­ci­mien­to, en el me­ta­bo­lis­mo o en la re­pro­duc­ción y pue­den oca­sio­nar cam­bios en el ADN, en las en­zi­mas, en las hor­mo­nas y pue­den ser cau­san­tes de in­fer­ti­li­dad o cán­cer. La doc­to­ra ase­gu­ró que es im­por­tan­te se­guir ese lla­ma­do de ur­gen­cia de los in­ves­ti­ga­do­res en Vie­na pa­ra pro­fun­di­zar en los es­tu­dios y fi­na­li­zó di­cien­do que no es una exa­ge­ra­ción de­cir que el plás­ti­co re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro ries­go to­xi­co­ló­gi­co pa­ra la hu­ma­ni­dad.

Res­pec­to a los efec­tos que tie­ne pa­ra la sa­lud hu­ma­na la co­mi­da en­va­sa­da en es­te ma­te­rial, la doc­to­ra ex­pli­có que el bis­fe­nol es un quí­mi­co in­dus­trial bá­si­co que se uti­li­za pa­ra fa­bri­car po­li­car­bo­na­to, ma­te­ria pri­ma de cien­tos de ar­tícu­los plás­ti­cos, y acon­se­jó usar so­lo los li­bres de BPA. “Los ma­te­ria­les plás­ti­cos li­be­ran mu­chos pro­duc­tos quí­mi­cos que tie­nen ac­ti­vi­dad es­tro­gé­ni­ca; ade­más del bis­fe­nol A (BPA), tam­bién ema­nan bis (2-etil­he­xil) fta­la­to (DEHP) y tri­fe­nil fos­fa­to (TPP). Es­tos dis­rup­to­res en­do­cri­nos pue­den in­ter­fe­rir con los pro­ce­sos re­pro­duc­ti­vos en se­res vi­vos de am­bos se­xos y cau­sar en­fer­me­da­des co­mo ova­rios po­li­quís­ti­cos, ba­jo re­cuen­to de es­per­ma­to­zoi­des, mor­ta­li­dad em­brio­na­ria tem­pra­na, pu­ber­tad tem­pra­na, et­cé­te­ra”.

La doc­to­ra Sil­via Gó­mez Or­dó­ñez, PHD en cien­cias bio­mé­di­cas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, ase­gu­ró so­bre el te­ma: “El plás­ti­co nos con­ta­mi­na. Las par­tí­cu­las BPA (que es­tán en ca­si to­dos los en­va­ses plás­ti­cos) ge­ne­ran al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les”. Por su par­te, el gas­tro­en­te­ró­lo­go

Die­go Fran­cis­co de la To­rre afir­mó que ya hay otros es­tu­dios so­bre la in­ges­ta de mi­cro­par­tí­cu­las de plás­ti­co, pe­ro sin con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas. “El plás­ti­co pre­sen­ta res­pues­ta o in­ter­ac­cio­nes con mu­chas sus­tan­cias. En el mo­men­to, in­for­tu­na­da­men­te, no hay in­ves­ti­ga­cio­nes con­clu­yen­tes so­bre el efec­to tó­xi­co de es­te en los or­ga­nis­mos vi­vos siem­pre y cuan­do no sea so­me­ti­do a al­tas tem­pe­ra­tu­ras; en es­te ca­so sí se sa­be que es tó­xi­co”..

El pa­no­ra­ma se mues­tra co­mo una reali­dad ate­rra­do­ra: ocho mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co lle­gan anual­men­te al mar, pe­ro es­to es, se­gún la ONU, so­lo la pun­ta del ice­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.