Dos men­tes vi­sio­na­rias que lu­chan por dis­mi­nuir los ín­di­ces de vio­len­cia

Ma­ría Ca­ro­li­na Vé­lez Gra­cia es una abo­ga­da que tra­ba­ja de la mano de la psi­có­lo­ga Tru­dis Iba­rra Ál­va­rez en la cam­pa­ña ‘Por­que te quie­ro no te apo­rreo’, que bus­ca di­fun­dir es­tra­te­gias y ex­ten­der una mano ami­ga a las víc­ti­mas de la vio­len­cia.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - FO­TOS Johan Oso­rio Es­co­bar

Son ami­gas, pro­fe­sio­na­les com­pro­me­ti­das, tra­ba­jan de la mano y an­te to­do, dos men­tes vi­sio­na­rias con un mis­mo ob­je­ti­vo: sa­car ade­lan­te sus pro­yec­tos y rea­li­zar un acom­pa­ña­mien­to a las mu­je­res y a la so­cie­dad en ge­ne­ral, pa­ra pre­ve­nir al­tos ín­di­ces de vio­len­cia.

To­do a par­tir de ac­ti­vi­da­des que con­cien­ti­cen a los se­res hu­ma­nos de que los ac­tos y con­duc­tas vio­len­tas nun­ca se­rá un vehícu­lo pa­ra el pro­gre­so.

Ellas son Ma­ría Ca­ro­li­na Vé­lez Gra­cia y Tru­dis Iba­rra Ál­va­rez, una abo­ga­da y una psi­có­lo­ga, que a par­tir de sus múl­ti­ples ex­pe­rien­cias y con­tac­to con la co­mu­ni­dad, de­ci­die­ron unir sus co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des pa­ra apor­tar su grano de are­na al desa­rro­llo del ima­gi­na­rio de los ba­rran­qui­lle­ros, con el fin de que no em­pleen la vio­len­cia co­mo so­lu­ción a sus pro­ble­mas, y que en vez de agre­dir fí­si­ca y ver­bal­men­te a los otros, uti­li­cen la co­mu­ni­ca­ción y el diá­lo­go co­mo es­tra­te­gia.

Am­bas desa­rro­llan des­de ha­ce un tiem­po la cam­pa­ña ‘Por­que te quie­ro no te apo­rreo’, di­ri­gi­da prin­ci­pal­men­te a las mu­je­res que han si­do víc­ti­mas del mal­tra­to, pe­ro tam­bién con am­plia di­fu­sión a las de­más per­so­nas en ge­ne­ral. La vio­len­cia es­tá en to­dos la­dos y no tie­ne es­tra­to.

“Se vi­ve en los ho­ga­res de los más po­bres y en el de los más adi­ne­ra­dos”, cuen­ta Ma­ría Ca­ro­li­na.

“Lo que bus­ca­mos con es­ta cam­pa­ña es aler­tar a la so­cie­dad de que el mal­tra­to es­tá in­fluen­cia­do por di­fe­ren­tes as­pec­tos culturales. Na­die de­be ser mal­tra­ta­do, por cual­quie­ra que sea su con­di­ción”, ex­pre­sa Tru­dis.

Es­ta úl­ti­ma, cuen­ta que el pa­sa­do 30 de no­viem­bre se lle­vó a ca­bo una con­fe­ren­cia del pro­yec­to en la Cu­ria Ar­qui­dio­ce­sa­na, “en el mar­co del Día in­ter­na­cio­nal de la lu­cha con­tra la vio­len­cia a la mu­jer”, con el apoyo de la Ar­qui­dió­ce­sis y la So­cie­dad Por­tua­ria Re­gio­nal de Ba­rran­qui­lla.

“Hi­ce una in­ter­ven­ción que abar­có los ima­gi­na­rios que pro­pen­den es­ce­na­rios de vio­len­cia en las re­la­cio­nes de pa­re­ja”, re­la­ta Tru­dis, agre­gan­do que se brin­dó un acom­pa­ña­mien­to con una ex­po­si­ción de fo­to­gra­fías de la ar­tis­ta Sal­wa Amash­ta, con imá­ge­nes alu­si­vas y con­tun­den­tes del mal­tra­to a la mu­jer.

De igual for­ma, la psi­có­lo­ga, oriun­da de La Gua­ji­ra, men­cio­nó dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes en la ciu­dad, en­tre esas una char­la a los es­tu­dian­tes del Co­le­gio Mary­mount so­bre las re­fle­xio­nes que de­be­mos ha­cer los se­res hu­ma­nos en pro a una me­jor con­vi­ven­cia.

Por su par­te, Ma­ría Ca­ro­li­na, na­ci­da en Ba­rran­qui­lla, con raí­ces cor­do­be­sas, ex­pre­sa que su apor­te al pro­yec­to lo rea­li­za de la mano de la fun­da­ción Fu­tu­ros Va­lo­res, de la cual es di­rec­to­ra.

“La fun­da­ción, crea­da ha­ce 22 años jun­to a mi madre So­co­rro de Vé­lez, tra­ba­ja con ni­ños y jó­ve­nes en si­tua­ción de ries­go y desa­rro­lla cam­pa­ñas de pre­ven­ción con­tra la vio­len­cia, abu­so in­fan­til y agre­sión in­tra­fa­mi­liar, co­mo tam­bién tie­ne la la­bor de dic­tar ta­lle­res de pau­tas de crian­zas y ma­ne­jo de la au­to­ri­dad pa­ra pa­dres”, ase­gu­ra la abo­ga­da, agre­gan­do que el apoyo y ex­ten­sa co­mu­ni­ca­ción con la em­pre­sa que ge­ren­cia Tru­dis, se con­vir­tió en un fac­tor vi­tal pa­ra que los di­ver­sos pro­yec­tos se ha­gan reali­dad.

“Fu­sio­na­mos nues­tro apor­te pa­ra los me­nos fa­vo­re­ci­dos y pa­ra las víc­ti­mas del mal­tra­to”, apun­ta Ma­ría Ca­ro-

lina quien tra­ba­jó un tiem­po en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, lue­go fue ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­va de Ter­pel y pos­te­rior­men­te la­bo­ró en la So­cie­dad Por­tua­ria Re­gio­nal de Ba­rran­qui­lla. Tam­bién fue lí­der en el pro­yec­to de la Fun­da­ción Puer­to de Ba­rran­qui­lla, la cual di­ri­gió has­ta ha­ce po­co tiem­po, don­de fo­ca­li­za­ba su la­bor ha­cia las co­mu­ni­da­des del su­ro­rien­te de la ciu­dad.

Asi­mis­mo ma­ni­fies­ta que la edu­ca­ción del in­di­vi­duo en edad tem­pra­na in­flu­ye mu­cho en el ciu­da­dano del fu­tu­ro. “Si es­tos ni­ños es­tán na­cien­do en ho­ga­res con en­tor­nos vio­len­tos, qué se pue­de es­pe­rar de ellos cuan­do sean gran­des”, agre­ga la es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad del Ex­ter­na­do, quien a la vez es la coor­di­na­do­ra de la Co­mi­sión de Justicia y Paz de la Ar­qui­dió­ce­sis de Ba­rran­qui­lla.

TRU­DIS IBA­RRA. Es ma­gís­ter en psi­co­lo­gía, es­pe­cia­lis­ta en ge­ren­cia de re­cur­sos hu­ma­nos de la Uni­ver­si­dad del Nor­te y es­pe­cia­lis­ta en sa­lud men­tal y pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de la far­ma­co­de­pen­den­cia, en el mar­co del convenio de la em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos y la fun­da­ción Uclad, Uni­dos con­tra las dro­gas.

Es ge­ren­te de Ca­pa­ci­ta Ase­so­rías y Desa­rro­llo Hu­mano, des­de ha­ce 17 años, con la que brin­da acom­pa­ña­mien­to a di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes, con el fin de for­mar a los tra­ba­ja­do­res co­mo in­di­vi­duos de bien, “y que se sien­tan es­ti­mu­la­dos pa­ra ser pro­duc­ti­vos”.

“En mi la­bor me en­car­go de rea­li­zar pro­ce­sos de se­lec­ción, ca­pa­ci­ta­ción y en­tre­na­mien­to al per­so­nal de di­fe­ren­tes ni­ve­les en las com­pa­ñías, al­tos di­rec­ti­vos, man­dos me­dios y ope­ra­ti­vos, con el fin de au­men­tar el ni­vel de com­pe­ten­cia de es­tos a fa­vor del di­rec­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co de la em­pre­sa. Rea­li­zo pro­ce­sos de coaching, eva­lua­ción del desem­pe­ño y eje­cu­to pla­nes de desa­rro­llo que au­men­ten su ni­vel de efec­ti­vi­dad”, cuen­ta.

An­te­rior­men­te di­ri­gió el área de bie­nes­tar y ca­pa­ci­ta­ción de la So­cie­dad Por­tua­ria. Tie­ne dos her­mo­sas hi­jas, Ma­ría Angélica, de 18 años y Va­len­ti­na de 11.

Nues­tros per­so­na­jes de Gen­te Ca­ri­be de hoy son dos mu­je­res con­ven­ci­das de que la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las em­pre­sas de hoy y del fu­tu­ro, re­quie­ren un en­fo­que hu­ma­ni­ta­rio, que des­de su res­pec­ti­vas or­ga­ni­za­cio­nes es­ti­mu­le los pro­yec­tos que se lle­van a ca­bo con sus pú­bli­cos ob­je­ti­vos. GC

SO­BRE SU EN­FO­QUE LA­BO­RAL... “En 27 años he tra­ba­ja­do con em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les y na­cio­na­les, fa­ci­li­tan­do pro­ce­sos de me­jo­ra­mien­to in­te­gral de los tra­ba­ja­do­res de las or­ga­ni­za­cio­nes”. SO­BRE EL OB­JE­TI­VO DE LA FUN­DA­CIÓN QUE DI­RI­GE... “Una de nues­tras me­tas más im­por­tan­tes es otor­gar­le una opor­tu­ni­dad a los ni­ños y per­so­nas me­nos fa­vo­re­ci­das, pa­ra que cons­tru­yan una so­cie­dad ideal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.