“Una bue­na di­se­ña­do­ra abre su men­te a nue­vas po­si­bi­li­da­des”

Así lo ase­gu­ra la di­se­ña­do­ra de ac­ce­so­rios va­lle­na­ta, Ji­me­na Castro, cu­ya es­tra­te­gia fa­vo­ri­ta de ven­ta es la crea­ción de ac­ce­so­rios per­so­na­li­za­dos.

Gente Caribe - - Moda - TEX­TO Ana Mi­le­na Pu­glie­se Araú­jo Twit­ter: @An­nie­pu­glie­se FO­TOS Hu­ber Pe­dro­za

ara Ji­me­na Castro Prie­to, el te­ner cor­ta edad no es im­pe­di­men­to pa­ra ser gran­de en el círcu­lo de los di­se­ña­do­res de ac­ce­so­rios co­lom­bia­nos.

“Que sea de cor­ta edad no sig­ni­fi­ca que mi ima­gi­na­ción ten­ga alas cor­tas. Al con­tra­rio, aho­ra es cuan­do mis de­seos de se­guir cre­cien­do y de­jan­do hue­lla es­tán más vi­vos que nun­ca”, afir­ma con se­gu­ri­dad.

Tie­ne 23 años y go­za de un re­co­no­ci­mien­to en su ciu­dad na­tal, Va­lle­du­par.

Es vá­li­do ase­gu­rar que Ji­me­na se vi­sio­nó des­de pe­que­ña, pues de­di­ca­ba más tiem­po a en­sar­tar ca­nu­ti­llos en hi­los y nai­lon, que a des­lum­brar­se por las mu­ñe­cas. Aun­que con­fie­sa que les ha­cía pul­se­ras y co­lla­res con hi­los de co­lo­res, a las Bar­bies y cual­quier ob­je­to con ojos, ros­tro, pier­nas y bra­zos sin­té­ti­cos.

“Más que ju­gar con ellas pa­ra di­ver­tir­me, pue­do de­cir que dis­fru­ta­ba

mi tiem­po di­se­ñan­do pa­ra ellas”, agre­ga.

Fue así, co­mo po­co a po­co, la jo­ven va­lle­na­ta tu­vo siem­pre pre­sen­te que más que un hobby, el di­se­ño era una pa­sión y al­go en lo que de­bía en­fo­car­se.

Hoy en día se en­cuen­tra cur­san­do su úl­ti­mo se­mes­tre de mar­ke­ting y ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad Sergio Ar­bo­le­da, en Bo­go­tá, pe­ro cuen­ta que es­tu­dió dos se­mes­tres en la Es­cue­la co­lom­bia­na de fi­na y al­ta jo­ye­ría. “Me re­ti­ré cuan­do me per­ca­té que la bi­su­te­ría me lla­ma­ba más la aten­ción que los pro­pios me­ta­les. Aun­que mi ma­yor in­te­rés es­tá en el di­se­ño de jo­yas con pie­dras se­mi­pre­cio­sas”, re­la­ta.

Un día cual­quie­ra, la vida le en­se­ñó el ca­mino que de­bía to­mar pa­ra ca­na­li­zar sus for­ta­le­zas y ha­cer de sus de­seos una reali­dad. De­ci­dió crear su pro­pia mar­ca, la cual lla­mó JC Ac­ce­so­rios.

“Es una em­pre­sa de­di­ca­da al di­se­ño, ela­bo­ra­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ac­ce­so­rios fe­me­ni­nos. Co­lla­res, pul­se­ras, ani­llos, gar­gan­ti­llas y otros ele­men­tos bá­si­cos que com­ple­men­tan el es­ti­lo de una mu­jer. Lle­van el se­llo de lo vin­ta­ge mez­cla­do con lo mo­derno, dán­do­le una com­bi­na­ción ideal”, ex­pli­ca Ji­me­na.

Cuen­ta que le apa­sio­na la di­ver­si­dad de ma­te­ria­les y ele­men­tos que en­cuen­tra en el mer­ca­do, y que tra­ba­ja usual­men­te con cris­ta­les swa­rovs­ki, mu­rri­nas, co­ral y pie­dra vi­drio, en to­das las ga­mas y co­lo­res.

“Me en­can­ta dar­le vida a un ac­ce­so­rio con un tono lla­ma­ti­vo, y agre­gar­le pie­dras que re­sal­ten”, ase­gu­ra.

En­tre las per­so­na­li­da­des que han lu­ci­do sus crea­cio­nes es­tán Pao­la Tur­bay, ex­rei­na, ac­triz y actual ju­ra­do en el con­cur­so Co­lom­bia tie­ne ta­len­to del ca­nal RCN; Ma­ría Lau­ra Quin­te­ro, ac­triz en la te­le­no­ve­la Ra­fael Oroz­co y ex­se­ño­ri­ta Ce­sar; Cla­ra Be­li­ce, pre­sen­ta­do­ra en el ca­nal El Tiem­po, y Car­men La­rra­zá­bal, se­xó­lo­ga del ca­nal RCN, en­tre otras.

Por otro la­do afir­ma que una de las es­tra­te­gias de ven­ta que más le ha fun­cio­na­do es la de crear ac­ce­so­rios per­so­na­li­za­dos.

“Mis clien­tes op­tan por lo que yo lla­mo Ar­ma tu pro­pio ac­ce­so­rio. Les mues­tro una se­rie de di­se­ños ba­se y ellas de­ci­den qué quie­ren que se le agre­gue. Pue­den des­de cam­biar el color ge­ne­ral de un ac­ce­so­rio, has­ta agre­gar­le ma­te­ria­les a su gus­to. To­do va li­ga­do a la per­so­na­li­dad del clien­te. Hay unas más ca­sua­les y so­brias, y otras que pre­fie­ren los co­lo­res fuer­tes y pe­dre­ría gran­de y lla­ma­ti­va. El tru­co de una bue­na di­se­ña­do­ra es­tá en no ce­ñir­se a un es­ti­lo par­ti­cu­lar, sino abrir su men­te a otras po­si­bi­li­da­des”. GC

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Me de­di­co a es­to con amor y con per­se­ve­ran­cia. Ade­más tra­to de se­guir apren­dien­do”.

SO­BRE SU EDAD... “No hay un lí­mi­te de edad pa­ra em­pe­zar a crear cuan­do el di­se­ño es lo de uno”.

des me­nos fa­vo­re­ci­das (pes­ca­do­res y agri­cul­to­res)”, afir­ma Pedro Pa­blo.

La em­pre­sa es con áni­mo de lu­cro y es que “al dar­le sos­te­ni­mien­to al pro­yec­to se lo­gra que el pro­duc­to tan­to de los pes­ca­do­res co­mo agri­cul­to­res ten­ga un des­tino ase­gu­ra­do y, al mis­mo tiem­po, que los ho­te­les y otros po­ten­cia­les clien­tes, co­mo los su­per­mer­ca­dos y res­tau­ran­tes, lo ob­ten­gan con fa­ci­li­dad. Pe­ro, el pro­pó­si­to prin­ci­pal es apo­yar y pro­pi­ciar el ac­ce­so de es­tas co­mu­ni­da­des a nue­vas opor­tu­ni­da­des de for­ma­ción y em­pleo”, acla­ra el ge­ren­te ge­ne­ral.

Los pro­duc­tos ven­drán de los de­par­ta­men­tos de Bo­lí­var, Atlán­ti­co, Cór­do­ba y Su­cre, pe­ro se es­pe­ra que más pro­duc­to­res se unan a es­te pro­yec­to pa­ra que no so­lo crez­ca sino pa­ra que sea más pro­duc­ti­vo. En es­tos mo­men­tos se es­tán be­ne­fi­cian­do 250 fa­mi­lias, so­lo en Car­ta­ge­na, de­di­ca­das a cul­ti­var y a pes­car, pe­ro se es­pe­ra que es­ta ini­cia­ti­va sea re­pli­ca­da en el res­to de la re­gión.

Des­de la bo­de­ga que le da vida a la em­pre­sa Ac­ce­so Lo­cal Pro­duc­tos del Ca­ri­be, en Ter­ne­ra, se ge­ne­ra­rán gran­des ga­nan­cias pa­ra los agri­cul­to­res y pes­ca­do­res be­ne­fi­cia­rios, pues des­de ella se po­drá dis­tri­buir, con ma­yor ca­li­dad y a me­nor cos­to.

“En la com­pa­ñía es­ta­mos ca­da día pen­san­do en có­mo dar­le ma­yor va­lor agre­ga­do a los pro­duc­tos de mar y tie­rra, y así su­bir los in­gre­sos pro­me­dios de los pe­que­ños pro­duc­to­res, quie­nes son sin du­da los lí­de­res de una re­vo­lu­ción que ge­ne­ra­rá desa­rro­llo y en la que se ve­rán re­com­pen­sa­das sus fa­mi­lias”, afir­mó es­te in­ge­nie­ro in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad del Nor­te de Ba­rran­qui­lla con un MBE Inal­de Bu­si­ness School de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na de Bo­go­tá.

Pedro Pa­blo Ver­ga­ra se con­si­de­ra una per­so­na res­pon­sa­ble y me­tó­di­ca, con me­tas cla­ras y con la sa­tis­fac­ción de sa­ber qué es lo que quie­re y lo que es­pe­ra de la vida.

Ca­sa­do con Ana Mi­le­na Or­dos­goi­tia, una abo­ga­da que es­tá al fren­te de la Fun­da­ción Her­nán Echa­va­rría Lo­sa­da con la que tie­ne dos lin­dos ni­ños: Sil­va­na, de cin­co años, y Ale­jan­dro, de dos.

“Ana Mi­le­na es una mu­jer ad­mi­ra­ble que siem­pre ha tra­ba­ja­do a fa­vor de los me­nos fa­vo­re­ci­dos, por eso su fe­li­ci­dad fue gran­de cuan­do le di la no­ti­cia de que cam­bia­ría de tra­ba­jo y de ciu­dad. Lo que me ale­gró tam­bién a mí”, di­ce es­te or­gu­llo ba­rran­qui­lle­ro que di­ce ha­ber apren­di­do de sus pa­dres, Mi­guel Eduar­do Ver­ga­ra y Ma­ría El­vi­ra Ca­be­llo, la ho­nes­ti­dad, la leal­tad y el asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des por lo que se ha­ce y las de­ci­sio­nes que se to­man. GC

Un nue­vo es­ti­lo de alo­ja­mien­to se es­tá im­po­nien­do en las ciu­da­des tu­rís­ti­cas co­lom­bia­nas, en es­pe­cial las que es­tán bor­dea­das por el Mar Ca­ri­be, co­mo Car­ta­ge­na que vie­ne apli­can­do es­te con­cep­to de hos­pe­da­je con las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y en­mar­ca­das en su his­to­ria.

De Eu­ro­pa pro­vie­ne es­te tér­mino y su con­cep­to es uti­li­za­do pa­ra des­cri­bir ho­te­les de en­tor­nos ín­ti­mos, ge­ne­ral­men­te lu­jo­sos, no con­ven­cio­na­les y mon­ta­dos en an­ti­guas ca­sas.

Se di­fe­ren­cian de los de gran­des ca­de­nas por la cla­se de ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos que ofre­cen, en lo que a hos­pe­da­je se re­fie­re.

Ge­ne­ral­men­te es­tán am­bien­ta­dos con una te­má­ti­ca o es­ti­lo par­ti­cu­lar. Sue­len ser más pe­que­ños que los ho­te­les con­ven­cio­na­les.

La in­dus­tria ho­te­le­ra gi­ra en torno a cam­bios y de ma­ne­ra cons­tan­te. Y Car­ta­ge­na no se que­da atrás. An­te­rior­men­te las gran­des fir­mas ho­te­le­ras cap­ta­ban las pre­fe­ren­cias de los viajeros, ac­tual­men­te los hués­pe­des bus­can una ex­pe­rien­cia de alo­ja­mien­to per­so­na­li­za­da, con aten­ción a los de­ta­lles y a la ca­li­dad del ser­vi­cio.

Y es es­to lo que ha­ce la di­fe­ren­cia. En los ho­te­les bou­ti­que se fu­sio­na la ho­te­le­ría de pri­mer ni­vel en un am­bien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.