CON EL BRI­LLO Tif­fany

CE­LE­BRI­DA­DES DEL CI­NE Y DE LA MÚ­SI­CA ELI­GIE­RON PIE­ZAS DE LA MÁS RE­CIEN­TE CO­LEC­CIÓN DE AL­TA JO­YE­RÍA DE LA FIR­MA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE, FUN­DA­DA EN 1837, EN DI­FE­REN­TES EVEN­TOS DE GA­LA. ¿QUIÉ­NES SON?

Fucsia - - MODA INTERNACIONAL - POR li­la ochoa pa­lau

UNA REUNIÓN de lu­jo pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a la pri­me­ra co­lec­ción de

Reed Kra­koff pa­ra Tif­fany & Co. tu­vo lu­gar en la tien­da de la Quin­ta Ave­ni­da con ca­lle 57 en Nue­va York. La pro­pues­ta, bau­ti­za­da Tif­fany Pa­per Flo­wers™, es­tá ins­pi­ra­da en la idea de pé­ta­los de flo­res cor­ta­dos del pa­pel y uni­dos me­dian­te un al­fi­ler; es­te mo­ti­vo or­gá­ni­co y flo­ral se rein­ven­ta a tra­vés de una vi­sión grá­fi­ca mo­der­na y es tra­du­ci­do en los ma­te­ria­les más no­bles usa­dos en jo­ye­ría fi­na: pla­tino y dia­man­tes, ade­más de tan­za­ni­ta.

Elle Fan­ning, ele­gi­da ima­gen de la cam­pa­ña de la co­lec­ción, fue la an­fi­trio­na del even­to de lan­za­mien­to en el que la de­co­ra­ción se vis­tió de azul Tif­fany pa­ra re­ci­bir a las mo­de­los Nao­mi Camp­bell, Hai­ley Bald­win y Dout­zen Kroes y a la ac­triz Mi­che­lle Wi­lliams, quie­nes lu­cie­ron al­gu­nas pie­zas de la lí­nea. Ken­dall Jen­ner y Zen­da­ya, que tam­bién asis­tie­ron a la pre­sen­ta­ción, al igual que Broo­ke Shields, lle­va­ron jo­yas Pa­per Flo­wers en la re­cien­te ga­la del MET..

El na­tu­ra­lis­mo es­tá en el co­ra­zón de es­ta co­lec­ción, co­mo se ve a lo lar­go de la ri­ca his­to­ria de Tif­fany.

DES­DE QUE Ma­ría Antonieta se ca­só, en 1770, con Luis Au­gus­to de Fran­cia y cin­co años más tar­de as­cen­die­ron al trono (él se con­vir­tió en Luis XVI), su vi­da fue una se­gui­di­lla de su­ce­sos des­afor­tu­na­dos.

Ella lle­gó con 15 años a la cor­te fran­ce­sa y des­de el pri­mer día fue re­cri­mi­na­da por su fri­vo­li­dad y gus­tos ca­ros. Hi­ja de los em­pe­ra­do­res Fran­cis­co I y Ma­ría Te­re­sa I de Aus­tria, fue víc­ti­ma de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio des­de su nom­bra­mien­to co­mo rei­na, pues la con­si­de­ra­ban una de­rro­cha­do­ra y una pre­su­mi­da que so­lo pen­sa­ba en di­ver­tir­se. Su ma­la for­tu­na co­men­zó en 1785, cuan­do es­ta­lló un es­cán­da­lo al­re­de­dor de un cos­to­so co­llar: un jo­ye­ro le re­cla­mó 1,5 mi­llo­nes de li­bras por una pie­za de dia­man­tes en­car­ga­da a su nom­bre por el car­de­nal de Rohan. Ella no se hi­zo res­pon­sa­ble. El es­cán­da­lo, del que fi­nal­men­te sa­lió bien li­bra­da, au­men­tó su ma­la fa­ma y mar­có un pun­to de quie­bre en su rei­na­do, tan­to que es con­si­de­ra­do co­mo uno de los de­to­nan­tes de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

MA­RÍA ANTONIETA ERA ADICTA A las jo­yas. Su col­gan­te de per­las y dia­man­tes se ven­dió en la su­bas­ta de Sot­heby’s por 32 mi­llo­nes de eu­ros.

Ca­lum­nia­da has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, su vi­da ter­mi­nó en la gui­llo­ti­na, el 16 de oc­tu­bre de 1793, en ple­na Pla­za de la Con­cor­dia en Pa­rís. Lo úni­co que lo­gró sal­var an­tes de su muer­te fue un co­fre de ma­de­ra en cu­yo in­te­rior de­po­si­tó sus más pre­cia­das al­ha­jas.

Es­te te­so­ro fue pues­to en ma­nos de Flo­ri­mond Clau­de, el con­de de Merc­yar­gen­teau, con­fi­den­te de la so­be­ra­na, y en­via­do a Vie­na. Ma­ría Te­re­sa Ca­pe­to, hi­ja de Luis XVI y Ma­ría Antonieta y úni­ca superviviente de la gui­llo­ti­na, se que­dó con él. Des­de en­ton­ces, la fa­mi­lia Bor­bón Par­ma se en­car­gó de cus­to­diar­lo.

UNA PU­JA HIS­TÓ­RI­CA

La vi­da de la cé­le­bre rei­na fran­ce­sa vol­vió a ser no­ti­cia en no­viem­bre a pro­pó­si­to de una pu­bli­ci­ta­da su­bas­ta. El di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de ne­go­cios del de­par­ta­men­to de jo­yas de la ca­sa Sot­heby’s, el co­lom­biano An­drés Whi­te, fue el ar­tí­fi­ce de es­te even­to, que se ce­le­bró en Gi­ne­bra (Suiza). La no­che del 14 se subas­ta­ron al­gu­nas de sus jo­yas, en­tre ellas un col­gan­te for­ma­do por una per­la so­bre una mon­tu­ra de dia­man­tes que se ven­dió por 32 mi­llo­nes de eu­ros.

Whi­te lle­va­ba un tiem­po lar­go tra­ba­jan­do el te­ma jun­to con su equi­po y tam­bién era el pu­ja­dor en re­pre­sen­ta­ción del co­lec­cio­nis­ta que la com­pró. El fi­nal fue de pe­lí­cu­la. La pu­ja em­pe­zó en 900.000 dó­la­res, pe­ro el clien­te de Whi­te te­nía cla­ro que que­ría la jo­ya; sa­bía que era una oca­sión úni­ca en la his­to­ria, no so­lo por la be­lle­za de la per­la, sino por su pro­ce­den­cia… No cual­quie­ra tie­ne una pie­za del si­glo XVIII per­te­ne­cien­te a una so­be­ra­na y me­nos de la úl­ti­ma rei­na con­sor­te de Fran­cia.

La su­bas­ta, que ape­nas du­ró diez mi­nu­tos, tar­dó do­ce años en pre­pa­rar­se. “Hay ne­go­cia­cio­nes más com­pli­ca­das que otras”, le di­jo Whi­te a FUCSIA. La exis­ten­cia de las jo­yas era un se­cre­to bien guar­da­do, no ha­bía sa­li­do a la luz pú­bli­ca

en más de 200 años. Lo más di­fí­cil fue ne­go­ciar con los pro­pie­ta­rios, al­go en lo que él es un ex­per­to. Co­mo di­jo en una en­tre­vis­ta pa­ra El País, de Es­pa­ña, “hay que es­tu­diar ár­bo­les ge­nea­ló­gi­cos, in­ves­ti­gar tes­ta­men­tos e in­nu­me­ra­bles do­cu­men­tos pa­ra po­der cer­ti­fi­car la au­ten­ti­ci­dad. La la­bor de pu­bli­ci­tar y pro­mo­ver es tan dis­pen­dio­sa co­mo la de con­se­guir los ob­je­tos que se van a subas­tar”.

La iden­ti­dad del com­pra­dor que­da­rá en el ano­ni­ma­to, pues así co­mo a al­gu­nos no les mo­les­ta la no­to­rie­dad que trae una no­ti­cia de es­tas, otros pre­fie­ren pa­sar inad­ver­ti­dos y pro­te­gen a to­da cos­ta su iden­ti­dad..

Arri­ba, al­gu­nos de los asis­ten­tes al lan­za­mien­to de Pa­per Flo­wers, pre­si­di­do por Ellen Fan­ning, ima­gen de la cam­pa­ña. Aba­jo, la mo­de­lo Ken­dall Jen­ner.

Es­tas fue­ron al­gu­nas de las pie­zas de la úl­ti­ma rei­na con­sor­te de Fran­cia ven­di­das por la fa­mo­sa ca­sa de su­bas­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.