JE­SÚS ACE­VE­DO MA­GAL­DI

Gente Caribe - - Perfil - TEX­TO Ade­lai­da Ca­bra­les Her­nán­dez ade­lai­da.ca­bra­[email protected]­he­ral­do.co Twit­ter: @ad­caher­nan­dez FO­TOS Car­los Cor­de­ro Pe­ña

Des­de pe­que­ño Je­sús Ace­ve­do Ma­gal­di es­tu­vo ro­dea­do de có­di­gos, le­yes y reunio­nes po­lí­ti­cas. En su fa­mi­lia hay va­rios abo­ga­dos: su pa­dre, sus tíos, pri­mos, y has­ta su her­mano ma­yor. Ellos lo mo­ti­va­ron a op­tar por es­ta pro­fe­sión.

“Sin em­bar­go, cuan­do uno va a ter­mi­nar el co­le­gio siem­pre tie­ne va­rias ideas, por lo que mi ma­má, Nin­fa Ma­gal­di, quien es psi­có­lo­ga, a tra­vés de su acom­pa­ña­mien­to vo­ca­cio­nal pro­fe­sio­nal pu­do ter­mi­nar de orien­tar mi amor y pa­sión por el de­re­cho”, cuen­ta or­gu­llo­so.

Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Li­bre y se es­pe­cia­li­zó en de­re­cho y gestión am­bien­tal. Es ma­gís­ter en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo y en la ac­tua­li­dad, es­tá cul­mi­nan­do una es­pe­cia­li­za­ción en el área pe­nal.

Sus pri­me­ros pa­sos en su pro­fe­sión fue­ron co­mo mo­ni­tor de de­re­cho en la uni­ver­si­dad, don­de tu­vo la po­si­bi­li­dad de ca­pa­ci­tar­se en do­cen­cia, cuan­do aún era es­tu­dian­te de úl­ti­mo año.

Tan pron­to ter­mi­nó su ca­rre­ra ini­ció sus es­tu­dios de post­gra­do sin de­mo­ra, gra­cias a que fue pre­mia­do con la exo­ne­ra­ción de pre­pa­ra­to­rios por ha­ber ob­te­ni­do el más al­to re­sul­ta­do en las prue­bas Ecaes ( hoy, Sa­ber Pro) de la uni­ver­si­dad.

Se desem­pe­ña co­mo do­cen­te en la Uni­ver­si­dad Li­bre y es di­rec­tor de la maes­tría en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo. Igual­men­te la­bo­ra en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, y dic­ta cla­se en post­gra­dos de va­rias ins­ti­tu­cio­nes a ni­vel na­cio­nal.

Tam­bién se ha desem­pe­ña­do pro­fe­sio­nal­men­te en la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal del Ce­sar – Cor­po­ce­sar, don­de, di­ce, se des­per­tó su pa­sión e in­te­rés por el cui­da­do y pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Así mis­mo, es­tá vin­cu­la­do al Da­mab en ca­li­dad de abo­ga­do.

“Soy un apa­sio­na­do por la po­lí­ti­ca y por mi pro­fe­sión. Día a día tra­to de pre­pa­rar­me más pa­ra po­der brin­dar lo me­jor a mis es­tu­dian­tes y a las en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das pa­ra las que pres­to mis ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les”, en­fa­ti­za.

Es­tá ad por­tas de pu­bli­car su pri­mer li­bro de­no­mi­na­do “La res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y dis­ci­pli­na­ria de los ser­vi­do­res pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les por el da­ño am­bien­tal en Co­lom­bia”.

De ca­rác­ter ama­ble y dis­pues­to. Es el me­nor de tres her­ma­nos. Re­cién ca­sa­do en di­ciem­bre con Lui­sa Fer­nan­da Uhía Ba­rrios, quien es mé­di­co de pro­fe­sión y con quien ha for­ma­do un lin­do ho­gar.

¿Qué es lo que más le apa­sio­na P de su la­bor?

El po­der con­tri­buir a la so­cie­dad, R re­sol­ver con­flic­tos.

¿Cuá­les son los pros y con­tras de P es­ta pro­fe­sión? R Co­mo pro po­dría ser la ver­sa­ti­li­dad que te ofre­ce una pro­fe­sión li­be­ral ya que el cam­po de ac­ción es ili­mi­ta­do. Los con­tra po­dría­mos ha­blar del es­tig­ma ne­ga­ti­vo de la so­cie­dad ha­cia los abo­ga­dos, ya que las­ti­mo­sa­men­te unas po­cas per­so­nas lo han la­bra­do.

¿Cuén­te­nos de su la­bor co­mo P ase­sor ju­rí­di­co en el Da­mab? R El Da­mab es una en­ti­dad que ha ve­ni­do cre­cien­do día a día, en la cual se ha vis­to un li­de­raz­go di­rec­ti­vo que hoy per­mi­te que to­dos los que ha­ce­mos par­te de es­ta en­ti­dad nos sin­ta­mos or­gu­llo­sos por los pro­yec­tos y re­sul­ta­dos que he­mos ob­te­ni­do. Me ha per­mi­ti­do apor­tar un gra­ni­to de are­na pa­ra cons­truir una ciu­dad am­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble, por lo que he acom­pa­ña­do a la di­rec­to­ra Jac­ke­li­ne Rei­na en múl­ti­ples pro­yec­tos, co­mo el com­po­nen­te am­bien­tal del plan de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, en­tre otros.

¿Có­mo es ese nue­vo per­fil de los P abo­ga­dos del si­glo XXI? R De­be ser ins­tru­men­to de paz y no de con­flic­to, hoy el abo­ga­do que no se ac­tua­li­ce cons­tan­te­men­te es­tá con­de­na­do a sa­lir del mer­ca­do la­bo­ral, por lo que el abo­ga­do del si­glo XXI de­be es­tar siem­pre es­tu­dian­do y pre­pa­rán­do­se.

¿Que se ne­ce­si­ta pa­ra ser un P can­di­da­to a es­tu­diar de­re­cho? R Pa­ra ser un abo­ga­do se ne­ce­si­ta pa­sión, amar la lec­tu­ra, mu­cho com­pro­mi­so, li­de­raz­go, se­rie­dad, pe­ro, so­bre to­do, vo­ca­ción de ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad.

¿Có­mo es la de­man­da de es­ta P pro­fe­sión en nues­tro me­dio? R El mer­ca­do la­bo­ral es­tá pre­pa­ra­do so­lo pa­ra los me­jo­res y más pre­pa­ra­dos. Nues­tra pro­fe­sión tie­ne una ven­ta­ja y es la ver­sa­ti­li­dad que es­ta te ofre­ce y las múl­ti­ples es­pe­cia­li­da­des exis­ten­tes que van de la mano con los cam­bios so­cia­les. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.