Ma­bel Car­ta­ge­na tie­ne mu­cho pa­ra agra­de­cer en la no­ve­na

La pre­sen­ta­do­ra ba­rran­qui­lle­ra se es­tá es­tre­nan­do en el Ca­nal Ca­ra­col, al tiem­po que pre­pa­ra a su fa­mi­lia pa­ra vi­vir la Na­vi­dad.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Je­nif­fer Va­re­la Ro­drí­guez je­nif­fer.va­re­[email protected] FO­TOS Johan Oso­rio MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO Luis Mo­ra LO­CA­CIÓN Ho­tel Es­te­lar La Fon­ta­na, Bo­go­tá

Ma­bel Car­ta­ge­na el fin de año le lle­gó lleno de cam­bios. Cuan­do nor­mal­men­te las per­so­nas es­tán agra­de­cien­do por lo con­se­gui­do has­ta el mo­men­to o pi­dien­do pa­ra que las co­sas me­jo­ren, ella arran­ca di­ciem­bre ins­ta­lán­do­se en su nue­vo tra­ba­jo en el Ca­nal Ca­ra­col, cam­bian­do de casa y em­pe­zan­do un nue­vo re­to co­mo pre­sen­ta­do­ra de Tam­bién Cae­rás.

Por esa ra­zón, no tu­vo tiem­po pa­ra de­co­rar su casa co­mo hu­bie­ra que­ri­do, pues se con­si­de­ra una fa­ná­ti­ca de la Na­vi­dad.

“Es­te año, co­mo aca­ba­mos de lle­gar y de ins­ta­lar­nos, en­ton­ces hay que vol­ver a com­prar todo y se ha he­cho di­fí­cil de­co­rar todo. Pe­ro mis na­vi­da­des an­te­rio­res mi casa es co­mo un al­ma­cén, de­co­ro todo”.

Pa­ra ella es tan im­por­tan­te la tem­po­ra­da de fies­tas que se ha em­pe­ña­do en que su es­po­so, el ar­gen­tino Sebastián De­co­ud, en­tien­da el sig­ni­fi­ca­do de ca­da una de ellas, que es­tán tan arrai­ga­das a su in­fan­cia y a su tra­di­ción fa­mi­liar.

“Es­te año, co­mo mi fa­mi­lia es­tá en Ba­rran­qui­lla, voy a ha­cer la no­ve­na en las ca­sas de mis ami­gas: Da­nie­lla Do­na­do, Dia­na Fon­tal­vo y Ju­li Ríos. Nos tur-

na­mos la casa y siem­pre re­za­mos”.

Ade­más de su gus­to por la Na­vi­dad, aho­ra las ce­le­bra pa­ra que es­tas tra­di­cio­nes que­den en el co­ra­zón de su hi­jo Ma­teo co­mo una épo­ca de unión fa­mi­liar.

“Pa­ra mí es im­por­tan­te que aho­ra que Ma­teo ya en­tien­de le ex­pli­que­mos el te­ma de Pa­pá Noel, de las no­ve­nas. Es­toy pla­nean­do todo pa­ra que él com­pren­da el te­ma de por qué se ha­ce”, con­tó, an­tes de afir­mar que su hi­jo (igual que ella) ado­ra la Na­vi­dad.

“Ado­ra las lu­ces, Pa­pá Noel, así que ya ten­go un mo­ti­vo pa­ra ‘ame­na­zar­lo’ si se es­tá por­tan­do mal: que no le van a traer re­ga­los. Aho­ra si es­tá ha­cien­do al­gu­na em­ba­rra­da, lo pen­sa­rá dos ve­ces (ri­sas)”.

Y en­tre lu­ces, pe­se­bres y ár­bo­les de Na­vi­dad, Ma­bel se es­tá acos­tum­bran­do a su nue­va ru­ti­na: pre­sen­tar Tam­bién Cae­rás, el pro­gra­ma de bro­mas de fin de se­ma­na en el Ca­nal Ca­ra­col. Pa­ra su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, es más que so­lo un pel­da­ño, es una me­ta cum­pli­da.

“Es­to fue un re­ga­lo pa­ra mí. En­trar a un ca­nal lue­go de es­tar tra­ba­jan­do en la com­pe­ten­cia es di­fí­cil. A mí no me hi­cie­ron cas­ting ni na­da, me lla­ma­ron a ofre­cer­me Tam­bién Cae­rás”, re­cor­dó so­bre el mo­men­to en que fue con­tac­ta­da por Ca­ra­col, lue­go de es­tar to­can­do las puer­tas con ellos du­ran­te al­gún tiem­po.

“En RCN cum­plí todo lo que me pro­pu­se, es­tu­ve en to­dos los pro­gra­mas que que­ría es­tar y les guar­do un enor­me ca­ri­ño. Pe­ro co­mo yo no quie­ro ser pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias, el re­to si­guien­te era Ca­ra­col. Y que me ha­yan re­ci­bi­do a mi co­mo una hi­ja nue­va, es ma­ra­vi­llo­so”.

So­bre el pro­gra­ma, un for­ma­to que nun­ca ha­bía he­cho an­tes, no tie­ne más que elo­gios por ser un “pro­gra­ma fa­mi­liar. Apar­te, por ser tan ‘ma­ma­do­ra de ga­llo’ me ca­yó de per­las”.

El equi­po de tra­ba­jo la ha re­ci­bi­do de ma­ne­ra ex­ce­len­te, tan­to la pro­duc­ción co­mo su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, César Es­co­la.

“Con César hi­ci­mos clic de una. El pri­mer pro­gra­ma que hi­ci­mos si nos caía­mos en al­go nos mi­rá­ba­mos y sa­bía­mos que nos te­nía­mos que ayu­dar. El re­ci­bi­mien­to y el tra­ba­jo han si­do es­pec­ta­cu­la­res. No quie­ro de­cir que so­mos una fa­mi­lia por­que sue­na cli­ché, pe­ro so­mos un equi­pa­zo”.

Al ser un pro­yec­to nue­vo su tra­ba­jo es­tá con­cen­tra­do úni­ca­men­te en es­to, pe­ro no des­car­ta que ven­gan más co­sas aho­ra que “Ca­ra­col me echó el ojo”. Eso sí, todo siem­pre me­di­do pa­ra es­tar el ma­yor tiem­po po­si­ble con Ma­teo, que es su prio­ri­dad.

“Yo le sa­co tiem­po a todo, pe­ro mi ma­ña­na has­ta las 8 es de Ma­teo, por­que ten­go que lle­var­lo al jar­dín. No de­le­go eso en na­die. Me gus­ta des­per­tar­lo, ba­ñar­lo, ha­cer­le el desa­yuno, ves­tir­lo y lle­var­lo. Al me­dio­día lo voy a bus­car. Cua­dro mis ho­ra­rios pa­ra es­tar todo el tiem­po po­si­ble con el”.

Su hi­jo ha des­per­ta­do en ella to­dos los ins­tin­tos ma­ter­na­les po­si­bles, que la guían in­clu­so a la ho­ra de dar un men­sa­je de Na­vi­dad, pa­ra ce­le­brar co­mo se de­be.

“Lo más im­por­tan­te es cui­dar a nues­tros ni­ños. No im­por­ta lo to­ma­dos o emo­cio­na­dos que es­te­mos, no los pon­ga­mos a usar pól­vo­ra ni per­mi­ta­mos que na­die lo ha­ga. ¿De qué sir­ve ce­le­brar la Na­vi­dad en fa­mi­lia y con ami­gos si des­pués hay que arre­pen­tir­se de al­go?”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.