“No soy chef, sino un apa­sio­na­do de la co­ci­na” LAN­GOS­TI­NOS DE­VIS

De­vis De la Cruz tie­ne más de 60 años de ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, sien­do co­no­ce­dor tan­to de la bue­na me­sa co­mo de la cu­li­na­ria, pre­fie­re ser con­si­de­ra­do un aman­te de la gas­tro­no­mía.

Gente Caribe - - Sabores - TEX­TO Angélica Con­ra­do Cú­driz an­ge­li­ca.con­ra­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Re­co­no­ci­do co­mo un de­cano de la gas­tro­no­mía lo­cal, De­vis De la Cruz se ha ca­rac­te­ri­za­do por su amor por la cul­tu­ra cu­li­na­ria de nues­tra re­gión.

Sin em­bar­go, con­fie­sa que la co­mi­da fran­ce­sa es su fa­vo­ri­ta, aun­que se­pa pre­pa­rar los más ri­cos pla­tos de la gas­tro­no­mía in­ter­na­cio­nal.

Apren­dió de los me­jo­res. Ha­ce más de 60 años, cuan­do Ba­rran­qui­lla vi­vía la épo­ca de oro, lle­ga­ban por bar­co ex­tran­je­ros que traían con­si­go el co­no­ci­mien­to gas­tro­nó­mi­co de sus tie­rras.

Sien­do muy ni­ño, De­vis co­men­zó a tra­ba­jar en el Ho­tel El Pra­do, en don­de apren­dió lo más bá­si­co en el ma­ne­jo no so­lo de un ho­tel, sino de una co­ci­na.

Con es­ta ex­pe­rien­cia en la mano, De­vis fue cre­cien­do po­co a po­co en co­no­ci­mien­tos gas­tro­nó­mi­cos, ma­ne­jo de per­so­nal y or­ga­ni­za­ción de eventos, in­clui­dos sus buf­fet.

Muy pron­to su ca­pa­ci­dad fue co­no­ci­da en la ciu­dad, lle­gan­do has­ta los ex­per­tos del Country Club, en don­de es­te ba­ra­noe­ro ha he­cho una gran­dio­sa ca­rre­ra no so­lo co­mo chef, sino tam­bién co­mo ase­sor y has­ta edu­ca­dor, pues­to que por el club pa­san los es­tu­dian­tes de las es- cue­las de co­ci­na de la ciu­dad, en ca­rác­ter de pa­san­tes y prac­ti­can­tes.

Las crea­cio­nes cu­li­na­rias de De­vis De la Cruz han si­do de­gus­ta­das por mu­chas per­so­nas a lo lar­go de más de cin­co dé­ca­das de­di­ca­das a la co­ci­na.

Su cu­li­na­ria se ba­sa en sus co­no­ci­mien­tos de las di­fe­ren­tes gas­tro­no­mías, así co­mo la de la re­gión Ca­ri­be, pu­dien­do ha­cer ex­ce­len­tes crea­cio­nes fu­sio­nan­do la ma­jes­tuo­si­dad de di­ver­sos pla­tos con los in­gre­dien­tes cos­te­ños.

Su vida es­tá li­ga­da al Country y a su Res­tau­ran­te De­vis, el que abrió sus puer­tas nue­va­men­te ha­ce dos me­ses, de­bi­do al gran número de so­li­ci­tu­des de los clien­tes.

Res­tau­ran­te De­vis se man­tu­vo en ser­vi­cio por más de 20 años de tra­di­ción en la ciu­dad y ha­ce ocho me­ses fue ce­rra­do por fal­ta de tiem­po del chef.

Co­mo afir­ma­mos an­tes, la co­ci­na fran­ce­sa es la pre­fe­ri­da de De­vis De la Cruz. La mis­ma es­tá ba­sa­da por su va­rie­dad, fru­to de la di­ver­si­dad re­gio­nal fran­ce­sa, tan­to cul­tu­ral co­mo de ma­te­rias pri­mas, pe­ro tam­bién por su re­fi­na­mien­to.

Ello es lo que ha­ce de es­ta una mues­tra de lo que le gus­ta trans­mi­tir a De­vis en su co­ci­na por­que “pa­ra un co­men­sal, lo más im­por­tan­te es sen­tir­se co­mo en ca­sa a don­de va a co­mer”, di­ce en­fá­ti­co.

Y es­ta es real­men­te su éxi­to, una con­sig­na que ha trans­mi­ti­do a tra­vés de los años, tan­to a sus dis­cí­pu­los co­mo a su fa­mi­lia.

De he­cho, así es. Mien­tras se lle­va­ba a ca­bo es­ta en­tre­vis­ta, lle­ga­ron a Res­tau­ran­te De­vis quie­nes in­sis­tie­ron en su aper­tu­ra a com­par­tir en fa­mi­lia la co­mi­da que el chef les pre­pa­ra en su me­sa pa­ra ellos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.