Un Dios que nos ama

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

Me im­pre­sio­na en­con­trar­me con per­so­nas lle­nas de cua­li­da­des, que han triun­fa­do en mu­chas ba­ta­llas di­fí­ci­les de sus vi­das, con mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra el fu­tu­ro por sus ca­pa­ci­da­des, pe­ro que se sien­ten po­ca co­sa y bus­can cons­tan­te­men­te con­ven­cer­se de lo in­ca­pa­ces, feas, inú­ti­les que son. Gen­te que tie­ne todo lo que se re­quie­re pa­ra lu­char por ser fe­liz y que ha dia­rio bus­ca ra­zo­nes pa­ra sen­tir­se des­trui­da y de­pri­mi­da. ¿Có­mo han lo­gra­do te­ner esa ima­gen tan dis­tor­sio­na­da de si mis­mas?

La res­pues­ta es com­ple­ja, co­mo com­ple­jo es todo el ser hu­mano, pe­ro creo que una po­si­ble res­pues­ta es­tá en que des­de ni­ñas han apren­di­do a no amar­se, a no va­lo­rar­se, a creer­se lo peor. A tra­vés de gri­tos, de in­sul­tos, de re­ga­ños, de rechazos, de des­pre­cio las con­ven­cie­ron de su po­co va­lor. Es­tán acos­tum­bra­das a mi­rar sus erro­res, sus equi­vo­ca­cio­nes, sus ca­ren­cias y no, sus cua­li­da­des, ca­pa­ci­da­des, po­si­bi­li­da­des. Es muy pro­ba­ble que en el pro­ce­so de crian­za ha­ya fal­ta­do amor, ex­pre­sio­nes de ter­nu­ra, aten­ción y cui­da­do, dis­ci­pli­na, exi­gen­cias y so­bre todo, la con­ti­nua con­fir­ma­ción de lo va­lio­sas que eran.

Al­gu­nas ve­ces al­gún dis­cur­so re­li­gio­so cen­tra­do en la cul­pa, en el pe­ca­do, en la hu­mil­dad mal en­ten­di­da, en la con­de­na­ción, en el in­fierno, ha con­tri­bui­do a que es­tas per­so­nas se crean po­ca co­sa y dis­tor­sio­nen la reali­dad sin­tién­do­se lo peor, cuan­do tie­nen tan­to va­lor. Es­toy se­gu­ro que ese no es el dis­cur­so de Je­su­cris­to. Él nos in­vi­ta a va­lo­rar­nos, amar­nos, a sa­ber que so­mos hi­jos de Dios, a con­fiar en la pro­vi­den­cia di­vi­na y a sa­ber que Él nos cui­da me­jor de lo que cui­da a las flo­res y a los ani­ma­les del cam­po (Ma­teo 6,24-34).

El dis­cur­so de Jesús no se cen­tra en lo te­rri­ble de nues­tro pe­ca­do, sino en el amor de Dios (Jn 3,16; 1Jn 4,8-12), su in­vi­ta­ción es a que abra­mos el co­ra- zón y de­je­mos que ese amor nos po­sea. To­da bue­na ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual nos de­be lle­var a amar­nos y a va­lo­rar­nos ade­cua­da­men­te. A sa­ber su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des que te­ne­mos y com­pren­der que en me­dio de los pro­ble­mas siem­pre hay una gran ben­di­ción de Dios pa­ra no­so­tros. Los que me co­no­cen sa­ben que me gus­ta leer y re-leer Isaías 43,1-5: “Pe­ro aho­ra, así di­ce el Se­ñor, el que te creó, Ja­cob, el que te for­mó, Is­rael: No te­mas, que yo te he re­di­mi­do; te he lla­ma­do por tu nom­bre; tú eres mío. Cuan­do cru­ces las aguas, yo es­ta­ré con­ti­go; cuan­do cru­ces los ríos, no te cu­bri­rán sus aguas; cuan­do ca­mi­nes por el fue­go, no te que­ma­rás ni te abra­sa­rán las lla­mas. Yo soy el Se­ñor, tu Dios, el San­to de Is­rael, tu sal­va­dor; yo he en­tre­ga­do a Egip­to co­mo pre­cio por tu res­ca­te, a Cus y a Se­ba en tu lu­gar. A cam­bio de ti en­tre­ga­ré hom­bres; ¡a cam­bio de tu vi­da en­tre­ga­ré pue­blos! Por­que te amo y eres an­te mis ojos pre­cio­so y digno de hon­ra. No te­mas, por­que yo es­toy con­ti­go”. Es­ta es una de­cla­ra­ción de Amor. Dios nos di­ce que nos ama, que so­mos va­lio­sos y que es­tá dis­pues­to a dar­lo todo por no­so­tros.

Ese tex­to Isaías me gus­ta re-leer­lo des­de lo que di­ce 1Pe­dro 1,18-19: Co­mo bien sa­ben, us­te­des fue­ron res­ca­ta­dos de la vi­da ab­sur­da que he­re­da­ron de sus an­te­pa­sa­dos. El pre­cio de su res­ca­te no se pa­gó con co­sas pe­re­ce­de­ras, co­mo el oro o la pla­ta, sino con la pre­cio­sa­san­gre de Cris­to, co­mo de un cor­de­ro sin man­cha y sin de­fec­to”.el Se­ñor pa­gó por no­so­tros con la san­gre de su Hi­jo. Esa es la ma­yor prue­ba de que so­mos va­lio­sos. Eso es lo que tie­nen que pen­sar aque­llos que vi­ven sin­tien­do lás­ti­ma de sí mis­mos. Son va­lio­sos, Dios los ama y es el mo­men­to de des­apren­der todo lo que en la crian­za les ha he­cho creer que son po­ca co­sa, y de en­con­trar el dis­cur­so de Jesús que sa­na, li­be­ra y da vi­da nue­va. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.