El com­ple­jo de Edi­po

Gente Caribe - - El Diván Virtual - POR Isa­bel Pra­do Mi­sas*

Es­te es un te­ma del que se ha­bla, que al­gu­nos en­tien­den co­mo el enamo­ra­mien­to del hi­jo ha­cia la madre y de la hi­ja por el pa­dre. Una de­fi­ni­ción fa­ci­lis­ta que ha he­cho ca­rre­ra has­ta el pun­to que se in­ven­tó un com­ple­jo de Elec­tra, pa­ra re­fe­rir­se a ellas.

Com­pren­sión a me­dias, aun­que en al­go ati­na. Por­que es ver­dad que aquel que an­te su pre­ca­rie­dad es asis­ti­do en su su­per­vi­ven­cia por al­guien más po­de­ro­so, co­mo con­se­cuen­cia, su sen­ti­mien­to de ape­go y amor se­rá to­do pa­ra él, es­pe­cial­men­te en los pri­me­ros tiem­pos, y te­nien­do en cuen­ta la di­fe­ren­cia de los se­xos se ju­ga­rá de di­ver­sa ma­ne­ra pa­ra el ni­ño y pa­ra la ni­ña. Has­ta ahí un acer­ca­mien­to que con­vie­ne sa­ber, por­que si lo que di­jo Freud ca­ló tan pro­fun­da­men­te en la cul­tu­ra es por­que al­go cier­to enun­cia­ba, es­pe­cial­men­te de có­mo vi­vi­mos y por lo que su­fri­mos.

El fun­da­dor del psi­coa­ná­li­sis de­cía: “Pre­fie­ro evi­tar con­ce­sio­nes a la co­bar­día. Nun­ca se sa­be a dón­de se irá a pa­rar por ese ca­mino; pri­me­ro se ce­de en las pa­la­bras y des­pués, po­co a po­co, en la co­sa mis­ma”. Y ha­bló del in­ces­to, que en su tiem­po no se de­nun­cia­ba co­mo en la ac­tua­li­dad que so­lo bas­ta es­cu­char las no­ti­cias dia­rias pa­ra co­no­cer y re­co­no­cer una reali­dad que gol­pea. Es­to en los ca­sos que al­can­zan a ser del do­mi­nio pú­bli­co, por­que los si­len­cio­sos só­lo los pue­den de­cir los que lle­gan a con­sul­ta y des­pués que lar­go tiem­po ha pa­sa­do.

Pe­ro la re­so­lu­ción del Com­ple­jo de Edi­po tie­ne que ver con mu­cho más que eso, hay al­go más su­til, me­nos vis­to­so pe­ro sí in­ca­pa­ci­tan­te. Es la im­po­si­bi­li­dad de ir más allá del gru­po al que se per­te­ne­ce, de su for­ma de pen­sar, de su de­cir, de un ha­cer que siem­pre tie­ne que ser el mis­mo. Del te­mor a avan­zar o de­jar que otro avan­ce, co­mo en la madre que se que­ja­ba an­gus­tia­da: “Mi hi­jo se me quie­re cam­biar de ca­rre­ra”. Un “Se me” que in­di­ca un la­zo edí­pi­co di­fí­cil de rom­per. Y es en­ten­di­ble, có­mo de­jar ir o de­jar pen­sar al que siem­pre es­tu­vo allí, ca­ren­te, pa­ra ser cui­da­do.

Aquí po­dría­mos acon­se­jar a esa madre con unas pa­la­bras de Freud: “¿No es tam­bién cier­to que el in­fan­ti­lis­mo ha de ser ven­ci­do y su­pe­ra­do? El hom­bre no pue­de per­ma­ne­cer eter­na­men­te ni­ño; tie­ne que sa­lir al­gún día a la vida, a la du­ra vida enemi­ga”. Una ene­mis­tad que en­con­tró que en mu­chas oca­sio­nes par­tía del su­je­to mis­mo, por es­tar ha­bi­ta­do, co­mo en la his­to­ria de Edi­po, por un orácu­lo que pre­di­jo lo que iba a ha­cer y que el reali­zó sin sa­ber­lo.

Orácu­lo de al­ma­ce­na­mien­to de re­cuer­dos, de fra­ses es­cu­cha­das, de mo­men­tos vi­vi­dos, mi­ra­das de re­pro­ba­ción, de crítica, de bur­la, o de ex­ce­si­va ad­mi­ra­ción re­ci­bi­das en eda­des tem­pra­nas que pue­den pa­ra­li­zar sa­tis­fac­cio­nes fu­tu­ras. Es así que al­guien pue­de ter­mi­nar cre­yén­do­se me­jor de lo que es, sin en­con­trar sa­tis­fac­ción al­gu­na, o no gus­tar de su fi­gu­ra por co­men­ta­rios es­cu­cha­dos o mal in­ter­pre­ta­dos en su cor­ta edad. Igual el que en al­gu­na oca­sión, o en va­rias, fue se­ña­la­do co­mo el re­bel­de y lo gra­bó de tal ma­ne­ra pa­ra con­ver­tir­se en la ove­ja ne­gra, ade­más no sin cier­to or­gu­llo. Y la nom­bra­da co­mo inú­til o in­ca­paz lo pue­de se­guir cre­yen­do, te­nien­do to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra no ser­lo. Ró­tu­los asig­na­dos y ac­tua­dos sin la po­si­bi­li­dad de una pre­gun­ta que per­mi­ta la du­da pa­ra ir más allá de esas pa­la­bras al­gu­na vez di­chas.

Tan­tas for­mas de se­guir sien­do lo que no se es, es­cu­cha­do en el nú­cleo fa­mi­liar en el que se cons­ti­tu­yó, en el cual mu­chas co­sas se di­je­ron co­mo un Orácu­lo, ya no el de Del­fos, sino el de ca­da uno, que, co­mo Edi­po, se ter­mi­na eje­cu­tan­do lo que se va­ti­ci­nó que se iba a ha­cer, o peor, ser. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.