To­dos so­mos adop­ta­dos

Gente Caribe - - El Diván Virtual - POR Isa­bel Pra­do Misas*

Es­ta es una fra­se que a mu­chos les pue­de so­nar ra­ra, pe­ro si pen­sa­mos en las mu­je­res que aún te­nien­do un hi­jo de sus en­tra­ñas no lo pue­den adop­tar, tal vez com­pren­da­mos un po­co. Cuan­do es­to ocu­rre al­gu­nas los de­jan en bue­nas ma­nos, otras los aban­do­nan en con­di­cio­nes in­com­pren­si­bles pa­ra to­dos, y hay ca­sos, los me­nos evi­den­tes, en los que se que­dan con ellos pe­ro la im­po­si­bi­li­dad de brin­dar­les amor los con­de­na pa­ra siem­pre al re­cha­zo.

Lo an­te­rior nos per­mi­te pen­sar que la ma­ter­ni­dad no es al­go que se dé na­tu­ral­men­te, pa­re­ce que no bro­ta in­con­di­cio­nal­men­te. Y si le cree­mos a Fa­cun­do Ca­bral que en una de sus iro­nías de­cía: “Un mi­nu­to de si­len­cio, un se­gun­do de des­cui­do: un hi­jo”, que­dar em­ba­ra­za­da sin desear­lo pue­de ser bas­tan­te fre­cuen­te. Sin em­bar­go ve­mos que esas fu­tu­ras ma­dres que en al­gún mo­men­to qui­sie­ron no te­ner­lo, qui­sie­ron abor­tar pe­ro no lo lo­gra­ron, ese hi­jo en un prin­ci­pio in­de­sea­do ter­mi­na sien­do muy que­ri­do, lo que nos mues­tra que en es­tos asun­tos na­da es sim­ple.

La ma­ter­ni­dad, así co­mo la pa­ter­ni­dad, es una dis­po­si­ción muy par­ti­cu­lar, al­gu­nos la tie­nen sin ha­ber te­ni­do nun­ca un hi­jo, y otros, te­nién­do­los, ja­más la sien­ten. Por eso la fra­se ter­mi­na sien­do cier­ta, to­dos so­mos adop­ta­dos, eso lo sa­ben las ma­dres que con el pa­sar de los días sien­ten co­mo cre­ce el amor por su hi­jo y los pa­dres, que sin ha­ber­lo te­ni­do en su cuer­po, lo aman pro­fun­da­men­te.

Así tam­bién su­ce­de en los ca­sos en los que el hi­jo es aco­gi­do por una de­ci­sión, no de la na­tu­ra­le­za, no de una im­po­si­ción, sino de un pro­fun­do de­seo de cons­truir un mun­do más ama­ble pa­ra aquel que por sus cir­cuns­tan­cias ja­más lo hu­bie­ra te­ni­do, al mis­mo tiem­po que vie­ne a lle­nar un va­ció pa­ra aque­llos que pro­crear les ha si­do es­qui­vo.

Cla­ro que es in­ne­ga­ble que ser aco­gi­do y cria­do por al­guien que no lo ges­tó de­ja una hue­lla, que co­mo to­das, pue­de ser­vir pa­ra vi­vir agra­de­ci­do con la vi­da o pa­ra cons­truir a par­tir de eso un gran dra­ma. Y el mo­men­to de sa­ber­lo marcará un an­tes y un des­pués, al­go que in­tu­yen los pa­dres, por eso la gran pre­gun­ta de có­mo y cuán­do de­cir­lo no se da sin an­gus­tia. Al­gu­nos lo ha­rán muy tem­prano, otros un po­co más tar­de, y no po­cas, a ve­ces ter­ce­ros se en­car­ga­rán de de­ve­lar lo que por te­mor fue ca­lla­do.

Sí, to­dos so­mos adop­ta­dos, por­que pa­dre o ma­dre no es aquel que hi­zo con­ce­bir o la que en nue­ve me­ses lo tu­vo en su vien­tre, sino el que es ca­paz de asu­mir esa fun­ción que, por for­tu­na, ge­ne­ral­men­te coin­ci­de, ra­zón por la cual pen­sa­mos que es lo más na­tu­ral. Al pa­re­cer la ma­yo­ría es­ta­mos ha­bi­ta­dos por esa con­di­ción, esa en­tre­ga que, por ser hu­ma­nos, rea­li­za­mos con fallas y con al­ti­ba­jos.

Pe­ro co­mo siem­pre la ex­cep­ción ha­ce pen­sar, es ella la que nos in­di­ca que no todo es tan sen­ci­llo, lo de­mues­tran los ca­sos de la de­pre­sión post- par­to, esos com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les y tris­te­zas pro­fun­das que apa­re­cen en al­gu­nas mu­je­res que re­cién han te­ni­do un hi­jo. Por eso has­ta el más desea­do ha­ce su tra­yec­to, to­dos de­pen­de­mos de la anuen­cia de aque­llos que se pro­po­nen co­mo pa­dres, aún sién­do­lo.

Por eso la adop­ción no de­be ser vis­ta co­mo un dra­ma y me­nos tras­mi­ti­da co­mo tal, es una reali­dad, una ver­dad que se en­tre­ga, oja­lá sin pe­sar y a tiem­po. Cla­ro que ese tiem­po na­die lo sa­be, ahí es­tá la di­fi­cul­tad pues ca­da uno tie­ne el su­yo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.