Ar­naud Guer­pi­llon: “A los 17 años de­ci­dí mi des­tino”

De­bi­do a que el vo­lu­men de alum­nos co­lom­bia­nos en la se­de es­pa­ño­la ha si­do tan re­le­van­te, el di­rec­tor de la es­cue­la de al­ta co­ci­na Le Cor­don Bleu Ma­drid pro­pu­so los cur­sos de ve­rano pa­ra los aman­tes de la cu­li­na­ria.

Gente Caribe - - Sabores - TEX­TO FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

En po­cas opor­tu­ni­da­des un chef fran­cés es nom­bra­do di­rec­tor téc­ni­co de una es­cue­la Le Cor­don Bleu en Es­pa­ña. Ar­naud Guer­pi­llon cum­ple dos años en es­ta fun­ción en Ma­drid, en don­de ha lle­ga­do con mu­chas in­no­va­cio­nes pa­ra la ins­ti­tu­ción y sus alum­nos de to­do el mun­do.

Con una lar­ga y bri­llan­te tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal a sus es­pal­das, el chef ha lo­gra­do in­cre­men­tar el número de co­lom­bia­nos en la se­de es­pa­ño­la de la es­cue­la en los úl­ti­mos me­ses. “En 2012, la pri­me­ra edi­ción de es­te ti­po de pro­gra­mas con­tó con tres alum­nos co­lom­bia­nos y hoy hay 80 ins­cri­tos en Co­ci­na y Pas­te­le­ría”, in­for­ma.

El chef Guer­pi­llon ha tra­ba­ja­do en res­tau­ran­tes de gran pres­ti­gio, tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Mé­xi­co, pe­ro el sal­to a la do­cen­cia lo hi­zo en el país cen­troa­me­ri­cano. “La en­se­ñan­za en la co­ci­na se prac­ti­ca tam­bién en los res­tau­ran­tes, es ahí don­de mu­chos co­ci­ne­ros he­mos apren­di­do la téc­ni­ca. Des­pués de la es­cue­la, mis ver­da­de­ros maes­tros han si­do los chefs que me han di­ri­gi­do en los ho­te­les y res­tau­ran­tes en los que he tra­ba­ja­do, pe­ro pa­ra po­der apren­der de ver­dad, ha si­do ne­ce­sa­rio te­ner una bue­na ba­se”, afir­ma.

Y lle­gó a la do­cen­cia y de la mano de Cor­don Bleu: “pa­ra trans­mi­tir mis co­no­ci­mien­tos y des­ta­car la im­por­tan­cia de pre­pa­rar­se con una ba­se téc­ni­ca só­li­da que sos­ten­ga la ex­pe­rien­cia de años y el pe­so de una ca­rre­ra con éxi­to”, co­rro­bo­ra el co­ci­ne­ro.

Le Cor­don Bleu Ma­drid es la pri­me­ra se­de eu­ro­pea que ofre­ce los pro­gra­mas de es­ta ins­ti­tu­ción en idio­ma es­pa­ñol. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, cuen­ta con más de 40 es­cue­las en 20 paí­ses, y for­ma ca­da año a más de 20 mil es­tu­dian­tes al­re­de­dor del mun­do.

Al res­pec­to él di­ce que “en es­tos mo­men­tos es­ta­mos en Co­lom­bia, pre­ci­sa­men­te pa­ra in­for­mar que la mo­da­li­dad in­ten­si­va de la es­cue­la per­mi­ti­rá cur­sar al­gu­nos de sus pro­gra­mas en la mi­tad de tiem­po, man­te­nien­do el mis­mo plan de es­tu­dios y número de ho­ras lec­ti­vas de ju­nio a septiembre”.

Ac­tual­men­te, en Es­pa­ña, la cu­li­na­ria ha da­do el sal­to a la uni­ver­si­dad. Ha­ce unos me­ses se inau­gu­ró la Fa­cul­tad de Cien­cias Gas­tro­nó­mi­cas y Ar­tes Cu­li­na­rias en el país Vas­co, y la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la creó la cá­te­dra Ferran Adrià en Ma­drid. La es­cue­la Le Cor­don Bleu de Ma­drid tam­bién es­tá en ese ca­mino y se tra­ba­ja con la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Vi­to­ria en el desa­rro­llo de pro­gra­mas de gra­do, post­gra­do y al­ta in­ves­ti­ga­ción.

Sien­do fran­cés, el chef Guer­pi­llon

tie­ne que ha­cer —por obli­ga­ción— la com­pa­ra­ción de la co­ci­na fran­ce­sa y la es­pa­ño­la. “La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es te­rri­to­rial, por­que nues­tros pro­duc­tos y tra­di­cio­nes son muy dis­tin­tos pe­se a la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca. Sin em­bar­go, am­bas co­ci­nas par­ten de una mis­ma reali­dad: ma­te­ria pri­ma de ex­ce­len­te ca­li­dad y mar­ca­da in­fluen­cia de los pue­blos que han ocu­pa­do sus tie­rras”, cer­ti­fi­ca.

Co­mo do­cen­te, tam­po­co pue­de de­jar pa­sar unos con­se­jos a los que quie­ren ser los fu­tu­ros chefs del mun­do: “No per­der la mo­ti­va­ción, el ca­mino es muy lar­go. El tiem­po que re­quie­re lle­gar a ser un buen co­ci­ne­ro es­tá lleno tan­to de mo­men­tos agra­da­bles, co­mo de gran­des de­cep­cio­nes. To­do hay que acep­tar­lo con la mis­ma ac­ti­tud por­que el re­sul­ta­do va­le la pe­na”.

Pa­ra él tam­bién es im­por­tan­te te­ner una bue­na téc­ni­ca, por­que “no se pue­de co­ci­nar sin téc­ni­ca y sin el co­no­ci­mien­to de la trans­for­ma­ción del pro­duc­to. Des­pués vie­ne to­do lo de­más. Por eso la Es­cue­la es im­por­tan­te y lue­go, la ex­pe­rien­cia en las dis­tin­tas co­ci­nas”, ex­pre­sa.

Pa­ra fi­na­li­zar acla­ra al­go a los es­tu­dian­tes: “la co­ci­na es el pla­cer de co­mer bien y de dar pla­cer a los de­más. ¿Có­mo po­de­mos ha­cer­lo? res­pe­tan­do el pro­duc­to pa­ra que con­ser­ve su ca­li­dad óp­ti­ma y tra­ba­ján­do­lo con he­rra­mien­tas cien­tí­fi­cas. Co­mo di­je an­tes, con ellas y con el co­no­ci­mien­to ade­cua­do de las téc­ni­cas, el co­ci­ne­ro pue­de con­ver­tir el pro­duc­to en obra de ar­te”, con­clu­ye. GC

Sin du­da al­gu­na la ver­sa­ti­li­dad a la ho­ra de crear un di­se­ño es un ta­len­to in­na­to que ha­ce de Va­nes­sa Jalkh una mu­jer crea­ti­va, em­pren­de­do­ra y pro­fe­sio­nal.

Su vo­ca­ción por el di­se­ño co­men­zó des­de su épo­ca de es­tu­dian­te en el Co­le­gio Colombo Ára­be, don­de re­ci­bió gra­do de ba­chi­ller, en el 2005. Al año si­guien­te in­gre­só a la fa­cul­tad de ar­qui­tec­tu­ra, ar­te y di­se­ño de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, don­de se gra­duó co­mo pro­fe­sio­nal de di­se­ño de mo­das y al­tas cos­tu­ras.

Tu­vo la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar su pa­sión fren­te a la mo­da al par­ti­ci­par en gran­des pro­yec­tos ex­pe­ri­men­ta­les en se­lec­cio­nes, en los que lo­gró des­ta­car­se im­ple­men­tan­do nue­vos es­ti­los que mar­ca­ron ten­den­cias.

Par­ti­ci­pó en la pa­sa­re­la de nue­vos ta­len­tos en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Mia­mi Fas­hion Week, y fue se­lec­cio­na­da pa­ra di­se­ñar y ela­bo­rar el ves­ti­do de la Rei­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla en Mia­mi, EU.

Tam­bién fue ele­gi­da por el Co­mi­té de Be­lle­za del De­par­ta­men­to del Ce­sar pa­ra ves­tir a va­rias can­di­da­tas al Con­cur­so Na­cio­nal de la Be­lle­za.

“Sien­to que es­to es un mun­do má­gi­co, pa­sa­do a la reali­dad del día a día y que a tra­vés de él pue­do ex­pre­sar mis sen­ti­mien­tos y ha­cer­lo al­go me­jor. Con la mo­da apor­to un grano de are­na pa­ra la cons­truc­ción de un buen ves­tir y una me­jor pro­yec­ción”, así de­fi­ne Van­ne­sa su pa­sión por la pro­fe­sión.

Pe­ro el ta­len­to de es­ta sim­pá­ti­ca jo­ven, na­ci­da en Chi­ri­gua­ná (Ce­sar) va más allá a la ho­ra de di­se­ñar. La com­bi­na­ción y su­ti­le­za de tex­tu­ras, las mez­clas de co­lo­res y la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les in­no­va­do­res en pren­das de ves­tir mar­can la di­fe­ren­cia en sus crea­cio­nes.

Ella se ins­pi­ra en la fe­mi­ni­dad, en la ma­gia del color, la co­mo­di­dad y en el día a día de una mu­jer proac­ti­va, ha­cien­do mo­da pa­ra crear iden­ti­dad.

Su es­ti­lo, sin du­da al­gu­na, tam­bién le ha abier­to mu­chas puer­tas pa­ra pro­yec­tar ca­da uno de sus di­se­ños de ma­ne­ra exi­to­sa. Es por eso que creó su pro­pia mar­ca, que lle­va su nom­bre: Va­nes­sa Jalkh, que la ha­ce di­fe­ren­te.

En lo per­so­nal, se des­cri­be co­mo una mu­jer apa­sio­na­da, lle­na de va­lo­res, de vi­sión cla­ra fren­te a las co­sas que quie­re e in­quie­ta has­ta al­can­zar sus me­tas. Com­pro­me­ti­da con la vida y con el bie­nes­tar de las per­so­nas que le ro­dean.

Cuan­do se le pre­gun­ta por el fu­tu­ro ase­gu­ra que pla­nea muy po­co, pe­ro que se ve co­mo una pro­fe­sio­nal muy exi­to­sa, rea­li­za­da co­mo mu­jer, es­po­sa y madre.

Na­ció en el ho­gar con­for­ma­do por Luis Jalkh (fa­lle­ci­do) y Judy Her­nán­dez, quien se de­di­ca a las ven­tas, mer­ca­deo y ase­so­ría de se­gu­ros. Tie­ne un her­mano ma­yor, Luis Ra­fael, quien es su ami­go y apoyo in­con­di­cio­nal.

¿Cuá­les as­pec­tos de su tra­ba­jo P con­si­de­ras más sa­tis­fac­to­rios? R En­tre­gar un pro­duc­to de óp­ti­ma ca­li­dad y cum­plir con las ne­ce­si­da­des de mis clien­tes.

¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia P con el di­se­ño? R Sa­tis­fac­to­ria, en­ri­que­ce­do­ra y pro­duc­ti­va, ya que ha si­do un ca­mino de apren­di­za­je con­ti­nuo que día a día for­ta­le­ce y am­plía mis co­no­ci­mien­tos.

¿Al­gún pro­yec­to en es­pe­cial a P me­diano pla­zo? R Ma­xi­mi­zar la ex­por­ta­ción de mis pro­duc­tos a otros paí­ses.

¿Qué ti­po de mu­jer lle­va su P mar­ca? R Una mu­jer au­daz, au­tén­ti­ca y ele­gan­te, que le gus­ta un buen ves­tir con un to­que crea­ti­vo, actual y mo­derno.

R

¿Vir­tu­des? Sen­si­ble, ca­ri­ño­sa y es­pon­tá­nea.

¿Qué cua­li­dad ad­mi­ra en un P hom­bre? R Mu­chí­si­mas. Ad­mi­ro a un hom­bre que sea un buen hi­jo, buen fa­mi­liar, tra­ba­ja­dor, res­pon­sa­ble, de­ta­llis­ta, ho­nes­to, im­pe­ca­ble y or­ga­ni­za­do.

¿Una co­mi­da es­pe­cial? La ára­be.

¿Una fuen­te de ins­pi­ra­ción perP ma­nen­te? R Sin du­da al­gu­na mi fa­mi­lia.

¿Qué ha­ce en sus ra­tos li­bres? P R Es­cu­char música, me en­can­ta la co­ci­na y la dis­fru­to.

¿Qué li­bro es­tás le­yen­do? R El hom­bre en el es­pe­jo, de Pilar Cas­ta­ño. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.