Vi­vir con con­vic­ción

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

La se­ma­na pa­sa­da he vuel­to a leer el li­bro de Ma­la­quías. Un gru­po de orácu­los pro­fé­ti­cos pro­nun­cia­dos por un au­tor anó­ni­mo. De he­cho, Ma­la­quías es un tí­tu­lo he­breo –del si­glo V a.c.– que sig­ni­fi­ca “mi men­sa­je­ro”, y no un nom­bre per­so­nal. La si­tua­ción en la que se es­cri­be es muy pun­tual: el pue­blo ha re­gre­sa­do del des­tie­rro de Ba­bi­lo­nia y es­tá des­mo­ti­va­do por­que no se han cum­pli­do to­das las pro­me­sas que Dios ha­bía he­cho.

Es­ta des­mo­ti­va­ción se ma­ni­fies­ta en el cul­to y en la vi­da éti­ca. El au­tor de es­te li­bro se pro­po­ne en­fren­tar, des­de la fe, esa apa­tía ex­pe­ri­men­ta­da por el pue­blo. Por ello Ma­la­quías en­fren­ta la di­men­sión doc­tri­nal de la fe y la di­men­sión prác­ti­ca, tra­tan­do de mos­trar que se pue­de vi­vir la fe de ma­ne­ra apa­sio­na­da a pe­sar de esas pre­gun­tas y crí­ti­cas que tie­nen.

En el ter­cer ca­pí­tu­lo en­fren­ta una de las reali­da­des más di­fí­ci­les de asu­mir des­de la fe: la pros­pe­ri­dad de los mal­va­dos y la po­bre­za de los jus­tos. “No va­le la pe­na ser­vir a Dios, ¿qué sa­ca­mos con guar­dar sus man­da­mien­tos y an­dar en­lu­ta­dos an­te el Se­ñor To­do­po­de­ro­so? Te­ne­mos que fe­li­ci­tar a los arro­gan­tes: los mal­va­dos pros­pe­ran, desafían a Dios y que­dan sin cas­ti­go”.

Se­gu­ro que tam­bién has te­ni­do es­tá re­fle­xión cuan­do ves que a los ‘im­píos’ les va su­pre­ma­men­te bien y ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos que tú, que ha­ces el es­fuer­zo de ser­vir ver­da­de­ra­men­te al Se­ñor.

No du­do que, en oca­sio­nes, no en­tien­do el si­len­cio de Dios fren­te a tan­tas si­tua­cio­nes de in­jus­ti­cias que su­ce­den en nues­tro dia­rio vi­vir. Son tan­tos los ejem­plos de reali­da­des que des­de la fe no se en­tien­den.

Tam­po­co du­do que, mu­chas ve­ces, es­tas si­tua­cio­nes sir­ven de desáni­mo a al­gu­nos que pre­fie­ren no creer y dis­tan­ciar­se de un Dios que pa­re­ce no im­por­tar­le lo que los ‘ma­los’ ha­cen.

Ma­la­quías es cla­ro: Dios no es neu­tral. Dios ama y cui­da a los su­yos, a los que obran el bien, a los que se es­fuer­zan por vi­vir rec­ta­men­te; Él ha op­ta­do por los des­pre­cia­dos de la so­cie­dad, por los dé­bi­les, por los po­bres y por los que pa­de­cen la in­jus­ti­cia.

Por lo que no po­de­mos de­jar que es­tás reali­da­des que no com­pren­de­mos nos des­es­ti­mu­len nues­tra fe. Dios nun­ca aplau­de al que obra mal. To­das nues­tras ora­cio­nes son es­cu­cha­das y son res­pon­di­das.

Cla­ro, que la res­pues­ta no tie­ne que ser exac­ta­men­te la que no­so­tros que­re­mos, re­cor­de­mos que mu­chas ve­ces pe­di­mos lo que no ne­ce­si­ta­mos y lo que no nos con­vie­ne en el mo­men­to pre­ci­so. El tiem­po de Dios es per­fec­to. Todo triun­fo del mal­va­do es apa­ren­te y efímero. Los ma­los no triun­fan pa­ra siem­pre. Ter­mi­nan ca­yen­do co­mo co­cos. Su fi­nal es el de los im­píos (Sa­bi­du­ría 3,1-19).

La ma­ne­ra co­mo los aren­ga Ma­la­quías a se­guir cre­yen­do y de­jar a un la­do cual­quier des­mo­ti­va­ción de la fe es bien in­ten­sa: “…En­ton­ces ve­rán la di­fe­ren­cia en­tre bue­nos y ma­los, en­tre los que sir­ven a Dios y los que no le sir­ven. Mi­ren que lle­ga el día, ar­dien­te co­mo un horno, cuan­do arro­gan­tes y mal­va­dos se­rán la pa­ja… Pe­ro a los que res­pe­tan mi nom­bre los alum­bra­rá el sol de la jus­ti­cia, que sa­na con sus alas. Sal­drán sal­tan­do…”.

Des­de las fi­gu­ras li­te­ra­rias tí­pi­cas de su men­ta­li­dad re­li­gio­sa y de su épo­ca, nos re­cuer­da que los que se man­ten­gan fie­les, a pe­sar de to­das las cir­cuns­tan­cias, vi­vi­rán la ple­ni­tud de la vi­da en Él.

Vi­vi­mos nues­tra fe por la con­vic­ción que te­ne­mos, por la ex­pe­rien­cia que he­mos vi­vi­do, por­que lo sa­be­mos pre­sen­te en nues­tra vi­da. Pe­ro tam­bién por­que te­ne­mos cla­ro que el pe­ca­do pa­ga con la per­di­ción y la muer­te, y el que con­fía en Dios nun­ca que­da de­frau­da­do.

No te de­jes lle­var por las lu­ces y los can­tos de si­re­na del mal. Man­ten­te fir­me en tu fe y vi­ve se­gún tus va­lo­res. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.