Em­ba­ja­do­ras del bienestar y los há­bi­tos sa­lu­da­bles

Mar­ce­la Ba­ra­jas y Na­ta­lia Gnec­co son pio­ne­ras de va­rios ejer­ci­cios al­ter­na­ti­vos en Co­lom­bia, sien­do re­fe­ren­tes de la cul­tu­ra Fit­ness en el país.

Gente Caribe - - Invitadas - TEX­TO Ra­fael Pabón ra­fael.pa­bon@elheraldo.co FO­TOS Or­lan­do Amador

i de cuer­pos y vi­da sa­lu­da­ble se tra­ta, Mar­ce­la Ba­ra­jas y Na­ta­lia Gnec­co son re­fe­ren­tes en el te­ma; es­tas dos in­se­pa­ra­bles com­pa­ñe­ras de en­tre­na­mien­to, y ami­gas des­de ha­ce 20 años, de­di­can la ma­yor par­te de su tiem­po a pro­mo­ver há­bi­tos que per­mi­tan a las per­so­nas te­ner vi­das ple­nas. Cuen­tan con más de 10.000 se­gui­do­res en su cuen­ta de twit­ter @FUN2FIT1 y sus con­se­jos y per­fi­les han si­do re­se­ña­dos en im­por­tan­tes me­dios na­cio­na­les.

En la ac­tua­li­dad am­bas son em­ba­ja­do­ras de la im­por­tan­te mar­ca in­ter­na­cio­nal de cal­za­do y ro­pa de­por­ti­va Re­book en Co­lom­bia, gracias al re­co­no­ci­mien­to que se cons­tru­ye­ron a par­tir de sus in­no­va­do­res en­tre­na­mien­tos, co­mo el Po­wer Pla­te, del cual fue­ron pio­ne­ras, y el ju­ka­ri, un en­tre­na­mien­to crea­do por es­ta mar­ca pre­ci­sa­men­te.

Ana­li­zan­do la his­to­ria de am­bas, no ca­be du­da de que el rol que desem­pe­ñan y su tra­ba­jo en el mun­do del fit­ness es aque­llo pa­ra lo que na­cie­ron, pues des­de pe­que­ñas mos­tra­ron in­cli­na­ción por el de­por­te. “El ejer­ci­cio me gus­tó to­da la vi­da, cuan­do era más pe­que­ña me

in­cli­na­ba más ha­cia los deportes”, ase­gu­ra Mar­ce­la. “Na­da­ba, ju­ga­ba te­nis y es­ta­ba en los clu­bes de to­dos esos deportes”.

Cuan­do se fue a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos, Mar­ce­la ex­pli­ca que se empezó a in­tere­sar aún más por el mun­do del Fit­ness co­mo tal, en­ten­di­do co­mo el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co del cuer­po pa­ra que pre­sen­te una fi­gu­ra agra­da­ble y se en­cuen­tre en op­ti­ma con­di­ción de ren­di­mien­to.

Por otro la­do, la his­to­ria de Na­ta­lia no es muy di­fe­ren­te, so­lo que la de es­ta bo­go­ta­na em­pie­za des­de una edad in­clu­so más temprana, pues ase­gu­ra que des­de los dos años de edad dio mues­tras de una es­pe­cial predilecci­ón por las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas . “Siem­pre fui su­per bai­la­do­ra, brin­ca­do­ra, to­das las co­sas me gus­ta­ban, in­clu­so los deportes de los hom­bres”. Na­ta­lia cuen­ta con gra­cia que su pa­pá se vol­vía lo­co por­que siem­pre pe­día gua­yos y guan­tes pa­ra ju­gar fút­bol y en esa épo­ca era un de­por­te que tra­di­cio­nal­men­te no ju­ga­ban las ni­ñas.

Cuan­do se mu­dó a Car­ta­ge­na, Na­ta­lia se su­mer­gió de lleno en el mun­do del fit­ness. “Des­de los 12 años ya iba al gim­na­sio, o sea que ya es­ta­ba me­ti­da en el fit­ness, muy preo­cu­pa­da por lu­cir bien, por sen­tir­me bien y por ser una per­so­na fit”.

Así pues, lo úni­co que fal­ta­ba era que sus ca­mi­nos se cru­za­ran, y así su­ce­dió cuan­do se co­no­cie­ron por me­dio de la re­la­ción que ha­bía en­tre los no­vios que te­nían en ese mo­men­to, quie­nes des­pués se­rían sus es­po­sos, pues es­tos te­nían ami­gos en co­mún. Se vol­vie­ron ami­gas muy cer­ca­nas, y aun­que se de­ja­ron de ver du­ran­te un tiem­po de­bi­do a que Mar­ce­la se fue a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos, la amis­tad con­ti­núo la­ten­te.

Cuan­do Mar­ce­la vol­vió y se reunie­ron nue­va­men­te, todo es­ta­ba da­do pa­ra que se con­fi­gu­ra­ra su so­cie­dad. “Ape­nas re­gre­só em­pe­za­mos a ir jun­tas al gim­na­sio, em­pe­za­mos a en­tre­nar un año jun­tas, nos em­pe­za­mos a dar cuen­ta de lo bien que nos iba mo­ti­ván­do­nos la una a la otra”. Na­ta­lia ex­pli­ca que de es­ta for­ma de­ci­die­ron ha­cer un ne­go­cio den­tro de es­te sec­tor que nun­ca se hu­bie­ra vis­to en Co­lom­bia, y así se fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos a ca­pa­ci­tar­se en en­tre­na­mien­to con Po­wer Pla­te.

La ex­pe­rien­cia fue muy gra­ti­fi­can­te y pron­to las dos em­pren­de­do­ras im­por­ta­ron a Co­lom­bia las pri­me­ras má­qui­nas de es­te ti­po. Sin em­bar­go, lo que real­men­te ter­mi­na­ría de de­ter­mi­nar su éxi­to fue lo que ven­dría des­pués, su en­tre­na­mien­to en Ju­ka­ri, una for­ma de en­tre­na­mien­to im­pul­sa­da na­da me­nos que por el Cir­co del Sol y Re­book.

Bá­si­ca­men­te, el ju­ka­ri con­sis­te en tras­la­dar las acro­ba­cias del Cir­co del Sol al gim­na­sio, usan­do co­mo me­ca­nis­mo los tra­pe­cios que los ar­tis­tas de es­te re­co­no­ci­do es­pec­tácu­lo uti­li­zan, de es­ta for­ma, las per­so­nas pue­den ha­cer di­fe­ren­tes ejer­ci­cios es­tan­do sus­pen­di­das en el ai­re. Na­ta­lia y Mar­ce­la se de­ci­die­ron a im­por­tar es­te ejer­ci­cio a Co­lom­bia y mon­tar un gim­na­sio, Fun2­fit, en el que ofre­cie­ran for­mas di­ver­sas de ejer­ci­tar­se a las per­so­nas.

Así que­dó con­so­li­da­do su con­tac­to con Ree­bok, mar­ca que de­ci­dió bus­car­las pa­ra que fue­ran sus re­pre­sen­tan­tes en Co­lom­bia, es­to de­bi­do a que eran pio­ne­ras de for­mas al­ter­na­ti­vas de ejer­ci­tar­se, con­vir­tien­do­se en re­fe­ren­tes del Fit­ness en Co­lom­bia.

Lle­van desem­pe­ñan­do es­te rol des­de enero de es­te año y con él han ter­mi­na­do de con­ven­cer­se de la vo­ca­ción que sien- ten por ha­cer de la sa­lud y el ejer­ci­cio una par­te im­por­tan­te de la vi­da de las per­so­nas.

Am­bas ase­gu­ran que su so­cie­dad fun­cio­na tan bien, pa­ra ellas y sus clien­tes, gracias a la em­pa­tía que am­bas com­par­ten. “So­mos un equi­po to­tal, so­mos ín­ti­mas ami­gas y, ade­más, te­ne­mos una so­cie­dad per­fec­ta por­que nos lle­vá­ba­mos muy bien”, ase­gu­ran. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.