El es­ti­lo me­di­te­rrá­neo, más cer­ca de ca­sa

Una ca­sa en­tre Ba­rran­qui­lla y Car­ta­ge­na evo­ca la sen­ci­llez y de­li­ca­de­za en los co­lo­res y for­mas de las Is­las de es­ta re­gión del pla­ne­ta.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO Je­nif­fer Va­re­la Ro­drí­guez je­nif­fer.va­re­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Vi­vian Saad ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA Mi­guel Ca­ra­zo

La cer­ca­nía de las gran­des ciu­da­des ca­ri­be­ñas con el mar per­mi­te que mu­chas per­so­nas ten­gan un es­pa­cio a la ori­lla de es­te pa­ra re­fu­giar­se, des­can­sar o vi­vir una vida tran­qui­la. La ca­sa que pre­sen­ta­mos es­ta se­ma­na ha si­do una obra de su due­ña, que ha con­ver­ti­do el le­ga­do fa­mi­liar en un fa­bu­lo­so si­tio de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo, evo­can­do las ca­sas de las Is­las Grie­gas por sus co­lo­res y com­po­si­ción.

La ca­sa es­tá ubi­ca­da en un pun­to equi­dis­tan­te en­tre Ba­rran­qui­lla y Car­ta­ge­na, y es un es­pa­cio ideal pa­ra re­la­jar­se ro­dea­do de la na­tu­ra­le­za.

“La ca­sa la cons­tru­ye­ron mis pa­dres y mi her­mano ha­ce 40 años, cuan­do es­ta zo­na no te­nía agua, ni luz, ni gas. Cuan­do mis pa­dres mu­rie­ron yo me que­dé con la ca­sa, la re­for­mé, le pu­se tu­be­rías. Aña­dí ha­bi­ta­cio­nes y ba­ños, que­dó to­tal­men­te a mi gus­to.”, con­tó.

Cuan­do ha­bla de su gus­to, no so­la­men­te se re­fie­re a tér­mi­nos de cons­truc­ción, es­pa­cios y dis­tri­bu­ción. Es­ta ca­sa, que es­tá he­cha pa­ra dis­fru­tar

del mar y del ai­re li­bre, ha adop­ta­do co­mo ba­se los to­nos azul y blan­co ( ca­rac­te­rís­ti­cos de ca­sas en is­las fa­mo­sas co­mo My­ko­nos) pa­ra rea­li­zar la de­co­ra­ción. Es­ta pa­le­ta, uni­da a unos cuan­tos to­ques de color, de­lei­tan la vis­ta de los vi­si­tan­tes.

Cuan­do fue cons­trui­da, la ca­sa te­nía te­cho de pa­ja y pi­so de ma­de­ra . Hoy con­ser­va ese mis­mo pi­so, con otros ele­men­tos clá­si­cos co­mo un co­me­dor de do­ce pues­tos traí­dos de Mom­pox. El lu­gar lo com­ple­tan una vi­tri­na he­cha a me­di­da que se ilu­mi­na en las no­ches y un vi­tral de la Vir­gen Ma­ría. La co­ci­na, por su par­te, se co­mu­ni­ca con la sala y la pis­ci­na, in­te­grán­do­se así a las ac­ti­vi­da­des de gru­po y so­cia­les.

Los es­pa­cios pa­ra re­ci­bir ami­gos y lle­var a ca­bo reunio­nes son im­por­tan­tes aquí. En el área de la pis­ci­na se acon­di­cio­nó un pe­que­ño ‘ com­ple­jo so­cial’ que incluye una sala al ai­re li­bre, ves­tier y un co­me­dor in­for­mal. Aba­jo, tam­bién pue­de dis­fru­tar­se

SO­BRE LA CONS­TRUC­CIÓN... “La hi­cie­ron mis pa­dres y mi her­mano, cuan­do en es­ta zo­na no ha­bía agua, luz, ni gas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.