QUE CA­DA pa­so cuen­te

LA MAR­CA DE ZA­PA­TOS Y ALPARGATAS WON­DER FOR PEO­PLE ES­TÁ EM­PE­ÑA­DA EN CREAR UNA RED DE SA­BE­RES Y TÉC­NI­CAS AN­CES­TRA­LES PA­RA EN­GRAN­DE­CER EL SEC­TOR AR­TE­SA­NAL DEL PAÍS.

Fucsia - - MODA NACIONAL -

EN LA HIS­TO­RIA de Won­der for Peo­ple con­flu­yen otras tan­tas a la vez: la de Ma­ría Claudia Me­di­na Vi­lle­gas, psi­có­lo­ga PHD en po­lí­ti­ca y so­cio­lo­gía, y la de su es­po­so Fran­cis­co Ocam­po, eco­no­mis­ta y hom­bre de ne­go­cios, quie­nes lue­go de un año sa­bá­ti­co en Es­pa­ña de­ci­die­ron vi­vir en Ba­ri­cha­ra; la de Car­men Mo­reno y el ta­ller de co­ti­zas que di­ri­ge en la cár­cel de San Gil, y la de Sey­ni Sa­na­bria y su em­pre­sa de te­las de al­go­dón he­chas ar­te­sa­nal­men­te en Cha­ra­lá. To­das tie­nen un lu­gar co­mún, San­tan­der, y un ob­je­ti­vo com­par­ti­do, re­sal­tar téc­ni­cas ar­te­sa­na­les an­ces­tra­les.

Ma­kis y Pa­cho, co­mo afec­tuo­sa­men­te se lla­man, des­cu­brie­ron en una de sus ca­mi­na­tas por el pue­blo co­lo­nial que al­gu­nos cam­pe­si­nos lle­va­ban un ti­po de alpargatas, lla­ma­das cho­ca­tos, que lla­ma­ron su aten­ción.

In­da­gan­do por quién ha­cía es­te cal­za­do, lle­ga­ron a la cár­cel de San Gil, don­de co­no­cie­ron a Car­men, una mu­jer que he­re­dó de su ma­dre un ta­ller de pro­duc­ción de es­tas za­pa­ti­llas. Allí tu­vie­ron la idea de en­car­gar 30 pa­res, pues se sin­tie­ron atraí­dos por el hermoso tra­ba­jo de bor­da­do en hi­lo ne­gro que lle­van en la ca­pe­lla­da. Ella les re­co­men­dó que le com­pra­ran la te­la a Sey­ni, una ar­te­sa­na de Cha­ra­lá que hila y te­je al­go­dón y lue­go lo ti­ñe. Es jus­to en ese mo­men­to (2015) que las tres his­to­rias se en­cuen­tran pa­ra cons­truir una nue­va: Won­der for Peo­ple.

TRA­DI­CIÓN E IN­NO­VA­CIÓN

Los cho­ca­tos en­car­ga­dos se con­vir­tie­ron en éxi­to de ven­tas, pe­ro ha­bía al­gu­nos de­ta­lles que preo­cu­pa­ban a Ma­kis, hoy di­rec­to­ra crea­ti­va de la mar­ca: la sue­la es­ta­ba he­cha de llan­ta y eso los ha­cía res­ba­lo­sos; ade­más, las ta­llas no es­ta­ban es­tan­da­ri­za­das. A Fran­cis­co se le ocu­rrió que el cau­cho an­ti­des­li­zan­te po­dría ser una ex­ce­len­te ma­te­ria pri­ma pa­ra dar­les fle­xi­bi­li­dad y co­mo­di­dad, y así fue.

Con las te­las de Sey­ni, man­te­nien­do los bor­da­dos ori­gi­na­les de la ca­pe­lla­da y di­se­ñan­do mol­des pa­ra ca­da ta­lla, crea­ron las te­rra­nas, una re­in­ter­pre­ta­ción de los cho­ca­tos con co­lo­res más lla­ma­ti­vos (la clá­si­ca es blan­ca) y un es­ti­lo mo­derno. Es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes hi­cie­ron el pro­ce­so más efi­cien­te. Hoy,

el ta­ller de Car­men en San Gil pro­du­ce 83 pa­res ca­da cin­co días; al co­mien­zo, ape­nas ha­cían diez a la se­ma­na.

Lue­go lle­ga­ron las fi­que­ras y ca­ye­nes; las pri­me­ras son una es­pe­cie de mo­ca­si­nes de cue­ro y las se­gun­das, unos za­pa­tos de ama­rrar he­chos en lo­na cien­to por cien­to al­go­dón, am­bas con sue­la de fi­que tren­za­do a mano por ar­te­sa­nos de Cu­ri­tí, San­tan­der, quie­nes usan es­ta ma­te­ria pri­ma pa­ra te­jer ta­pe­tes. Esa fi­bra, a di­fe­ren­cia del yu­te (am­plia­men­te uti­li­za­do en el mun­do), ha­ce que los za­pa­tos sean más li­via­nos y re­sis­ten­tes a la hu­me­dad y al uso.

MO­DA CONS­CIEN­TE

“Más que una em­pre­sa de pro­duc­to ter­mi­na­do, es­ta es una com­pa­ñía de in­no­va­ción, pues es­ta­mos en­sa­yan­do cons­tan­te­men­te”, cuen­ta Ma­kis. Aho­ra tam­bién ha­cen te­rra­nas de lo­nas te­ñi­das con tin­tes na­tu­ra­les pro­ve­nien­tes del aserrín del ár­bol del no­gal, la ce­bo­lla, la san­gui­na­ria y el re­po­llo mo­ra­do, que con­vier­ten las alpargatas en pie­zas úni­cas por­que el tono nun­ca es igual, así pro­ven­ga de la mis­ma fuen­te.

Tam­bién le es­tán apos­tan­do a un nue­vo pro­duc­to: car­te­ras ela­bo­ra­das con las te­las que Sey­ni hila, te­je en te­lar y tin­tu­ra ar­te­sa­nal­men­te en Cha­ra­lá, las cua­les son en­sam­bla­das por mu­je­res en un ta­ller en San Gil. Las asas son de cue­ro na­tu­ral con cur­tiem­bre ve­ge­tal (sin cro­mo), un nue­vo desa­rro­llo que ve­rá la luz en Mo­da Vi­va, el stand de Ar­te­sa­nías de Co­lom­bia en Ex­poar­te­sa­nías.

A es­te ejer­ci­cio cons­cien­te con el me­dio am­bien­te se su­ma el he­cho de que pa­ra Won­der for Peo­ple no hay pro­vee­do­res, sino alia­dos. “Nues­tro sue­ño es crear una red de ta­lle­res ar­te­sa­na­les ex­per­tos en su sa­ber ha­cer, que ha­gan más fuer­te al sec­tor, y que otras mar­cas y di­se­ña­do­res tam­bién pue­dan acu­dir a ella; ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes tie­ne que apor­tar lo me­jor de sí pa­ra que sea real. Es­ta es la úni­ca ma­ne­ra de ase­gu­rar un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad, dis­tin­to y úni­co”, di­ce Ma­kis.

Y es que el pro­ce­so de cual­quie­ra de los seis mo­de­los con que cuen­tan (tam­bién es­tán las bam­bas, he­chas de lo­na cien­to por cien­to al­go­dón con te­je­du­ría en cha­qui­ras so­bre la ca­pe­lla­da y sim­bo­lo­gía de las et­nias ca­mën­tsá e in­ga del Pu­tu­ma­yo; las cu­yas, za­pa­ti­llas des­ta­lo­na­das con apli­ca­cio­nes de cha­qui­ras, y las za­cas, que tie­nen ta­co­nes he­chos a mano con la téc­ni­ca de en­cha­pa­do en cha­qui­ras de los ca­mën­tsá), tan­to pa­ra mu­jer co­mo pa­ra hom­bre, exi­ge mu­cha mano de obra. “La te­la es hi­la­da y te­ji­da en te­lar, te­ñi­da ar­te­sa­nal­men­te, bor­da­da y en­sam­bla­da; to­do se ha­ce a mano, in­clu­so los mol­des”.

Su fi­lo­so­fía es unir los sa­be­res, los co­no­ci­mien­tos y las téc­ni­cas pa­ra ofre­cer pro­duc­tos su­pe­rio­res y en el pro­ce­so me­jo­rar ca­li­da­des de vi­da. “Cree­mos en el va­lor de co­nec­tar a la gen­te con la gen­te, lo ru­ral con lo ur­bano, lo tra­di­cio­nal con lo con­tem­po­rá­neo y lo lo­cal con lo glo­bal; el mun­do es un lu­gar com­par­ti­do y so­mos in­ter­de­pen­dien­tes… Es­ta­mos co­nec­ta­dos en­tre no­so­tros y con lo que nos ro­dea. Que­re­mos que ca­da pa­so cuen­te”..

En­cuen­tre las his­to­rias de­trás de mar­cas no­ve­les y con­so­li­da­das en la sec­ción de mo­da de

La mar­ca res­ca­tó y re­in­ter­pre­tóla tra­di­cio­nal sue­la de fi­que tren­za­do, que con la in­dus­tria­li­za­ción fue per­dien­dore­le­van­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.