Leo­nar­do De la Hoz y la for­tu­na de una em­pre­sa fa­mi­liar

Es­te in­ge­nie­ro in­dus­trial, con for­ma­ción en in­ge­nie­ría química, co­no­ce no so­lo la formúla pa­ra un buen in­mu­ni­zan­te, sino que sa­be la formúla per­fec­ta pa­ra com­bi­nar la fa­mi­lia con los ne­go­cios.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO José Luis Ro­drí­guez R. jo­se.ro­dri­[email protected] FO­TOS Or­lan­do Amador

Me­di­ta por unos se­gun­dos y se aco­mo­da en el asien­to. El in­ge­nie­ro evo­ca con no­ta­ble agra­do la épo­ca en que jun­to a su pa­dre, Saúl De la Hoz Do­na­do, ha­cía un re­co­rri­do por las em­pre­sas don­de es­te la­bo­ra­ba. Por las tar­des so­lía tra­ba­jar en el as­pec­to téc­ni­co y co­mer­cial de los pro­duc­tos quí­mi­cos de su in­ven­ción. Hoy Leo­nar­do con­ti­núa ca­mi­nan­do y me­jo­ran­do los mis­mos pro­duc­tos pa­ra el fu­tu­ro de su fa­mi­lia.

Quie­nes fun­dan y cons­tru­yen una bue­na em­pre­sa con es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio per­so­nal, siem­pre desean que sus hi­jos sean quie­nes to­men la ban­de­ra cuan­do el mo­men­to lo re­quie­ra. Es­to lo sa­be muy bien Leo­nar­do De la Hoz, un in­ge­nie­ro in­dus­trial, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, quién he­re­dó no so­lo el pa­tri­mo­nio de su pa­dre, sino su te­són y li­de­raz­go a la ho­ra de to­mar bue­nas de­ci­sio­nes. Es el re­pre­sen­tan­te le­gal de las em­pre­sas Pro­te­mad y Pe­troca­ri­be, de­di­ca­das a la pro­duc­ción de in­mu­ni­zan­tes pa­ra ma­de­ra y la fa­bri­ca­ción de adi­ti­vos pa­ra po­zos pe­tro­le­ros, res­pec­ti­va­men­te. Jun­to a sus her­ma­nas Mir­na y Mar­ga­ri­ta De la Hoz, y su ma­dre Zully Bo­rre­go han sa­ca­do ade­lan­te las ideas de ne­go­cio y pro­yec­tos de las com­pa­ñías. El ne­go­cio co­men­zó en el 86 cuan­do su pa­dre se re­ti­ró de la em­pre­sa Química Analco y mon­tó la com­pa­ñía con cua­tro so­cios. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­ta era fa­bri­car lo­cal­men­te mu­chos pro­duc­tos de in­mu­ni­za­ción y re­fi­na­mien­to de ma­te­ria­les, que se ve­nían im­por­tan­do y sa­lían muy cos­to­sos de­bi­do a las li­mi­tan­tes de las im­por­ta­cio­nes. A Leo­nar­do siem­pre le lla­mó la aten­ción el te­ma de los quí­mi­cos y por eso, des­de an­tes de sus prac­ti­cas, es­tu­vo vin­cu­la­do a la em­pre­sa, la cual se lo­ca­li­za­ba en

Ba­rran­qui­lli­ta y

lle­gó a crear 40 pro­duc­tos.

“En el 94, por di­fe­ren­cias en la ad­mi­nis­tra­ción, mi pa­pá ne­go­ció con los so­cios, en­tre­gó va­rios pro­duc­tos y que­dó nues­tra fa­mi­lia a car­go. A los 3 años mi pa­pá fa­lle­ció y yo con 24 años asu­mí la di­rec­ción de la em­pre­sa”, re­cuer­da Leo­nar­do.

In­for­tu­na­da­men­te a los dos años lle­gó una cri­sis, pro­duc­to de un co­le­ta­zo asiá­ti­co que ca­si quie­bra la mi­tad de la in­dus­tria de la cons­truc­ción en el país. La em­pre­sa Po­tre­mad, en ese tiem­po lla­ma­da Ga­ma­quí­mi­ca, que­dó prác­ti­ca­men­te inope­ran­te. Con­fie­sa que de no ser por la ter­que­dad de su her­ma­na Mir­na, quien si­guió ad­mi­nis­tran­do la com­pa­ñía, es­ta ha­bría ce­rra­do.

A di­fe­ren­cia de Pro­te­mad, Pe­troca­ri­be lle­va­ba un año en fun­ción de ma­ne­ra mo­des­ta.

“Es­ta­ba ca­sa­do y te­nía dos ni­ños pe­que­ños. Me to­có bus­car tra­ba­jo y me vin­cu­lé a Mo­nó­me­ros en el 2001 en el área de ge­ren­cia en ven­tas de pro­duc­tos in­dus­tria­les. Fue una bue­na ex­pe­rien­cia de cua­tro años”, co­men­ta.

Fue en ese mo­men­to que se pre­sen­tó una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. Sa­lió un muy buen con­tra­to y la opor­tu­ni­dad de vin­cu­lar­se nue­va­men­te y de tiem­po por com­ple­to a Pro­te­mad. No so­lo pa­ra re­to­mar el ne­go­cio de los quí­mi­cos con la ma­de­ra, sino pa­ra im­pul­sar el ne­go­cio del sec­tor pe­tro­le­ro. Fue así co­mo Leo­nar­do empezó a via­jar más se­gui­do a Bo­go­tá, don­de es­tá la cen­tral de las em­pre­sas pe­tro­le­ras. Su her­ma­na Mir­na se de­di­có a la ge­ren­cia de una em­pre­sa y él de la otra. En esa épo­ca la me­nor, Mar­ga­ri­ta, ya es­ta­ba tra­ba­jan­do y la con­ven­cie­ron pa­ra que los ayu­da­ra en la par­te de mar­ke­ting y finanzas. Su ma­má ya los ve­nía ayu­dan­do con la ges­tión, pues lle­va­ba más tiem­po vin­cu­la­da al asun­to. Por pri­me­ra vez es­ta­ban los cua­tro uni­dos por el de­sa­rro­llo de las em­pre­sas.

El ne­go­ció co­gió fuer­za en el 2006. Vin­cu­la­ron a gen­te con ex­pe­rien­cia en el sec­tor pe­tro­le­ro, se ca­pa­ci­ta­ron y aso­cia­ron con gru­pos ex­per­tos en el te­ma de in­mu­ni­zan­tes, co­mo el IRG-WP. (Gru­po de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal en pro­tec­ción en ma­de­ra).

“Hoy po­de­mos de­cir que so­mos ex­per­tos en el te­ma y so­mos una em­pre­sa lí­der en co­no­ci­mien­to y so­por­te de ma­de­ra en Co­lom­bia. Pro­te­mad es pio­ne­ra en Ba­rran­qui­lla y es la úni­ca em­pre­sa en el país ca­paz de di­se- ñar pa­ra la pro­tec­ción de ma­de­ra.”, en­fa­ti­za. A me­dia­dos del año pa­sa­do mon­ta­ron una plan­ta de pro­duc­ción en Qui­to, Ecua­dor, y tam­bién una bo­de­ga en Mia­mi. Am­bas em­pre­sas se pres­tan ser­vi­cios en­tre ellas. Su me­ta es te­ner buen po­si­cio­na­mien­to en Su­ra­mé­ri­ca y Nor­tea­mé­ri­ca.

Hoy Pro­te­mad com­pi­te úni­ca­men­te con mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ba­yer, que tie­nen sus ca­sas ma­tri­ces en Ale­ma­nia, pe­ro sus pro­duc­tos no tie­nen la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra lo que el mer­ca­do co­lom­biano re­quie­re. Por eso la em­pre­sa es la úni­ca que ofre­ce pro­duc­tos a so­bre me­di­da y con so­por­te téc­ni­co.

“El éxi­to de nues­tra em­pre­sa ra­di­ca al po­der sa­car lo me­jor de nues­tra re­la­ción fa­mi­liar. Ha­cer­la una pa­lan­ca pa­ra apo­yar­nos cons­tan­te­men­te y no un obs­tácu­lo”, con­clu­ye. GC

SO­BRE EL... “Pa­ra el éxi­to es cla­ve la gen­te que te ro­dea. Con quien tra­tas y tra­ba­jas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.