La reina que hi­zo de su jue­go una reali­dad

La Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co, Pau­li­na Ve­ga Diep­pa se sa­le de los cli­chés ‘reales’ pa­ra acep­tar con or­gu­llo que sí so­ñó con ser reina, co­mo su abue­la El­vi­ra Castillo, quien par­ti­ci­pó en el mis­mo cer­ta­men en 1953.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Li­li­beth Hernández Gar­cía Twit­ter: @So­yli­li­beth FO­TOS Emi­lio Yi­di PRO­DUC­CIÓN Ro­ber­to Martínez VES­TUA­RIO Y CAL­ZA­DO Sil­via Tche­ras­si MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO Jor­ge Bravo y Ney­der Gómez de Walter Molano Pe­lu­que­ros LO­CA­CIÓN Mu­seo del Atlán­ti­co

Es to­da una reina. Ade­más de su be­lle­za fí­si­ca, tie­ne la ac­ti­tud y la dis­po­si­ción. Pau­li­na Ve­ga Diep­pa asu­me con en­te­re­za que re­pre­sen­tar al Atlán­ti­co en el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za es una opor­tu­ni­dad que la tie­ne fas­ci­na­da.

De ni­ña, di­ce, siem­pre qui­so ser reina. Des­fi­lar con cetro y co­ro­na fue su jue­go de in­fan­cia. Hoy es una reali­dad.

A di­fe­ren­cia de sus ami­gui­tas de la ni­ñez, Pau­li­na se di­ver­tía con una co­ro­na de ver­dad, pues so­bre su ca­be­za se po­nía la de su abue­la El­vi­ra Castillo de Diep­pa, quien en 1953 tam­bién re­pre­sen­tó al Atlán­ti­co en es­te mis­mo

cer­ta­men. Ha­ce un año empezó a cris­ta­li­zar es­te de­seo en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, don­de ade­lan­ta se­gun­do se­mes­tre de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. “Es­ta­ba en pri­mer se­mes­tre, en­ton­ces en­tre los pri­mí­pa­ros eli­gen una reina, yo ga­né”.

Re­cuer­da ade­más que hu­bo un des­fi­le y que siem­pre es­tu­vo en­tre las fa­vo­ri­tas. Es­pe­ra con­tar con esa mis­ma suer­te el lu­nes, 11 de no­viem­bre, en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Car­ta­ge­na. De allí es­pe­ra sa­lir co­mo la mu­jer más lin­da de Co­lom­bia. Es que la ba­rran­qui­lle­ra, de 20 años, lle­va to­da una vi­da so­ñán­do­lo.

Cuan­do ca­mi­na pa­re­cie­ra que des­fi­la­ra. Lo ha­ce con ele­gan­cia, con con­vic­ción, co­mo se mos­tró en es­ta se­sión de fo­tos. Tie­ne una be­lle­za que cau­ti­va.

Por si fue­ra po­co ge­né­ti­ca­men­te es­tá pre­mia­da. Tie­ne 1.76 m de es­ta­tu­ra y sus me­di­das son 87/60/95. Ha­bla cua­tro idio­mas: es­pa­ñol, in­glés, fran­cés y ale­mán. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses re­ci­bió cla­ses de fo­gueo pe­rio­dís­ti­co y to­ni­fi­có su cuer­po en el gim­na­sio.

Reite­ra que su be­lle­za fí­si­ca tam­bién es el re­sul­ta­do de una vi­da sa­lu­da­ble. Siem­pre ha ju­ga­do vo­lei­bol. “Has­ta en la ho­ra del re­creo lo prac­ti­ca­ba”. Es­te de­por­te y es­cu­char mú­si­ca, es­pe­cial­men­te a Carlos Vi­ves, son sus pa­sa­tiem­pos.

En un ges­to de ca­ri­ño la lla­man Pau­li. Ella no so­lo es la reina de los atlan­ti­cen­ses, tam­bién es la reina de la casa. “Ten­go una fa­mi­lia gi­gan­tes­ca con­for­ma­da por mi ma­má Lau­ra Diep­pa y mi pa­pá Ro­dol­fo Ve­ga, ten­go sie­te her­ma­nos, dos abue­las her­mo­sas y cin­co tíos”. En me­dio de una ri­sa es­pon­tá­nea agre­ga que ade­más tie­ne un pe­rro: Ma­teo.

Su ma­má es­tá que no se cam­bia por na­die con una hi­ja en el ra­mi­lle­te de las 21 can­di­da­tas que par­ti­ci­pan por el tí­tu­lo de Se­ño­ri­ta Co­lom­bia. Su pa­pá no se que­da atrás. Se mues­tra or­gu­llo­so, ad­mi­ran­do a su hi­ja. Sus her­ma­nos le brin­dan apo­yo y la ani­man.

Jun­to con su fa­mi­lia, Pau­li­na es­tá ra­di­ca­da en Bo­go­tá. Cuan­do vi­vió en Ba­rran­qui­lla es­tu­dió en los co­le­gios Karl C. Pa­rrish y Ale­mán. Fi­nal­men­te, se gra­duó en el Andino de la ca­pi­tal.

Aho­ra en Car­ta­ge­na so­lo tie­ne en men­te los con­se­jos de su abue­la, quien le di­jo que fue­ra na­tu­ral y au­tén­ti­ca.

Co­mo reina le gus­ta­ría tra­ba­jar en obras so­cia­les que be­ne­fi­cien a la so­cie­dad más vul­ne­ra­ble. Di­ce que tie­ne la me­jor vi­bra pa­ra lo­grar­lo y es­tá en el ca­mino pa­ra con­quis­tar el tí­tu­lo de Se­ño­ri­ta Co­lom­bia 2013-2014. GC

SU HOBBY... “Me en­can­ta la mú­si­ca. Soy una can­tan­te frus­tra­da, por­que mi voz es te­rri­ble”. (Ri­sas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.