Apren­dien­do a no juz­gar

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

Pen­san­do en la pa­rá­bo­la del Hi­jo Pró­di­go (Lu­cas 15,1132), qui­sie­ra que com­pa­ra­ran la ac­ti­tud del Pa­dre y del hi­jo ma­yor cuan­do regresa el her­mano que se ha­bía ido de su la­do:

“Así que em­pren­dió el via­je y se fue a su pa­dre. To­da­vía es­ta­ba le­jos cuan­do su pa­dre lo vio y se com­pa­de­ció de él; sa­lió co­rrien­do a su en­cuen­tro, lo abra­zó y lo be­só”. Es­ta es la reac­ción del Pa­dre: se com­pa­de­ció.

Vea­mos la del her­mano ma­yor: “Mien­tras tan­to, el hi­jo ma­yor es­ta­ba en el cam­po. Al vol­ver, cuan­do se acer­có a la casa, oyó la mú­si­ca del baile. En­ton­ces lla­mó a uno de los sier­vos y le pre­gun­tó qué pa­sa­ba. ‘Ha lle­ga­do tu her­mano –le res­pon­dió–, y tu pa­pá ha ma­ta­do el ter­ne­ro más gordo por­que ha re­co­bra­do a su hi­jo sano y sal­vo’. In­dig­na­do, el her­mano ma­yor se ne­gó a en­trar. Así que su pa­dre sa­lió a su­pli­car­le que lo hi­cie­ra”. Se in­dig­na por la ma­ne­ra co­mo el Pa­dre tra­ta al hi­jo –su her­mano– que ha vuel­to.

Creo que el evan­ge­lis­ta re­tra­ta bien la di­fe­ren­cia en­tre el com­por­ta­mien­to del Pa­dre Dios y de no­so­tros los hom­bres. Mien­tras el Pa­dre Dios se con­mue­ve con el pe­ca­dor que se arre­pien­te y quie­re vol­ver a res­ta­ble­cer la re­la­ción con Él, los hom­bres nos in­dig­na­mos y que­re­mos que es­te pe­ca­dor arre­pen­ti­do se que­me en la pai­la más ca­lien­te del in­fierno. La ra­zón es que sen­ti­mos en­vi­dia por el otro.

Se nos ha ol­vi­da­do que el amor de Dios es gra­cia, re­ga­lo y don. Cree­mos que lo com­pra­mos con nues­tros com­por­ta­mien­tos y nos da mie­do que se aca­be al ser da­do por el Pa­dre al her­mano. Nos da mie­do que re­par­tir tan­ta mi­se­ri­cor­dia nos de­je a no­so­tros sin un po­co de ella, ol­vi­dan­do que la mi­se­ri­cor­dia de Dios es in­fi­ni­ta. No ten­ga­mos mie­do del per­dón de Dios por los otros. Esa es una ex­pre­sión de su amor y de las opor­tu­ni­da­des que siem­pre nos da a los hom­bres. Nues­tra re­la­ción con Él es per­so­nal –no in­di­vi­dua­lis­ta–, pe­ro res­pon­de a la re­la­ción úni­ca y au­tén­ti­ca del co­ra­zón. Dios nos ama per­so­nal­men­te. A ca­da uno. No te­ne­mos que es­tar com­pa­rán­do­nos con los otros y cre­yen­do que su suer­te va en con­tra de la nues­tra. Ca­da uno ha­ce su vi­da des­de sus de­ci­sio­nes y en re­la­ción con Dios. No ten­ga­mos mie­do de que Dios le dé al otro, go­ce­mos la ben­di­ción del her­mano y si­ga­mos sien­do fe­li­ces.

En­ten­da­mos que Dios es amor y que per­do­na, por su li­bre de­ci­sión, a quien se arre­pien­te. No­so­tros te­ne­mos que apren­der a con­mo­ver­nos con el otro, a com­pren­der su si­tua­ción y a no ser jue­ces im­pla­ca­bles de su com­por­ta­mien­to. No­so­tros no so­mos bue­nos, ni me­jo­res que na­die. So­mos se­res con erro­res y de­fec­tos, con pe­ca­dos y equi­vo­ca­cio­nes. Ten­dría­mos que es­tar fe­li­ces de que Dios per­do­ne a otro por­que eso, de al­gu­na ma­ne­ra, ga­ran­ti­za­ría tam­bién que nos va a per­do­nar a no­so­tros.

Sé que so­mos da­dos a juz­gar la con­cien­cia de los otros y a creer que te­ne­mos la ver­dad y que los de­más es­tán equi­vo­ca­dos. Mos­tran­do con ello nues­tra men­te ce­rra­da, nues­tro co­ra­zón egoís­ta y nues­tro fa­na­tis­mo. De­je­mos a los otros es­tar con Dios, y si Él los per­do­na, no­so­tros ale­gré­mo­nos por esa ex­pe­rien­cia.

Hoy te in­vi­to a vi­vir de una ma­ne­ra di­fe­ren­te fren­te al her­mano que fa­lla y se arre­pien­te. NO eres su juez, eres su her­mano, que se ale­gra por­que ha vuel­to al ca­mino que lo con­du­ce a la fe­li­ci­dad. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.