Lec­cio­nes de la de­rro­ta

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

Soy hin­cha del Unión Mag­da­le­na. Ten­go un post­doc­to­ra­do en su­fri­mien­to con el Ci­clón Ba­na­ne­ro. He sa­li­do de­rro­ta­do de mu­chos es­ta­dios. Co­noz­co la voz bur­lo­na del ga­na­dor que humilla al que pier­de. He vi­vi­do mu­chas ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas de de­rro­tas en mi his­to­ria de hin­cha del azul­gra­na sa­ma­rio. Una de las ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas que he vi­vi­do fue la de­rro­ta en pe­na­les en la fi­nal del pri­mer tor­neo del año pa­sa­do con el Amé­ri­ca de Ca­li. Es­ta­ba en Ca­li con mi pa­pá y mis her­ma­nos, co­mo siem­pre va­mos al es­ta­dio, y sufrí has­ta más no po­der la de­rro­ta.

Aho­ra, cuan­do ha pa­sa­do un año, me en­cuen­tro con el pro­fe­sor Car­los Sil­va So­ca­rrás, el téc­ni­co del on­ceno mag­da­le­nen­se en aque­lla oca­sión, y le pre­gun­to: ¿có­mo se su­pe­ran las frus­tra­cio­nes, los fra­ca­sos que se tie­nen en la vida? ¿Có­mo su­pe­ras­te esa tris­te de­rro­ta de la ciu­dad de Ca­li? Él, con su ade­mán de fi­ló­so­fo de la vida, me di­ce: –en mi ca­so, me ayu­da­ron 4 ac­ti­tu­des con las que en­fren­té esa si­tua­ción y por eso me pu­se de pie y si­go ade­lan­te.

Me gus­tó su re­fle­xión y aho­ra com­par­to esas 4 ac­ti­tu­des con us­te­des:

1. Ges­tio­nar mis emo­cio­nes, soy yo el que de­ci­do có­mo me sien­to. No de­jo que las emo­cio­nes me arras­tren sino que soy ca­paz de con­tro­lar­las y apro­ve­char­las en fun­ción de mi pro­yec­to de vida. Pa­ra ello hay que dis­tin­guir bien qué es lo que sien­to, acep­tar­lo y va­li­dar­lo o no. No po­de­mos que­dar a mer­ced de nues­tros im­pul­sos emo­cio­na­les, es ne­ce­sa­rio sa­ber di­ri­gir­los y trans­for­mar­los. Hay que te­ner cla­ro que lo que sen­ti­mos es con­se­cuen­cia de lo que pen­sa­mos. Si quie­res sen­tir bien, es ne­ce­sa­rio que pien­ses bien.

2. Ana­li­zar lo que hi­ci­mos bien y mal en ese pro­yec­to que aca­ba de fra­ca­sar. Siem­pre hay que en­ten­der por qué se fra­ca­só. Re­vi­sar los erro­res que se tu­vie­ron. Ese aná­li­sis hay que ha­cer­lo con ob­je­ti­vi­dad, sa­bien­do que al en­ten­der los erro­res tam­bién apren­do a su­pe­rar­los. Pe­ro tam­bién hay que des­ta­car, pa­ra po­ten­ciar en el fu­tu­ro, lo que se hi­zo bien. No to­do fue­ron erro­res. Hu­bo ac­tua­cio­nes opor­tu­nas, ge­nia­li­da­des, de­ci­sio­nes co­rrec­tas y eso hay que des­ta­car­lo pa­ra que la de­pre­sión del fra­ca­so no se lle­ve to­do en su im­pul­so.

3. Pla­near nue­vos ob­je­ti­vos. Nos cae­mos pe­ro nos le­van­ta­mos, nos sa­cu­di­mos y con­ti­nua­mos nues­tro ca­mino. Los fra­ca­sos no pue­den ser la úl­ti­ma pa­la­bra en nues­tra vida. Siem­pre hay que al­zar la mi­ra­da y des­cu­brir en el ho­ri­zon­te una nue­va me­ta. La vida da re­van­chas y hay que asu­mir­las rá­pi­da­men­te. Se­gu­ro des­de la tris­te ex­pe­rien­cia vi­vi­da he­mos apren­di­do a pla­near me­jor y a es­ta­ble­cer me­tas me­jor or­ga­ni­za­das y ra­cio­nal­men­te pla­nea­das.

4. Re­vi­sar to­do des­de la óp­ti­ca de la fe. Pa­ra los que cree­mos, na­da de lo que su­ce­de es ‘gra­tis’, to­do tie­ne una razón de ser (Ro­ma­nos 8,28), por ello cuan­do te­ne­mos ex­pe­rien­cias de de­rro­tas nos acer­ca­mos a la Per­so­na de Je­sús y, des­de nues­tra re­la­ción con Él, la re­vi­sa­mos, pa­ra sa­ber qué apren­di­za­jes po­de­mos te­ner en ella. Los que cree­mos sa­be­mos que de­trás de to­da ex­pe­rien­cia de vida hay una ben­di­ción de Dios. Así vi­vi­mos. Por eso no nos de­ses­pe­ra­mos ni per­de­mos el con­trol an­te na­da (2 Co­rin­tios 4,7-10). Sa­be­mos que su mano po­de­ro­sa nos le­van­ta­rá y nos im­pul­sa­rá (Isaías 41,10).

Creo que esas ac­ti­tu­des com­par­ti­das por es­te buen téc­ni­co de fútbol nos sir­ven a ca­da uno de no­so­tros pa­ra ven­cer las si­tua­cio­nes de frus­tra­ción y de­rro­ta que ex­pe­ri­men­ta­mos. Con­fie­mos en que to­das esas ex­pe­rien­cias son pa­sa­je­ras y siem­pre abren es­pa­cio a vic­to­rias más gran­des. Así lo es­pe­ro co­mo hin­cha del Unión Mag­da­le­na. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.