Es tiem­po de ‘ ves­tir’ la casa de Na­vi­dad

El de­co­ra­dor Luis Carlos Mi­ran­da nos da sus claves pa­ra que nues­tra casa res­pi­re amor en es­ta épo­ca del año.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO Je­nif­fer Va­re­la Ro­drí­guez je­nif­fer.va­re­[email protected] FO­TOS Y PRO­DUC­CIÓN Vi­vian Saad

La Na­vi­dad es la épo­ca fa­vo­ri­ta de mu­chos. Fa­mi­lias en­te­ras se con­ta­gian con el de­seo de trans­mi­tir ale­gría a tra­vés de sus es­pa­cios y evo­car mo­men­tos fe­li­ces de la vi­da. Ese es el ob­je­ti­vo de la casa de es­ta se­ma­na, la pri­me­ra del mes, de­di­ca­da en­te­ra­men­te a es­ta fies­ta.

Luis Carlos Mi­ran­da es un de­co­ra­dor de tiem­po com­ple­to, pe­ro no du­da en de­cir que es­ta es su tem­po­ra­da fa­vo­ri­ta pa­ra tra­ba­jar. Por todo lo que en­cie­rra y por la opor­tu­ni­dad de ser ni­ños nue­va­men­te.

“Es un mo­men­to don­de la fa­mi­lia y los ami­gos po­de­mos re­unir­nos y vi­vir mo­men­tos lin­dos. Re­cor­dar nues­tra in­fan­cia”.

En ma­te­ria de ten­den­cias, Mi­ran­da apun­ta que todo se va­le mien­tras re­fle­je la per­so­na­li­dad de los ha­bi­tan­tes de la casa y lo que ellos quie­ren pro­yec­tar.

“La mo­da es ex­pre­sar tu per­so­na­li­dad a tra­vés de la de­co­ra­ción, por eso no hay una ten­den­cia es­pe­ci­fi­ca, to­das las

ga­mas se pue­den usar, siem­pre que te sien­tas iden­ti­fi­ca­do con lo que ha­ces. La Na­vi­dad es pa­ra to­dos. Arre­glos, lu­ces, flo­res, fru­tas, todo va­le”.

Al­go que es irreem­pla­za­ble, apun­ta sin em­bar­go, es el pe­se­bre. “No por ser al­go ma­te­rial, sino por­que re­cuer­da el na­ci­mien­to de Jesús, la esen­cia de la Na­vi­dad”.

La casa que se mues­tra en es­tas pá­gi­nas tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad. Por pri­me­ra vez re­ci­bi­rá a un ni­ño, el pri­mer nieto de la fa­mi­lia. Por esa ra­zón, se qui­so dar un ai­re al­go infantil a al­gu­nos rin­co­nes. La sa­la, por ejem­plo, es una man­cha roja, ver­de y blan­ca, los co­lo­res tra­di­cio­na­les de la tem­po­ra­da. De­ce­nas de mu­ñe­cos, en­tre Pa­pás Noel, re­nos y mu­ñe­cos de nie­ve, re­po­san so­bre los mue­bles y en si­tios es­tra­té­gi­cos.

Al ár­bol se le aña­die­ron fi­gu­ras de dul­ces y ju­gue­tes, con es­te mis­mo fin. Allí, lo tra­di­cio­nal se mez­cla con otros to­nos co­mo el mo­ra­do, el fuc­sia y el blan­co, pre­sen­tes en otros lu­ga­res de la casa.

No obs­tan­te, las zo­nas co­mu­nes per­ma­ne­cen so­brias y con de­ta­lles muy

CON­SE­JOS PA­RA CASA... “No es ne­ce­sa­rio gas­tar­se una for­tu­na pa­ra de­co­rar, sino ha­cer­lo con amor. Así se­rá la me­jor de­co­ra­ción”.

SO­BRE SU ES­TI­LO.. “Es fres­co y so­brio. Pe­ro me cen­tro en cap­tar la esen­cia de ca­da fa­mi­lia”.

adul­tos. El co­me­dor, uno de los más lla­ma­ti­vos, es uno de ellos.

“Hi­ci­mos una zo­na po­lar, a un la­do te­ne­mos osos po­la­res con nie­ve, lu­ces y ar­bo­li­tos. Esa zo­na qui­se ha­cer­la pa­ra evo­car esa par­te pu­ra, que da tran­qui­li­dad y la nie­ve da sen­sa­ción de frío, aun­que es­te­mos en la cos­ta”, ex­pli­có. Los arre­glos de las me­sas com­ple­men­tan el mon­ta­je y le dan to­ques de co­lor, con la ga­ma de fuc­sias y mo­ra­dos. Las lu­ces blancas son un com­po­nen­te pri­mor­dial.

La es­ca­le­ra de la casa fue el lu­gar que Mi­ran­da con­si­de­ró ideal pa­ra ubi­car el pe­se­bre, apro­ve­chan­do un pe­que­ño jar­dín que se en­con­tra­ba allí.

“Da esa sen­sa­ción de bos­que y esa área don­de na­ció el ni­ño Jesús. Es­tá ubi­ca­da en la par­te cen­tral, ade­más, por­que el cen­tro de la Na­vi­dad es el pe­se­bre”. Es­ta de­co­ra­ción, en la que pre­do­mi­nan las fi­gu­ras tra­di­cio­na­les, las acom­pa­ñó con un jue­go de lu­ces que apor­ta “bri­llo y ale­gría” y que re­sal­ta los de­ta­lles sin re­sul­tar ex­ce­si­va. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.