EX­PE­RIEN­CIA

Ró­bin­son trae a co­la­ción que su ini­cio en la te­le­vi­sión fue en CM&, ba­jo la tu­te­la de Ya­mid Amat. Ac­tual­men­te él di­ri­ge el No­ti­cie­ro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y seis es­pa­cios más den­tro de es­ta mis­ma cor­po­ra­ción del Go­bierno.

Gente Caribe - - Protagonis­ta -

tra­po y es­tu­dian­do ob­via­men­te”. To­dos los días año­ra y re­cuer­das esas es­ce­nas de su vida, así co­mo los mo­men­tos en fa­mi­lia al la­do de sus pa­dres Jo­sé Fran­cis­co Cas­ti­llo Fi­gue­roa y Ma­ría Cha­rris de Cas­ti­llo. Días de fe­li­ci­dad y di­ver­sión, lle­nos de in­ge­nui­dad y pi­la­tu­nas pro­pias de la in­fan­cia.

Cuen­ta que ama a sus pa­dres por igual, por los va­lo­res que le in­cul­ca­ron a él y a sus her­ma­nos Je­sús Emi­lio, Nelly, Edio­ver, Jo­sé Fran­cis­co y Mi­le­na, sin em­bar­go, tien­de a te­ner una per­so­na­li­dad muy si­mi­lar a la de su pa­dre.

Re­cor­dan­do otros mo­men­tos de su vida di­ce que en ge­ne­ral fue muy de­di­ca­do al es­tu­dio, “afor­tu­na­da­men­te siem­pre me man­tu­ve en los cin­co pri­me­ros lu­ga­res, y sin du­da, el es­pa­ñol, las áreas so­cia­les, eran las que ma­yor mo­ti­va­ción me ge­ne­ra­ban. Mien­tras que la fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas no tan­to”.

Ró­bin­son es­tu­dió co­mu­ni­ca­ción so­cial-pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be de Ba­rran­qui­lla, años des­pués reali­zó una es­pe­cia­li­za­ción en pe­rio­dis­mo di­gi­tal en la Jor­ge Ta­deo Lo­zano de Bo­go­tá.

En cuan­to a su vo­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca di­ce que se fue con­so­li­dan­do des­de cuan­do era es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to, por eso mis­mo pre­ci­sa que “era muy ac­ti­vo en asun­tos re­la­cio­na­dos con re­dac­ción, dis­cur­sos, en fin, des­de allí co­men­cé a per­fi­lar mi ver­da­de­ra vo­ca­ción. Cuan­do pi­sé la Uni­ver­si­dad no tu­ve du­das”.

Ma­ni­fes­tó la gran im­por­tan­cia de su ex­pe­rien­cia la­bo­ral, tiem­po an­tes de cul­mi­nar la ca­rre­ra: tra­ba­jó en Ba­rran­qui­lla, du­ran­te elec­cio­nes, en emi­so­ras Atlán­ti­co, Voz de la Cos­ta y en Uniau­tó­no­ma Es­té­reo (hoy en día RCU). Tam­bién tu­vo un pa­so fu­gaz por Te­le­ca­ri­be y, ya fi­na­li­zan­do el pro­ce­so aca­dé­mi­co, es­tu­vo en Col­mun­do Ra­dio. En es­te úl­ti­mo la­bo­ró al­gu­nos me­ses an­tes de ra­di­car­se en Bo­go­tá.

Los mo­men­tos gra­tos los tie­ne grabado en su men­te, tam­po­co ol­vi­da los que no lo fue­ron tan­to. Di­ce que el arri­bo a Bo­go­tá no fue fá­cil.

“Lle­gué sin co­no­cer ab­so­lu­ta­men­te a na­die y con una ba­rre­ra adi­cio­nal, que era el acen­to. Me vi obli­ga­do a neu­tra­li­zar­lo a pun­ta de leer en voz al­ta du­ran­te va­rias ho­ras, por­que mi pri­me­ra opor­tu­ni­dad fue en una emi­so­ra lo­cal, Ra­dio Ca­pi­tal, ahí to­ca­ba lle­gar a las 4:00 de la ma­ña­na. Fue al­go com­ple­jo ese co­mien­zo, pe­ro muy edi­fi­can­te a la vez”.

Co­mo era de es­pe­rar­se, en ese pri­mer año el suel­do no le al­can­za­ba, en­ton­ces por la ma­ña­na ha­cía pe­rio­dis­mo en la emi­so­ra y por la tar­de se vin­cu­ló a una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te.

“Así pu­de man­te­ner­me en Bo­go­tá. El apoyo de mi her­mano ma­yor, de mis pa­dres y de tres ami­gos( Wi­lling­ton Caballero, Cé­sar Ta­tis y Jo­sé Al­fre­do Fru­to), fue­ron de­fi­ni­ti­vos, pa­ra que yo no em­pa­ca­ra ma­le­tas de re­gre­so”, ex­pre­sa con el or­gu­llo que da cuan­do po­co a po­co y con es­fuer­zo se cum­plen las me­tas.

Con la di­cha y la ex­pe­rien­cia que le han da­do los años, Ró­bin­son ha ido rea­li­zán­do­se co­mo se lo es­pe­ró. Hoy en día su tra­ba­jo es­tá ba­sa­do en un com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad ab­so­lu­ta con las ta­reas que se pro­po­ne. Es­to, di­ce, que se lo­gra ve­lan­do por los bue­nos con­te­ni- dos, que son los que ha­cen la di­fe­ren­cia, y man­te­nien­do co­mo nor­te, he­chos y da­tos. Co­mo pre­mi­sas irre­nun­cia­bles en la cons­truc­ción de no­ti­cias.

En su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal agra­de­ce a Dios y a la vida por ha­ber pues­to en su ca­mino per­so­nas co­mo “Cé­sar Ta­tis, por la opor­tu­ni­dad y los acer­ta­dos con­se­jos. Pos­te­rior­men­te, le de­bo mu­cho a maes­tros co­mo Ya­mid Amat y Juan Guillermo Ríos. La for­tu­na de tra­ba­jar con ellos fue un pun­to de quie­bre po­si­ti­vo en mi pro­fe­sión”.

Sus an­he­los y me­tas no se de­tie­nen. Aho­ra sus ex­pec­ta­ti­vas apun­tan a for­jar un me­dio pro­pio di­gi­tal, aun­que re­co­no­ce que su tra­ba­jo co­mo je­fe de pren­sa de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes no le de­ja mu­cho es­pa­cio, de allí que lo con­tem­ple co­mo un pro­yec­to a me­diano pla­zo. “Se­rá un por­tal de no­ti­cias po­lí­ti­cas y blogs so­bre es­tra­te­gias de cam­pa­ña. De he­cho, ya se en­cuen­tra al ai­re, pe­ro otras per­so­nas es­tán en la ad­mi­nis­tra­ción de sus con­te­ni­dos. Se tra­ta de www.apuer­ta­ce­rra­da.com”, re­ve­la.

SU VIDA FA­MI­LIAR. Ró­bin­son Cas­ti­llo es­tá ca­sa­do con la abo­ga­da cu­cu­te­ña So­nia Sán­chez Bo­te­llo. Tie­ne dos hi­jos: Ma­ría Ale­jan­dra, de 7 años, y Ma­teo, de 3. Con­clu­ye mos­tran­do su la­do más hu­mano, y lleno de ale­gría y or­gu­llo di­ce “la ni­ña que ven en las fo­tos, es de co­ra­zón, es de­cir, adop­ta­da”. GC

“ES­CRI­TO­RES DE NUES­TRO OFI­CIO”... “Leo li­bros de Gay Ta­la­se, Alberto Sal­ce­do Ra­mos, Ger­mán Castro Cay­ce­do y, por su­pues­to, de Ga­bo”.

OTRA PA­SIÓN... “El pe­rio­dis­mo, así co­mo mi pa­sión por el Ju­nior, es tam­bién un es­ta­do del al­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.