“Un país sin ci­ne es un país in­vi­si­ble”

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Ra­fael Pabón ra­fael.pa­bon@elheraldo.co FO­TOS Or­lan­do Amador

Al­gu­nas cer­te­zas nos acom­pa­ñan des­de la cu­na, destino o de­ter­mi­nis­mo pa­ra unos, con­vic­ción pa­ra otros. Ro­ber­to Flo­res Prie­to lle­va las cá­ma­ras de ci­ne a la ve­ra des­de que era un ni­ño, no en la re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca de apa­ra­tos en­ros­ca­dos so­bre trí­po­des, sino en los ojos y la for­ma de ver el mun­do, en una vo­ca­ción por con­tar his­to­rias que, co­mo el mis­mo ase­gu­ra, se empezó a ges­tar in­clu­so an­tes de que lo su­pie­ra.

“Cre­cí en un ho­gar ro­dea­do de mu­chas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, mi pa­dre era es­cri­tor, mi ma­dre li­bre­tis­ta de te­le­vi­sión y pu­bli­cis­ta, mi her­ma­na fo­tó­gra­fa, otro poe­ta” re­la­ta es­te di­rec­tor de ci­ne ba­rran­qui­lle­ro, que es­tre­nó ha­ce una se­ma­na su se­gun­do lar­go­me­tra­je, Ca­zan­do lu­ciér­na­gas.

Al ex­pe­ri­men­tar tan­tas for­mas de crea­ción di­fe­ren­tes de for­ma tan cer- ca­na, Ro­ber­to fue desa­rro­llan­do una vi­sión ho­lís­ti­ca del ar­te que fi­nal­men­te le per­mi­tió de­can­tar­se por aque­llo que le apa­sio­na­ba con ma­yor fuer­za, el ci­ne. “Ha si­do un pro­ce­so de bús­que­da de mi pro­pia voz des­de que era un ni­ño” ase­gu­ra.

Sus pri­me­ros tra­ba­jos fue­ron en el ca­nal re­gio­nal Te­le­ca­ri­be, don­de pro­du­jo dos do­cu­men­ta­les so­bre el pin­tor Ángel Lock­hart y el fo­tó­gra­fo Ne­reo Ló­pez,

sin con­tar la par­ti­ci­pa­ción que ha­bía te­ni­do co­mo ac­tor de co­mer­cia­les de te­le­vi­sión en su in­fan­cia.

Du­ran­te esos mo­men­tos tam­bién empezó a es­tu­diar en Bo­go­tá, sin em­bar­go, fue la Es­cue­la de Ci­ne de San An­to­nio de los Ba­ños, en Cu­ba, la que ter­mi­na­ría de for­jar­le co­mo el di­rec­tor que es hoy en día. En es­te lu­gar ter­mi­nó de con­ven­cer­se de que ha­bía es­co­gi­do la ca­rre­ra co­rrec­ta. ”A pe­sar de que yo ya ha­bía es­tu­dia­do ci­ne y fo­to­gra­fía, hu­bo un mo­men­to en el que pen­sa­ba que po­día es­tu­diar li­te­ra­tu­ra pe­ro cuan­do lle­gué a cu­ba pu­de de­cir, ver­da­de­ra­men­te, que no ha­bía mar­cha atrás”.

El en­can­to fue ins­tan­tá­neo, la le­gen­da­ria ins­ti­tu­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca fun­da­da por Ga­briel Gar­cía Már­quez, Fer­nan­do Bi­rri y Ju­lio Gar­cía Es­pi­no­za, en el año 1986, se con­vir­tió en la al­ma ma­ter que ter­mi­nó de cin­ce­lar la for­ma y el mar­co idio­sin­crá­si­co so­bre el cual Ro­ber­to edi­fi­ca­ría su obra. “Es­tar en un lu­gar don­de res­pi­ras ci­ne, al­muer­zas ci­ne y vi­ves ci­ne, que es­tá tan ale­ja­do de cual­quier otra po­bla­ción, en­ce­rra­do en una ha­cien­da don­de todo el mun­do es­tá ha­blan­do de ci­ne, aca­bas sien­do adic­to a es­to”.

De igual for­ma ter­mi­nó de com­pro­me­ter­se con ese ele­men­to que es­tá tan pre­sen­te en to­da su obra y que lle­va en la san­gre, el Ca­ri­be. Al con­vi­vir con es­tu­dian­tes de todo el mun­do, quie­nes le en­se­ña­ron par­te de la cul­tu­ra de sus paí­ses pe­ro, so­bre todo, sus for­mas de ver el mun­do, el ci­neas­ta empezó a afe- rrar­se más a aque­llo que le ha­cía úni­co. “A mí me in­tere­sa ha­cer ci­ne en La­ti­noa­mé­ri­ca, en Co­lom­bia, o me­jor, ha­cer ci­ne en el Ca­ri­be” sen­ten­cia sin de­jar es­pa­cio a la du­da.

No obs­tan­te, no se tra­ta de afe­rrar­se a los cli­chés tri­lla­dos con los que a ve­ces in­ten­ta plas­mar­se es­ta por­ción de tie­rra azo­ta­da por el sol, con su tem­pe­ra­tu­ra cá­li­da y hu­me­dad des­afo­ra­da; Ro­ber­to tra­ta de de­jar siem­pre plas­ma­do en su tra­ba­jo esa vi­sión par­ti­cu­lar con la que mi­ra la tie­rra en la que na­ció; vi­sión que le ha va­li­do gran can­ti­dad de pre­mios, sien­do el más re­cien­te el re­co­no­ci­mien­to a me­jor di­rec­tor que con­si­guió en el Fes­ti­val de Ci­ne de Gra­ma­do, en Bra­sil, por su pe­lí­cu­la Ca­zan­do lu­ciér­na­gas, que ob­tu­vo otros ga­lar­do­nes por me­jor guion, me­jor ac­triz y me­jor fo­to­gra­fía.

Es­ta vi­sión no so­lo es di­fí­cil de plas­mar en la gran pan­ta­lla, sino que tam­bién es di­fí­cil de des­cri­bir en unas es­cue­tas pa­la­bras que re­su­man su sig­ni­fi­ca­do, sin em­bar­go, arries­gán­do­se a de­jar al­go por fue­ra, Ro­ber­to re­su­me lo que ve en el Ca­ri­be co­mo: “un lu­gar con una car­ga na­rra­ti­va im­pre­sio­nan­te, el te­rri­to­rio de la di­ver­si­dad por na­tu­ra­le­za, que fue cons­trui­da por mi­gra­cio­nes di­ver­sas que aún si­guen vi­nien­do y que, sin du­da, la ha­cen al­go muy es­pe­cial”.

Pre­fie­re no ha­cer én­fa­sis so­bre las di­fi­cul­ta­des de ha­cer ci­ne en el país -aun­que es­tá cons­cien­te de que es ne­ce­sa­rio que el púbico co­lom­biano se ani­me a ver pe­lí­cu­las di­fe­ren­tes- en cam­bio re­sal­ta aque­llo que tan­to le gus­ta de la pro­fe­sión que ha es­co­gi­do, esa po­si­bi­li­dad de con­tar his­to­rias y ex­pre­sar­se a tra­vés de las cá­ma­ras pe­ro, so­bre todo, la po­si­bi­li­dad de com­par­tir con gen­te que ad­mi­ra, res­pe­ta y apre­cia, eso, ase­gu­ra, es todo un ho­nor. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.