Jaime Res­tre­po: fo­tó­gra­fo del cie­lo, ‘pes­ca­dor’ de opor­tu­ni­da­des

“To­do pes­ca­dor sue­ña con atra­par un gran pez” pa­ra Jaime su em­pre­sa es el ins­tru­men­to con el que desea ins­ta­lar su nom­bre en la his­to­ria, rea­li­zan­do crea­cio­nes que es­ca­pen al tiem­po.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Ra­fael Pa­bón Co­rreo o Email FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ar­chi­vo Big­fish

Com­pren­der, to­mar la de­ci­sión de mo­ver­nos des­de un pun­to de par­ti­da es­ta­ble ha­cia una me­ta cu­ya ubi­ca­ción nos re­sul­ta in­cier­ta, atra­ve­san­do un ca­mino des­co­no­ci­do sin de­jar de ca­mi­nar, es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre des­ta­car­se o per­ma­ne­cer en un có­mo­do equi­li­brio sin pro­yec­cio­nes.

Jaime Res­tre­po, ba­rran­qui­lle­ro de 25 años gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad

del Nor­te en co­mu­ni­ca­ción so­cial y pe­rio­dis­mo, ha re­co­rri­do un lar­go ca­mino pa­ra lle­gar has­ta el pun­to en que se en­cuen­tra aho­ra, con sus sue­ños di­bu­ján­do­se con ma­yor cla­ri­dad en el ho­ri­zon­te y un sen­de­ro que ca­da vez se sien­te más se­gu­ro de an­dar; to­do es­to ba­jo un nom­bre, Big­fish, y su im­pul­so por so­ñar des­pier­to, no pa­ra per­der­se en las nu­bes, sino pa­ra ba­jar­las al sue­lo a tra­vés de una cá­ma­ra y un he­li­cóp­te­ro.

Gran Pez, co­mo tra­du­ce al es­pa­ñol, no es una ale­go­ría cual­quie­ra, las ra­zo­nes son mu­cho más pro­fun­das de lo que pa­re­cen en prin­ci­pio. “Mu­chas ve­ces las per­so­nas me pre­gun­tan ¿por qué ese nom­bre? la razón es que to­do pes­ca­dor sue­ña con atra­par un gran pez, mien­tras que en el mar siem­pre los pe­ces pe­que­ños res­pe­tan a los pe­ces gran­des, ser un gran pez re­pre­sen­ta en­ton­ces ho­nor y an­he­lo, y así que­dó la em­pre­sa, por to­do lo que soy y de­seo ser”.

En la ac­tua­li­dad, Jaime ofre­ce a tra­vés de su em­pre­sa ser­vi­cios de gra­ba­ción de vi­deos, fo­to­gra­fías, edi­ción y de­más pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les, sin em­bar­go, lo que lo di­fe­ren­cia del res­to de per­so­nas que se desem­pe­ñan en la mis­ma área de ser­vi­cios es su ca­pa­ci­dad de innovación y qui­zás la locura pa­ra to­mar­se en se­rio aquel re­frán que re­za que el cie­lo es el lí­mi­te.

Lue­go de in­ves­ti­ga­ción, y uti­li­zan­do los con­tac­tos que te­nía con un ami­go que trabajaba pa­ra la NASA, Jaime se hi­zo con un he­li­cóp­te­ro ra­dio con­tro­la­do al cual le adi­cio­nó una cá­ma­ra que sir­ve a los pro­pó­si­tos de gra­bar vi­deos y to­mar fo­to­gra­fías, lo­gran­do así ofre­cer un pro­duc­to que, li­te­ral­men­te, lle­ga has­ta el cie­lo e in­clu­so más, pues, co­mo el mis­mo di­ce “lo que me in­tere­sa no es sim­ple­men­te dar una fo­to o un vi­deo, mi in­te­rés es ser di­fe­ren­te, in­no­var, por eso ayu­do a mis clien­tes a usar esos pro­duc­tos con es­tra­te­gias de mer­ca­deo en re­des so­cia­les”.

Aun­que en la ac­tua­li­dad ya ha­ce tra- ba­jos pa­ra gran­des em­pre­sas y las co­sas em­pie­zan a to­mar rum­bo, Jaime no ol­vi­da de don­de vie­ne, ni a dón­de quie­re lle­gar. El co­mien­zo fue di­fí­cil, fa­lló en su pri­mer pro­yec­to em­pre­sa­rial y pos­te­rior­men­te tra­ba­jó pa­ra una em­pre­sa du­ran­te po­co más de seis me­ses, am­bas ex­pe­rien­cias lo for­ja­ron pa­ra in­ten­tar al­can­zar nue­va­men­te sus sue­ños, ar­ma­do del ele­men­to más va­lio­so, la ex­pe­rien­cia.

To­dos sus pro­yec­tos co­men­za­ron por el amor que sien­te ha­cia el ar­te, y por ese amor con­ti­núan sien­do al­go es­pe­cial, pues ase­gu­ra que “de­trás de ca­da rea­li­za­ción, sea cual sea, de­be ha­ber al­go más, una his­to­ria, al­go con lo que las per­so­nas se pue­dan re­la­cio­nar, que pue­dan sen­tir”. Si le pre­gun­tan por lo que sien­te él, des­pués de to­do lo que ha apren­di­do, al ver uno de sus pro­yec­tos ter­mi­na­dos, sus pa­la­bras se po­drían re­su­mir en una con­sig­na “Sa­tis­fac­ción por sa­ber que al clien­te le ha gus­ta­do, y la sen­sa­ción de que pue­do ha­cer­lo aún me­jor”. GC

SO­BRE EL... “Ca­da tra­ba­jo, más allá de que se vea bo­ni­to, de­be te­ner una razón pa­ra ha­cer­se.”. SO­BRE EL... “Po­co a po­co he ido con­si­guien­do lo que desea­ba, pe­ro uno nun­ca ter­mi­na de cons­truir.”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.