Las cons­te­la­cio­nes de Te­re­sa Ro­sa­les

A tra­vés de vías al­ter­na­ti­vas, es­ta re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga cen­tra su la­bor en ha­cer que las vi­das de las de­más per­so­nas sean ca­da vez me­jo­res, su prin­ci­pal re­com­pen­sa.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Ra­fael Pa­bón FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

La vida es un ca­mino de des­cu­bri­mien­tos y apren­di­za­je, nun­ca se sa­be qué nos es­pe­ra por de­lan­te ni có­mo li­dia­re­mos con ello; sin em­bar­go, tam­po­co es­ta­mos del to­do cons­cien­tes de lo que va­mos de­jan­do tras no­so­tros ni de sus im­pli­ca­cio­nes en nues­tra sa­lud men­tal y en nues­tras vi­das en ge­ne­ral.

Co­mo si no fue­ra po­co, ya te­nien­do pro­ble­mas pa­ra ma­ne­jar y en­ten­der la di­men­sión de nues­tros ac­tos pa­sa­dos, car­gar con la pre­sión psi­co­ló­gi­ca de las ac­cio­nes que al­gún an­te­pa­sa­do ha­ya co­me­ti­do al in­te­rior de nues­tro sis­te­ma fa­mi­liar, que no ha­yan si­do re­suel­tas y si­gan re­car­gan­do su pe­so en otras ge­ne­ra­cio­nes, es un pro­ble­ma aún más di­fí­cil de so­bre­lle­var.

Es­tos asun­tos, que se ba­san en la ló­gi­ca de Bert Hellinger y su teo­ría de las cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, son el te­ma cen­tral que ata­ña a Te­re­sa Ro­sa­les, una psi­có­lo­ga que de­di­ca su vida a me­jo­rar las de las de­más per­so­nas.

Su ca­rre­ra co­men­zó ha­ce 40 años, cuan­do se de­ci­dió a es­tu­diar psi­co­lo­gía en la uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Bo­go­tá. Es­te ca­mino no es­tu­vo

exen­to de sor­pre­sas, in­clu­so des­de el co­mien­zo mis­mo, pues real­men­te no era la ca­rre­ra que Te­re­sa se ha­bía plan­tea­do es­tu­diar. “Yo to­da la vida di­je que iba a ser ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas pa­ra ma­ne­jar el ne­go­cio fa­mi­liar, sin em­bar­go, re­sul­ta que yo era la que siem­pre re­sol­vía los pro­ble­mas de mis ami­gas con sus no­vios, y es­ta­ba ayu­dan­do a que en mi fa­mi­lia re­sol­vie­ran sus con­flic­tos”.

Al dar­se cuen­ta de es­ta reali­dad, su­ma­da a otros pun­tos co­mo las re­co­men­da­cio­nes de al­gu­nas co­no­ci­das que le ins­ta­ban a se­guir di­cho ca­mino, Te­re­sa to­mó la pri­me­ra de­ci­sión que de­fi­ni­ría su tra­yec­to­ria pa­ra siem­pre.

Ya en la fa­cul­tad, el nue­vo mun­do que des­cu­brió la des­lum­bró por com­ple­to, se dio cuen­ta de que es­ta­ba en su ám­bi­to e in­clu­so lo­gró al­can­zar el pri­mer lu­gar de su gru­po. “Cuan­do uno en­cuen­tra lo que es pa­ra uno, las co­sas se em­pie­zan a dar ca­si que por iner­cia, es co­mo si la vida te flo­re­cie­ra”.

Una vez ter­mi­na­da su eta­pa es­tu­dian­til, vino la par­te la­bo­ral, en la cual pu­so en prác­ti­ca los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos y desa­rro­llo aún más su com­pren­sión so­bre la na­tu­ra­le­za de los pro­ble­mas que aque­jan a las per­so­nas en su dia­rio vi­vir. Aun­que vio in­te­rrum­pi­do du­ran­te un tiem­po la in­ten­si­dad de su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de­bi­do al na­ci­mien­to de sus dos hi­jos, en su men­te ya se iba ges­tan­do su pro- yec­to más im­por­tan­te: su fun­da­ción Ser ca­paz.

Pro­pi­ciar el cam­bio de ac­ti­tud, la trans­for­ma­ción per­so­nal, y la ex­pan­sión de la cons­cien­cia es la me­ta de Ser ca­paz. “Nues­tra fun­da­ción par­te del con­cep­to de que no te­ne­mos que ser agen­tes de ca­ri­dad, te­nien­do en cuen­ta que al so­co­rrer a la gen­te sin en­se­ñar­les na­da no les es­tas dan­do la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir sus pro­pias po­ten­cia­li­da­des; por ello, nos orien­ta­mos ha­cia los lí­de­res de ciu­dad, pues al cam­biar la men­ta­li­dad de las per­so­nas que tie­nen po­der pue­des cam­biar la men­ta­li­dad de to­da la ciu­dad”.

El plan era sim­ple: dar­le un lu­gar a las per­so­nas pa­ra que pu­die­sen en­con­trar guía y re­po­so pa­ra cuan­do sa­lie­ran de sus tra­ba­jos o es­tu­vie­ran es­tre­sa­dos, y así po­co a po­co cam­bian­do el co­ra­zón de la ciu­dad.

No obs­tan­te, la máxima re­ve­la­ción pa­ra Te­re­sa vino des­pués en una con­ven­ción a la que asis­tió en una oca­sión, en la que se con­gre­ga­ron va­rias ONG pa­ra ha­blar acer­ca del pro­ble­ma de la vio­len­cia y el desar­me. “Es­cu­ché ha­blar de mu­chí­si­mas al­ter­na­ti­vas po­si­bles y con­cep­tos so­bre el te­ma, pe­ro cuan­do lle­gó mi turno fui la úni­ca que se re­fi­rió al desar­me del co­ra­zón”.

Una vez ter­mi­na­da su in­ter­ven­ción, un com­pa­ñe­ro se le acer­có y le ha­bló de al­go que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do an­tes: las cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Es­te con­cep­to, pro­pues­to por Hellinger, la re­vo­lu­cio­nó, y el li­bro Fe­li­ci­dad Dual se con­vir­tió en su ma­nual de ca­be­ce­ra.

Des­de en­ton­ces, se de­di­ca a uti­li­zar es­ta doc­tri­na pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a ‘des­blo­quear’ sus pro­ble­mas trans­ge­ne­ra­cio­na­les, aque­llas car­gas emo­cio­na­les que les im­pi­den lle­var vi­das ple­nas y en ar­mo­nía con aque­llos que más aman, o in­clu­so en em­pre­sas, me­jo­ran­do no­ta­ble­men­te las re­la­cio­nes.

Sus pla­nes pa­ra fu­tu­ro son no de­jar de mi­rar el pa­sa­do, pa­ra se­guir so­lu­cio­nan­do con­flic­tos pre­sen­tes y me­jo­rar el fu­tu­ro de to­do aquel que acu­de por su ayu­da, al­go que ase­gu­ra le cau­sa una sa­tis­fac­ción que no se igua­la a nin­gu­na otra co­sa que pu­die­ra ex­pe­ri­men­tar en su vida.

SO­BRE ELLA... “Hay otras for­mas de ver la psi­co­lo­gía más allá del psi­coa­ná­li­sis y la mi­ra­da del in­cons­cien­te per­so­nal.”.

SO­BRE ELLA... “Crea­mos ‘Ser ca­paz’ con el pro­pó­si­to de ha­cer un es­pa­cio en la ciu­dad pa­ra pro­pi­ciar el cam­bio de ac­ti­tud.”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.