Fer­nan­do Gai­tán, le­tras ba­sa­das en reali­da­des

El vi­ce­pre­si­den­te de con­te­ni­dos del ca­nal RCN y au­tor de la exi­to­sa se­rie, ‘Yo soy Betty la fea’, ofre­ció un con­ver­sa­to­rio en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, ha­ce unos días.

Gente Caribe - - Invitado - TEX­TO Ana Mi­le­na Pu­glie­se Araú­jo Twit­ter: @An­nie­pu­glie­se FO­TOS Pren­sa RCN

star fren­te a una fi­gu­ra de la escritura y de la cons­truc­ción y na­rra­ción de his­to­rias en el país, co­mo lo es Fer­nan­do Gai­tán, es un epi­so­dio pa­ra no ol­vi­dar.

Es­cu­char sus múl­ti­ples anéc­do­tas —las cua­les sean ne­ga­ti­vas o po­si­ti­vas, las des­cri­be con igual y sin­gu­lar gra­cia— es to­do un de­lei­te.

Es en­ten­der có­mo un hom­bre que lu­chó por la li­te­ra­tu­ra y la escritura, co­mo una for­ma de vida —has­ta lle­gar a vi­vir de ella—, cuen­ta con sim­pa­tía cuan­do per­dió quí­mi­ca, cálcu­lo y tri­go­no­me­tría en el co­le­gio —y sin em­bar­go, lo­gró gra­duar­se, por­que los pro­fe­so­res sa­bían que lo de él es­ta­ba ale­ja­do de los nú­me­ros, más sin em­bar­go te­nía un fu­tu­ro im­por­tan­te—. Se le no­ta­ba.

Asi­mis­mo, es co­no­cer la pos­tu­ra de Fer­nan­do so­bre el ejer­ci­cio de la lec­tu­ra, co­mo un fac­tor que lo nu­trió des­de sus ini­cios. Pa­ra él, la lec­tu­ra ali­men­tó sus de­seos más pro­fun­dos de po­der con-

tar la reali­dad del país, a su ma­ne­ra.

Pe­ro más allá de co­lo­rear e ilus­trar la char­la en la que es­cu­ché y co­no­cí al actual vi­ce­pre­si­den­te de con­te­ni­dos del ca­nal RCN, res­pon­sa­ble y au­tor del éxi­to Yo soy Betty la fea, hay que des­ta­car su fir­me con­vic­ción por in­cen­ti­var a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que no de­jen de leer li­bros, cró­ni­cas y re­por­ta­jes de to­do ti­po. Co­mo tam­bién, su se­gu­ri­dad al de­cir que la lle­ga­da de la In­ter­net “for­zó a las per­so­nas a vol­ver a es­cri­bir”.

To­do es­to se dio en la Uni­ver­si­dad del Nor­te ha­ce unos días, cuan­do el li­bre­tis­ta vi­si­tó el al­ma má­ter pa­ra dar un con­ver­sa­to­rio so­bre los in­gre­dien­tes de los se­ria­dos exi­to­sos.

El es­cri­tor de te­le­no­ve­las co­mo Ca­fé con aro­ma de mu­jer y Gua­ji­ra, en­tre otras re­co­no­ci­das pro­duc­cio­nes a ni­vel na­cio­nal, ini­ció su dis­cur­so men­cio­nan­do la po­si­ción actual del es­cri­tor me­xi­cano Guillermo Arria­ga, con re­la­ción a los tér­mi­nos ‘es­cri­tor‘, ‘guio­nis­ta’ y ‘li­bre­tis­ta’.

“Le de­ci­mos li­bre­tis­ta al que es­cri­be tex­tos de te­le­vi­sión, y guio­nis­ta al que es­cri­be pa­ra ci­ne. Guillermo pre­fie­re lla­mar­los a to­dos es­cri­to­res, siem­pre y cuan­do exis­ta un ac­to de crea­ción. Que sea una obra ori­gi­nal, con una he­rra­mien­ta lla­ma­da guión, pa­ra con­tar esa his­to­ria. Eso sí, la for­ma na­rra­ti­va de un guión es di­fe­ren­te a la for­ma na­rra­ti­va de un li­bro. Una di­fe­ren­cia im­por­tan­te”, ase­gu­ró.

Con­tó que tu­vo su pri­mer acer­ca­mien­to con la pren­sa es­cri­ta a los 19 años, cuan­do ini­ció su ca­rre­ra de pe­rio­dis­ta en el pe­rió­di­co El Tiem­po. So­bre esa ex­pe­rien­cia agra­de­ce el ate­rri­za­je a la reali­dad que le dio, por­que “ve­nía de una for­ma­ción fi­lo­só­fi­ca. No sa­bía qué era un Mi­nis­tro, o una em­pre­sa de acue­duc­tos, o un ban­co. Fue ahí cuan­do en­ten­dí qué era un país, el Es­ta­do, los tres po­de­res y la po­bla­ción ci­vil. Me di cuen­ta, gra­cias al pe­rio­dis­mo, que po­día ser un es­cri­tor pa­ra las ma­sas. Y la te­le­vi­sión es el más con­cu­rri­do de to­dos los me­dios en el mun­do”.

Ade­más des­cu­brió que la reali­dad, en­tre trá­gi­ca, di­ver­ti­da, ma­ra­vi­llo­sa, tris­te y san­grien­ta, “tie­ne mu­chas he­rra­mien­tas y con­di­men­tos, que pa­ra los es­cri­to­res son una pie­za fun­da­men­tal”.

“Un ban­que­te, por así de­cir­lo, pa­ra es­cri­bir obras en cual­quier gé­ne­ro”, apun­tó.

De igual for­ma ma­ni­fes­tó que Co­lom­bia es un país “ab­so­lu­ta­men­te ri­co en his­to­rias”, y que los es­cri­to­res que exis­ten no al­can­zan a dar abas­to pa­ra con­tar “to­do lo que es­te país pro­du­ce”.

Ase­gu­ró que cuan­do se es es­cri­tor, di­rec­tor o pro­duc­tor, hay mu­chas reali­da­des que abar­car en las his­to­rias.

“Co­lom­bia es un país que ha es­ta­do en con­flic­to por mu­cho tiem­po, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te es muy cu­rio­so. Es el país de las fies­tas, de las mu­je­res be­llas, de la co­mi­da ma­ra­vi­llo­sa, del Car­na­val, de los rei­na­dos ca­da ocho días. Y esa mez­cla de san­gre, hu­mor, mu­je­res y Car­na­va­les, es muy curiosa. En­ton­ces te­ne­mos que en­con­trar las cla­ves pa­ra con­tar­le eso al mun­do por me­dio de las le­tras. Las reali­da­des del país”.

So­bre sus ini­cios en la te­le­vi­sión, ex­pre­só que el des­tino le hi­zo un lla­ma­do, por­que es­ta­ban ne­ce­si­tan­do guio­nis­tas.

“Ber­nar­do Ro­me­ro me pi­dió que le man­da­ra un guión. Le pe­dí a una ami­ga que me re­co­pi­la­ra los guio­nes que bo­ta­ban los ac­to­res en es­tu­dio, que ya no usa­ran, y me sen­té a es­tu­diar es­truc­tu­ra, qué es en reali­dad un guión, qué es el ex­te­rior, in­te­rior, las es­ce­nas, y có­mo se na­rra. To­da la teo­ría. Me to­có apren­der­la”, con­tó Fer­nan­do, agre­gan­do que tiem­po des­pués se le dio la opor­tu­ni­dad pa­ra ser guio­nis­ta y ma­te­ria­li­zar sus sue­ños.

IN­GRE­DIEN­TES DE UNA BUE­NA HIS­TO­RIA. A la pre­gun­ta de una chi­ca del au­di­to­rio, de cuá­les son los in­gre­dien­tes que de­be te­ner una bue­na his­to­ria pa­ra te­le­vi­sión, Fer­nan­do res­pon­dió que de­be te­ner ele­men­tos dra­ma­túr­gi­cos, por muy mo­der­na que sea.

“De­be te­ner ini­cio, dra­ma y desen­la­ce, la ma­te­má­ti­ca fá­cil y la tra­di­cio­nal. Ade­más, en te­le­vi­sión es muy im­por­tan­te el te­ma de la ex­pec­ta­ti­va. Que ha­ya un cre­ci­mien­to en los per­so­na­jes y con­flic­to de cla­ses y de ra­zas, así co­mo una his­to­ria de amor. Que los te­le­vi­den­tes vean un mo­de­lo de com­por­ta­mien­to. Na­die quie­re ver un po­bre que se que­dó sien­do po­bre en una te­le­no­ve­la. La idea es que vean el ejem­plo de có­mo as­cen­die­ron”, afir­mó el es­cri­tor, fi­na­li­zan­do su dis­cur­so con una “sen­sa­ción de que la In­ter­net se ha con­ver­ti­do en el cam­po de na­rra­ción de la gen­te jo­ven”.

Con res­pec­to a lo an­te­rior, hi­zo én­fa­sis en que es una con­di­ción a la que se le de­be sa­car pro­ve­cho.

SO­BRE BA­RRAN­QUI­LLA. Fer­nan­do ase­gu­ra que ama a Ba­rran­qui­lla y que vie­ne al me­nos una vez al año, pa­ra los Car­na­va­les.

¿Qué as­pec­tos pue­des ex­traer de P la cul­tu­ra cos­te­ña, que sa­bes que a los co­lom­bia­nos les gus­ta ver en te­le­vi­sión? R Los cos­te­ños nos tie­nen el país por la sar­tén. El país delira con ir a la Cos­ta. Tie­nen per­so­na­jes ban­de­ras de la ima­gen co­lom­bia­na co­mo García Már­quez, Sha­ki­ra y Car­los Vi­ves. Ade­más los em­ble­mas co­lom­bia­nos tam­bién son cos­te­ños, el som­bre­ro vuel­tiao y la cumbia, en­tre otros.

¿Qué le re­co­men­da­rías a las P nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que en es­tos mo­men­tos te ad­mi­ran y quie­ren se­guir­te los pa­sos? R La idea es que la gen­te em­pie­ce a vin­cu­lar­se des­de ya a tra­ba­jar y a en­ca­rre­tar­se con la te­le­vi­sión, guio­nes, pro­duc­ción, que es­cri­ban his­to­rias. Y bueno en el ca­so de Ba­rran­qui­lla, que ha­ya un so­por­te téc­ni­co y ar­tís­ti­co en la ciu­dad, pa­ra que los chi­cos de­jen de ir­se a Bo­go­tá a bus­car tra­ba­jo. La te­le­vi­sión ne­ce­si­ta que en ca­da ciu­dad ha­ya gen­te for­ma­da, pa­ra que ha­ga su te­le­vi­sión pro­pia. Y así cuan­do via­je­mos en­con­tre­mos ta­len­to pa­ra tra­ba­jar y pro­du­cir. Es que to­dos quie­ren ir­se pa­ra Bo­go­tá y no de­jan na­da en sus pro­pias ciu­da­des de ori­gen. GC

SO­BRE LA ESCRITURA.. “Siem­pre qui­se ser un es­cri­tor li­te­ra­rio, y po­der na­rrar y crear bue­nas his­to­rias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.