Un ve­ne­zo­lano le apues­ta al fu­tu­ro de Ba­rran­qui­lla

Adal­ber­to Pic Do­nai­re es el di­rec­tor del pro­gra­ma de Co­mer­cio y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Jo­sé Luis Ro­drí­guez R. jo­se­[email protected] FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

uan­do Adal­ber­to Pic Do­nai­re te­nía 43 años se enamo­ró de nue­vo. La ha­bía co­no­ci­do años atrás, pe­ro el en­can­to de Ba­rran­qui­lla lo se­du­jo por com­ple­to. Des­de ha­ce un año es­te ve­ne­zo­lano es el di­rec­tor del pro­gra­ma de Co­mer­cio y Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, y con su la­bor en­se­ña a pro­pios y fo­rá­neos, el va­lor geo­po­lí­ti­co y cul­tu­ral de la ciu­dad.

Son­ríe. Su mi­ra­da, de ojos hon­dos, apun­ta a la ges­ti­cu­la­ción de sus ma­nos. En­ton­ces Pic en­fa­ti­za: “co­mo di­ce la can­ción, en Ba­rran­qui­lla me que­do. Siem­pre tu­ve ga­nas de re­gre­sar a es­ta ciu­dad be­lla”.

Co­mo funcionari­o di­plo­má­ti­co de Ve­ne­zue­la, desem­pe­ñó el car­go de se­gun­do se­cre­ta­rio en el Con­su­la­do de la ciu­dad en­tre el año 2000 y 2004. Allí co­no­ció de pri­me­ra mano la cul­tu­ra ba­rran­qui­lle­ra. Apren­dió en su pri­mer día de

tra­ba­jo que los ca­lo­res del Ca­ri­be im­po­nen una mo­da de ca­mi­sa man­ga cor­ta y gua­ya­be­ra, y no de tra­jes os­cu­ros pa­ra ca­mi­nar ba­jo el sol. Co­mo mu­chos ex­tran­je­ros que vie­nen a la ciu­dad, lo que más le gus­to de su es­ta­día fue el tra­to de la gen­te. “La ca­li­dad hu­ma­na del ba­rran­qui­lle­ro ha­ce la di­fe­ren­cia. Co­mo ex­tran­je­ro uno no se sien­te un ex­tra­ño”, co­men­ta. Es­ta ex­pe­rien­cia en­ri­que­ció su la­bor di­plo­má­ti­ca. Agre­ga que la me­jor ma­ne­ra de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes, en cual­quier ám­bi­to, es co­no­cien­do al otro. Sin ello, to­dos los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción y en­ten­di­mien­to son erra­dos.

Al ter­mi­nar su la­bor en el con­su­la­do, es­te li­cen­cia­do en cien­cias y ar­tes mi­li­ta­res, via­jó a Ecua­dor pa­ra tra­ba­jar en la em­ba­ja­da ve­ne­zo­la­na has­ta el 2008. Lue­go re­gre­só a su país pa­ra la­bo­rar co­mo co­mi­sio­na­do de asun­tos in­ter­na­cio­na­les, y más tar­de ter­mi­nó una maes­tría en es­tu­dios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos en Fran­cia.

Pe­ro du­ran­te to­do es­te tiem­po man­tu­vo con­tac­to con Ba­rran­qui­lla por los la­zos for­ja­dos por ne­go­cios, pe­ro so­bre to­do por amis­tad. Ya exis­tía un sen­ti­mien­to de amor por la ciu­dad y tam­bién, por quien hoy es su com­pa- ñe­ra. Es­ta pro­ba­ble­men­te fue la razón fi­nal pa­ra vol­ver a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co. Des­de ha­ce un año Adal­ber­to Pic Do­nai­re fue de­sig­na­do co­mo di­rec­tor del pro­gra­ma de Co­mer­cio y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var. Des­de allí for­ja nue­vos em­pren­de­do­res de la ciu­dad y el Ca­ri­be. “Co­lom­bia le es­tá apos­tan­do mu­cho a la em­pre­sa pri­va­da. La alian­za en­tre em­pre­sa pri­va­da y Es­ta­do, co­mo en el ca­so de Ba­rran­qui­lla, ha fun­cio­na­do en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”. Con su lle­ga­da a Ba­rran­qui­lla tam­bién le apos­tó a la la­bor so­cial y cul­tu­ral. Jun­to con Fa­dir Del­ga­do, Fabiola Acos­ta y Fa­leimy Del­ga­do, las tres efes de las ar­tes, fun­dó la Fun­da­ción Ca­sa de Hie­rro. Un mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co que se en­car­ga de rea­li­zar va­rios eventos culturales, co­mo es­pa­cios pa­ra poe­sías, pin­tu­ra y música, du­ran­te to­dos los me­ses del año. Los es­pa­cios son con­cer­ta­dos con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, la Gobernació­n del de­par­ta­men­to y el Dis­tri­to. Re­cien­te­men­te se es­tán lle­van­do a ca­bo ‘Las ter­tu­lias en la es­qui­na de Ba­rrio Aba­jo’.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es res­ca­tar las tra­di­cio­nes y la iden­ti­dad. Es un es­pa­cio pa­ra que la gen­te ha­ble so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra del ba­rrio y su his­to­ria. “A es­ta ac­ti­vi­dad se ha acer­ca­do mu­cha gen­te, han opi­na­do y se han lle­ga­do bue­nas con­clu­sio­nes”, se­ña­la. A sus 44 años Adal­ber­to Pic Do­nai­re es­tá enamo­ra­do de Ba­rran­qui­lla y su gen­te. Hoy di­ce sen­tir­se co­mo en ca­sa. Le gus­ta el arroz de Li­sa, jue­ga ba­lon­ces­to, dis­fru­ta el ca­mi­nar por las ca­lles, pe­ro so­bre­to­do, es­tá fe­liz por apor­tar le a la ciu­dad que lo ha he­cho su­yo. GC

SO­BRE EL... “La ca­li­dad hu­ma­na del ba­rran­qui­lle­ro ha­ce la di­fe­ren­cia. ”. SO­BRE EL... Ha par­ti­ci­pa­do en tor­neos de ba­lon­ces­to.“no soy un gran ju­ga­dor, pe­ro si un gran afi­cio­na­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.