José Sar­mien­to y su lla­ma­do a la in­no­va­ción

Un ba­rran­qui­lle­ro con es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Un in­ge­nie­ro in­dus­trial con un pro­yec­to. Un lí­der con una ra­zón pa­ra al­can­zar el éxi­to em­pre­sa­rial.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO José Luis Ro­drí­guez R. jo­se.ro­dri­[email protected] FO­TOS Or­lan­do Amador

ien­tras pre­pa­ra su agen­da, José Mi­guel Sar­mien­to ad­vier­te que hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra el cam­bio. Es­te in­ge­nie­ro in­dus­trial, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, no ti­tu­bea a la ho­ra de ha­blar so­bre la reali­dad lo­cal.

“Aquí el que no se pre­pa­ra se duer­me. Hoy un re­cién egre­sa­do de una uni­ver­si­dad sino se es­pe­cia­li­za o si­gue es­tu­dian­do, se va re­za­gan­do la­bo­ral­men­te”, en­fa­ti­za.

Es­te ba­rran­qui­lle­ro, de 33 años, es el crea­dor y ge­ren­te ge­ne­ral de Tec­ni­call de Co­lom­bia S.A.S. Una em­pre­sa de­di­ca­da a pres­tar so­por­te y aten­ción en la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, tan­to a ho­ga­res co­mo a em­pre­sas Py­mes.

A co­mien­zos de 2009 sa­lió del país pa­ra rea­li­zar su maes­tría so­bre in­ge­nie­ría en Di­rec­ción In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, UBA, has­ta fi­na­les de 2010. Fue así que en el úl­ti­mo año de la maes­tría, Tec­ni­call sur­gió co­mo un pro­yec­to em­pre­sa­rial.

En ese mo­men­to tra­ba­ja en Me­ga­tec, un out­sour­cing de Te­le­fó­ni­ca

Ar­gen­ti­na S.A., ma­ne­jan­do el de­par­ta­men­to de me­sa de ayu­da pa­ra el man­te­ni­mien­to y so­por­te téc­ni­co a ni­vel na­cio­nal.

“La for­ma en que se ofre­cían es­te ti­po de ser­vi­cios me pa­re­ció muy bue­na. Vi que era una opor­tu­ni­dad in­no­va­do­ra en Co­lom­bia y por eso mi pro­pues­ta fue una em­pre­sa de so­lu­cio­nes IT pa­ra el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co”, co­men­ta el ba­rran­qui­lle­ro, quien vis­te una ca­mi­sa con el lo­go de su em­pre­sa.

Vio la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en una te­sis que fue­ra de con­te­ni­do y a la vez apli­ca­ble. Que le per­mi­tie­ra desa­rro­llar un pro­yec­to que en un fu­tu­ro cer­cano pu­die­ra es­tar en mar­cha.

Ha­ce una pau­sa y me­di­ta por se­gun­dos. El in­ge­nie­ro re­cuer­da que hu­bo una per­so­na que en­cen­dió la chis­pa del em­pren­di­mien­to en él. El se­cre­ta­rio aca­dé­mi­co de la fa­cul­tad de in­ge­nie­ría de la uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, León Ho­ro­witz, fue la per­so­na que de prin­ci­pio a fin lo apo­yó en su pro­ce­so crea­ti­vo.

¿Pa­ra qué que­ría ha­cer la maes­tría? fue la pri­me­ra pre­gun­ta que le hi­zo el do­cen­te du­ran­te el pri­mer día de cla­ses.

“Le res­pon­dí que que­ría ser em­pre­sa­rio y me di­jo que ha­bía lle­ga­do al lu­gar in­di­ca­do pa­ra sa­ber ti­mo­near mi bar­co. Al fi­nal, des­pués de todo el pro­ce­so de la maes­tría, me re­co­men­dó pri­me­ro ter­mi­nar la te­sis pa­ra lue­go po­ner­la en prác­ti­ca. To­da esa car­ga de ener­gía po­si­ti­va me con­du­jo a lo que hoy es Tec­ni­call”, se­ña­la.

Co­mo todo co­mien­zo, su pri­mer año fue du­ro. Tec­ni­call ce­rró el 2012 con so­lo 10 clien­tes des­de su casa. Hoy, ase­gu­ra José Mi­guel, tie­nen al­re­de­dor de 50 em­pre­sas, en­tre Ba­rran­qui­lla y Bo­go­tá, que con­fían en la ca­pa­ci­dad y ca­li­dad de su tra­ba­jo, y abri­rán una nue­va ofi­ci­na en Bo­go­tá y Car­ta­ge­na.

El éxi­to de su ges­tión ra­di­ca bá­si­ca­men­te en la ca­li­dad de los ser­vi­cios que ofre­ce, los cua­les son los más de­man­da­dos por su pú­bli­co ob­je­ti­vo, co­mo son el so­por­te téc­ni­co a dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, la ins­ta­la­ción y con­fi­gu­ra­ción de sis­te­mas de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad; la ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to de re­des y ser­vi­do­res en red, en­tre otros.

“Aquí mu­chos no sa­ben a don­de acu­dir cuan­do tie­nen pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con las re­des y los dis­po­si­ti­vos. A las em­pre­sas no les gus­ta de­le­gar tal res­pon­sa­bi­li­dad a téc­ni­cos par­ti­cu­la­res”, afir­ma.

Por eso el fo­co prin­ci­pal de Tec­ni­call es sa­tis­fa­cer a las com­pa­ñías cu­brien­do sus ne­ce­si­da­des con so­lu­cio­nes ter­ce­ri­za­das.

De es­ta ma­ne­ra lo que ini­ció co­mo un pro­yec­to de te­sis, se con­vir­tió en una reali­dad que va cre­cien­do día tras día. Los ob­je­ti­vos y desafíos pa­ra es­te nue­vo año son cla­ros pa­ra el in­ge­nie­ro: ex­pan­dir los ser­vi­cios de Tec­ni­call en todo el te­rri­to­rio co­lom­biano, co­men­zan­do por la re­gión Ca­ri­be, Car­ta­ge­na y San­ta Marta. Ade­más bus­ca ha­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas con em­pre­sas gu­ber­na­men­ta­les y mul­ti­na­cio­na­les que se mue­ven en el sec­tor. GC

SO­BRE ÉL... “De­be­mos apro­ve­char los cam­bios y rom­per pa­ra­dig­mas. Siem­pre van ha­ber pros y con­tras”.

SO­BRE ÉL... “Doc­tor Tec es nues­tro pro­duc­to es­tre­lla. Lo pue­den en­con­trar en nues­tra pá­gi­na web”.

Kat­ya Gon­zá­lez Ri­poll es una de las per­so­nas más apa­sio­na­das por el pa­tri­mo­nio que tie­ne Co­lom­bia. Des­de su tra­ba­jo en di­fe­ren­tes es­fe­ras de la vi­da pú­bli­ca, ha con­se­gui­do im­por­tan­tes lo­gros en pro del pa­tri­mo­nio fí­si­co y el oral, en fa­vor de pre­ser­var aque­llo que cuen­ta nues­tra his­to­ria.

Aho­ra, con esa mis­ma men­ta­li­dad, Kat­ya asu­me la di­rec­ción del Ob­ser­va­to­rio de Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, una ini­cia­ti­va crea­da pa­ra pro­mo­ver pro­yec­tos que lle­ven a Ba­rran­qui­lla a ser una ur­be com­pro­me­ti­da con su pa­tri­mo­nio y su de­sa­rro­llo, que mire ha­cia el fu­tu­ro.

“Ve­ni­mos tra­ba­jan­do en eso ha­ce tres me­ses y es di­fí­cil, por­que no que­re­mos ha­blar ca­rre­ta”, ex­pli­ca ella con la fres­cu­ra que la ca­rac­te­ri­za, esa que la hi­zo ser Reina del Car­na­val y ma­ne­jar los asun­tos más com­pli­ca­dos en los car­gos pú­bli­cos. “Lo que que­re­mos es ha­cer co­sas con­cre­tas, con gen­te que se­pa de ur­ba­nis­mo y que ha­ya he­cho co­sas reales”. En­tre los per­so­na­jes que quie­re traer la ciu­dad pue­den en­con­trar­se nom­bres co­mo el de Bran­don Haw, so­cio de la fir­ma de Nor­man Fos­ter, y Fer­nan­do Ca­rrión, uno de los res­pon­sa­bles de la re­cu­pe­ra­ción ur­ba­na de Qui­to, Ecua­dor.

Aun­que su car­go se cen­tra en lo aca­dé­mi­co, ella es­tá con­ven­ci­da de que no quie­re que se que­de allí, por­que “ese ur­ba­nis­mo que se que­da en las bi­blio­te­cas es­tá man­da­do a re­co­ger”, y su sue­ño es tra­ba­jar por la re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios ur­ba­nos y la crea­ción de una mar­ca de ciu­dad. Al­go que le di­ga al mun­do en una pa­la­bra lo que sig­ni­fi­ca Ba­rran­qui­lla.

“Es una ra­zón por la cual pue­des ven­der a la ciu­dad. Man­hat­tan, por ejem­plo, es un gran cen­tro co­mer­cial. Ba­rran­qui­lla tie­ne que en­con­trar su mar­ca por­que es­toy se­gu­ra de que no­so­tros so­mos la ca­pi­tal del Ca­ri­be. De­be­mos en­con­trar esa par­te ur­ba­na, por­que te­ne­mos río y mar, pe­ro el mar es­tá en Puer­to Co­lom­bia y el río es­tá tapado”.

En­la­zan­do esa idea con los pro­yec­tos pú­bli­cos, la ar­qui­tec­ta tam­bién men­cio­na el tra­ba­jo con la Al­cal­día Dis­tri­tal, pa­ra que ha­ya un acuer­do en­tre pú­bli­cos y pri­va­dos y así re­cu­pe­rar los es­pa­cios que los ciu­da­da­nos han per­di­do. Y con­si­de­ra que la me­jor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.