Cam­bios des­de la fe

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

Una ex­pe­rien­cia emo­cio­nan­te pa­ra un cre­yen­te que lee el Nue­vo Tes­ta­men­to es en­con­trar­se re­ta­do, desafia­do por las pa­la­bras y las ac­cio­nes de Jesús. Es una lec­tu­ra que nos in­co­mo­da por­que im­pli­ca que cam­bie­mos nues­tra ma­ne­ra de pen­sar, juz­gar, sen­tir y ac­tuar. Pro­cli­ves a re­te­ner y ate­so­rar, so­mos in­vi­ta­dos a vi­vir en la ge­ne­ro­si­dad com­par­tien­do so­li­da­ria­men­te lo que te­ne­mos (He­chos 20,35). En­se­ña­dos, por nues­tra so­cie­dad, a res­pon­der con agre­si­vi­dad a quien nos ata­ca y ven­gar­nos del mal que nos cau­sen, so­mos in­vi­ta­dos a amar, per­do­nar y po­ner la “otra me­ji­lla” (Ma­teo 5,3842). Im­pul­sa­dos so­cial­men­te a vi­vir de ma­ne­ra egoís­ta y ego­cén­tri­ca, so­mos in­vi­ta­dos a pen­sar en el otro y ser­vir­le de ma­ne­ra de­ci­di­da (...).

Si re­la­cio­nar­nos con Jesús de Na­za­reth no nos mue­ve a cam­biar nues­tras ma­ne­ras de ser y de es­tar en el mun­do y de re­la­cio­nar­nos, te­ne­mos que cues­tio­nar nues­tra re­la­ción y la per­cep­ción que es­ta­mos te­nien­do de Él. Su per­so­na, sus Pa­la­bras, sus ac­cio­nes de­ben oca­sio­nar ver­da­de­ros te­rre­mo­tos in­te­rio­res por­que nos pro­po­ne va­lo­res, con­cep­tos, ac­ti­tu­des que no son las que co­mún­men­te te­ne­mos.

Eso es lo que nos pro­po­ne el re­la­to de Juan 8,1-11. Los fa­ri­seos, quie­nes siem­pre es­tán bus­can­do ra­zo­nes pa­ra acu­sar a Jesús, le lle­van una mu­jer sor­pren­di­da en adul­te­rio” (8,3). La Ley de Moi­sés con­si­de­ra­ba el adul­te­rio con­tra­rio a la vo­lun­tad de Dios. El cas­ti­go pre­vis­to es la pe­na de muer­te. Lo ju­rí­di­co pa­re­ce fa­vo­re­cer las per­ver­sas in­ten­cio­nes de los acu­sa­do­res. El que tan­to ha ha­bla­do del amor ten­drá que apro­bar la apli­ca­ción de la pe­na de muer­te so­bre una rea, de­fi­ni­ti­va y cla­ra­men­te, cul­pa­ble. Por eso se le pi­de que opi­ne so­bre la si­tua­ción: ¿Tú qué di­ces?” (8,5). Es cla­ro que “es­to lo de­cían pa­ra ten­tar­le, pa­ra te­ner de qué acu­sar­le” (8,6). Si Jesús se pro­nun­cia en fa­vor de la apli­ca­ción es­tric­ta de la pe­na de muer­te per­de­ría su fa­ma de hom­bre com­pa­si­vo y mi­se­ri­cor­dio­so; ade­más, le ven­drían pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des ro­ma­nas, an­te las cua­les los fa­ri­seos ha­bían per­di­do el de­re­cho de apli­car la pe­na de muer­te. Pe­ro por otra par­te si se pro­nun­cia en con­tra de la apli­ca­ción de la pe­na de muer­te, iría con­tra lo pres­cri­to en la Ley y, lue­go, ¿con qué au­to­ri­dad po­dría pre­sen­tar­se an­te el pue­blo co­mo Maes­tro ve­ni­do de Dios?

La res­pues­ta de Jesús es do­ble: un ges­to y una de­cla­ra­ción.

El ges­to: se aga­cha y pa­re­ce es­cri­bir en la are­na. Es­te no es un ges­to con un sen­ti­do cla­ro. Ya que no sa­be­mos qué fue lo que es­cri­bió. De to­das for­mas sí hay al­go cla­ro, co­mo lo in­di­ca el pa­dre Fidel Oño­ro: “No se sa­be bien por qué Jesús se ha­ya pues­to a es­cri­bir en la tie­rra, lo cier­to es que en Él no hay agre­si­vi­dad ni fa­na­tis­mo. Jesús no se pre­ci­pi­ta a dar opi­nio­nes. Más bien in­vi­ta a una se­re­na re­fle­xión”. Tra­tan­do de in­ter­pre­tar el ges­to de Jesús, al­gu­nos au­to­res ha­cen re­fe­ren­cia a Je­re­mías 17,13: “To­dos los que te aban­do­nan se­rán es­cri­tos en la tie­rra por­que han ol­vi­da­do al Se­ñor”, adu­cien­do que qui­zás Jesús que­ría in­di­car con es­te ges­to el pe­ca­do de los que acu­san a la mu­jer. Ese ges­to ya se pre­sen­ta pa­ra no­so­tros co­mo una in­vi­ta­ción in­quie­tan­te: en una so­cie­dad en la que rá­pi­da­men­te ha­ce­mos un jui­cio del otro y sus ac­cio­nes, en la que nos cree­mos due­ños de la ver­dad y por ello po­de­mos des­truir con nues­tras pa­la­bras a los de­más y su fa­mas, Él se to­ma su tiem­po, pien­sa, re­fle­xio­na y nos ha­ce cons­cien­tes de lo di­fí­cil que es dar una opi­nión o un jui­cio so­bre el otro y sus ac­cio­nes. Su ges­to nos mues­tra que no po­de­mos pre­ci­pi­tar­nos al ha­blar de los otros.

Una de­cla­ra­ción : “Aquel que de Us­te­des es­té sin pe­ca­do, que ti­re la pri­me­ra pie­dra” (6,7). Nos ha­ce en­trar en nues­tro pro­pio in­te­rior e in­ven­ta­riar quié­nes so­mos y qué ha­ce­mos, quien es cons­cien­te de eso, se­gu­ro se­rá mi­se­ri­cor­dio­so con los de­más. Quien se­pa quién es y qué ha­ce, se­gu­ro sa­brá res­pe­tar al otro y tra­ta­rá con mi­se­ri­cor­dia y com­pa­sión los erro­res y pe­ca­dos del otro. La tra­ge­dia es­tá en quien pa­ra juz­gar al otro se ol­vi­da de sí mis­mo y su ac­tuar. So­lo es ver­du­go del otro el que se ha ol­vi­da­do de sí mis­mo o des­co­no­ce qué hay en su pro­pio co­ra­zón. Ne­gar­le al otro la opor­tu­ni­dad de re-ha­cer su vi­da, de te­ner una nue­va opor­tu­ni­dad es ne­gar­se a sí mis­mo el per­dón. To­dos fa­lla­mos y nos equi­vo­ca­mos –y ca­si siem­pre de los mis­mos pe­ca­dos– eso no lo po­de­mos ol­vi­dar al ver las ac­cio­nes de los otros.

Es­toy se­gu­ro de que es­te co­men­ta­rio ge­ne­ra pre­gun­tas y has­ta reac­cio­nes con­tra­rias, se­gu­ro hay una in­vi­ta­ción de cam­bio pa­ra ti en es­te es­cri­to. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.