Me sien­to me­nos

Gente Caribe - - El Diván Virtual - POR Isa­bel Pra­do Misas*

Es­ta es una ex­pre­sión que de­no­ta do­lor y an­gus­tia. An­gus­tia fren­te al otro a quien se le su­po­ne su­pe­rior y un do­lor que es una enor­me desolación. Sen­sa­ción que ha­ce par­te de los su­fri­mien­tos del que pa­de­ce ba­ja es­ti­ma que an­tes se nom­bra­ba co­mo com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad. Diag­nós­ti­co que pa­re­ce le­ve fren­te a otros pa­de­ci­mien­tos más rui­do­sos pe­ro que de­ter­mi­na una vi­da opa­ca, tris­te y con po­cas po­si­bi­li­da­des de avan­zar. Por­que en es­ta po­si­ción, ¿có­mo te­ner con­fian­za en sí mis­mo? y, ade­más, ¿ven­cer los re­tos que la vi­da pro­po­ne?

Un creer­se me­nos cu­ya ló­gi­ca lle­va a su­po­ner que de­be re­ci­bir po­co. Un po­co que tam­bién re­ci­ben aque­llos que se creen su­pe­rio­res, por­que es in­ne­ga­ble que sen­tir­se más es una ma­ne­ra de con­tra­rres­tar el me­nos, es lo que di­ce la ma­te­má­ti­ca. Un dis­fraz y tam­bién una ma­ne­ra de su­frir por es­tar en con­ti­nua com­pe­ten­cia con el otro, una de­fen­sa tan frá­gil que co­rre el pe­li­gro de que cual­quie­ra fá­cil­men­te la de­rrum­be. Y lo ha­rá, ade­más sin que­rer, si sa­be lo que no sa­be­mos, si es más agra­cia­do o más sim­pá­ti­co, si tie­ne lo que uno no tie­ne. Cual­quier detalle que, co­mo en un es­pe­jo, mues­tre lo que fal­ta, y co­mo al­go siem­pre fal­ta­rá en es­te mun­do tan di­sí­mil, en­ton­ces es muy fá­cil que a ca­da se­gun­do se en­cuen­tre al­go que de­je ver lo que no se tie­ne.

Sen­tir­se me­nos que otro es uno de los ma­yo­res su­fri­mien­tos por­que es nues­tro yo, nues­tro ser, lo que se sien­te de­me­ri­ta­do. Es creer­se des­po­seí­do pe­ro no de co­sas ma­te­ria­les, aun­que en oca­sio­nes se pon­ga en ellas, es su­po­ner­se pri­va­do de la ca­pa­ci­dad de ac­tuar, de de­ci­dir por sí mis­mo y de afron­tar las con­se­cuen­cias, por eso la du­da es una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, la im­po­si­bi­li­dad de dis­tin­guir lo que se de­be ha­cer por creer que siem­pre hay otro que no só­lo sí sa­brá sino que po­drá ha­cer­lo me­jor. Y es po­si­ble que sea ver­dad, de pron­to al­guien lo ha­ría me­jor, ¿pe­ro eso por­que nos ha­bría de de­te­ner?

Sen­tir­se me­nos es co­lo­car al otro en un lu­gar de ven­ta­ja, de ahí la ra­zón de mu­chos abu­sos en los cua­les no só­lo es cul­pa­ble el abu­sa­dor, tam­bién aquel que por su fra­gi­li­dad y me­nos­ca­bo de sí mis­mo ad­mi­te y per­mi­te, lo que en el fon­do cree que el otro tie­ne todo el de­re­cho de ha­cer.

Sen­tir­se me­nos es tris­te, muy tris­te. La cau­sa de mu­chas de­pre­sio­nes, de la fal­ta de ga­nas de vi­vir y de mu­chos mie­dos y pér­di­da de opor­tu­ni­da­des que obe­de­cen a una po­si­ción infantil, por eso la in­se­gu­ri­dad, la ba­ja es­ti­ma, la ti­mi­dez son su­fri­mien­tos re­la­cio­na­dos con la de­pen­den­cia, esa di­fi­cul­tad pa­ra asu­mir­se co­mo un ser ca­paz. Pe­ro tam­bién a ella obe­de­cen la arro­gan­cia, la va­ni­dad y el atro­pe­llo, una for­ma de de­me­ri­tar al otro pa­ra po­der sen­tir­se se­gu­ro.

Dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da que pa­re­cien­do ser tan dis­tin­tas es­tán he­chas de la mis­ma tex­tu­ra, por eso el fá­cil en­cuen­tro de aquel que bus­ca un amo por­que se sien­te es­cla­vo y del que bus­ca un es­cla­vo pa­ra ejer­cer con él su po­der de amo. Am­bos in­fe­li­ces, am­bos de­pen­dien­tes, tam­bién ig­no­ran­tes por­que es muy di­fí­cil pa­ra no­so­tros los hu­ma­nos de­tec­tar lo que de­cía Só­fo­cles: “De los su­fri­mien­tos los que más afli­gen son los que uno mis­mo ha es­co­gi­do”. Una es­co­gen­cia que no ele­gi­mos, aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co, por­que es al­go pro­pio que pa­ra aquel que lo pa­de­ce, lo acom­pa­ña des­de tiem­pos ol­vi­da­dos, una for­ma de ver­se a sí mis­mo en la cual si­gue sien­do un ni­ño pa­ra obe­de­cer, o un ado­les­cen­te pa­ra pro­tes­tar e in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra con­ci­liar.

De al­gu­na ma­ne­ra to­dos nos sen­ti­mos in­se­gu­ros por­que no sa­be­mos qué nos de­pa­ra­rá el mo­men­to que si­gue, pe­ro si esa in­se­gu­ri­dad atra­vie­sa lo más ín­ti­mo de nues­tro ser y no po­de­mos con­fiar en lo que so­mos, la vi­da que no es fá­cil se vuel­ve mu­cho más di­fí­cil. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.