La crea­ti­vi­dad ‘car­na­va­le­ra’ vis­ta des­de el in­te­rior

En es­ta tem­po­ra­da de fies­ta el de­co­ra­do de las ca­sas de­no­tan el es­pí­ri­tu car­na­va­le­ro de ca­da fa­mi­lia. Tres ba­rran­qui­lle­ras nos de­mues­tran su in­ge­nio y ta­len­to a la ho­ra de vi­vir el Car­na­val des­de el ho­gar.

Gente Caribe - - Am­bien­tes -

En es­ta oca­sión re­co­rri­mos el in­te­rior de dos vi­vien­das que des­bor­dan es­pí­ri­tu car­na­va­le­ro, pe­ro so­bre to­do, crea­ti­vi­dad por par­te de sus due­ñas y ar­tí­fi­ces. A so­lo dos se­ma­nas de que co­mien­ce los cua­tro días ofi­cia­les de Car­na­val, mu- chos ba­rran­qui­lle­ros de­co­ran las fa­cha­das de sus ho­ga­res con fi­gu­ras pro­pias de la fies­ta, pe­ro son po­cos los que la de­jan en­trar en los rin­co­nes y pa­re­des de su re­si­den­cia con de­co­ra­dos.

Al nor­te de la ciu­dad en­con­tra­mos a Gla­dis Mur­gas, miem­bro del Club de Jar­di­ne­ría de Ba­rran­qui­lla. Una aman­te de las ‘car­nes­to­len­das’ que res­pi­ra Car­na­val las 24 ho­ras del día. La par­ti­cu­lar de­co­ra­ción de su apar­ta­men­to des­ta­ca por sus ele­men­tos na­tu­ra­les, som­bre­ros y mas­ca­ras. En la en­tra­da de su ho­gar el vi­si­tan­te pue­de apre-

ciar va­rios ele­men­tos re­fe­ren­tes al Car­na­val, pe­ro el más lla­ma­ti­vo sin du­das es el tam­bor afri­cano que es­tá a un la­do de la puer­ta. Es­tá acom­pa­ña­do por una grue­sa ra­ma se­ca, de la cual guin­dan flo­res, más­ca­ras de Car­na­val y un som­bre­ro ‘vuel­tiao’ en la pun­ta. En el in­te­rior de su apar­ta­men­to clá­si­co, de mue­bles de cue­ro y ta­pi­za­dos en blan­co, se rom­pe la mo­no­to­nía con los arre­glos crea­ti­vos de es­ta tem­po­ra­da de fies­tas.

“Me en­can­ta to­do ti­po de tra­ba­jos ma­nua­les y de­co­ro de acuer­do a la tem­po­ra­da fes­ti­va. Los ador­nos de Car­na­val son una tra­di­ción he­re­da­da de una tía, que dis­fru­to ha­cer y con­tem­plar”, co­men­ta la di­se­ña­do­ra em­pí­ri­ca.

En nues­tra se­gun­da vi­si­ta co­no­ci­mos la ca­sa de Anais De Cas­tro, quien hi­zo un in­tere­san­te tra­ba­jo de de­co­ra­do jun­to a su ami­ga Bea­triz Ma­fiol. Ellas de­ja­ron en­trar la fies­ta a es­ta ca­sa, en el nor­te de la ciu­dad, y las ma­ri­mon­das li­te­ral­men­te se apo­de­ra­ron de ella. Cual­quie­ra de sus vi­si­tan­tes po­drá apre­ciar ini­cial­men­te un par de ellas en­ci­ma de la re­ja de la en­tra­da y otras fes­te­jan­do en­ci­ma de un ár­bol.

El re­ci­bi­dor, de mue­bles clá­si­cos, tam­po­co se que­da atrás. Fue in­va­di­do por la re­co­cha de tres ma­ri­mon­das fies­te­ras. En el cen­tro de la me­sa hay un flo­re­ro de­co­ra­do con plu­mas de co­lo­res, más­ca­ras, bo­las de ico­por con len­te­jue­las y flo­res de ca­ye­na. To­dos pro­duc­tos

reciclados.

El per­so­na­je de la ma­ri­mon­da es­tá en ca­si to­dos los rin­co­nes de es­te ho­gar. En el ba­ño, el co­me­dor, la sa­la, la co­ci­na e in­clu­so el te­cho. Tan so­lo un solitario ga­ra­ba­to bai­la en uno de los arre­glos de me­sa pa­ra com­ba­tir la in­va­sión de los bro­mis­tas.

Sin du­da en es­ta ca­sa el Car­na­val tam­bién es tra­di­ción. Ca­da año Anais De Cas­tro rea­li­za un cer­ta­men de Car­na­val, don­de co­ro­na a una de sus nie­tas. Tam­bién se ha­cen reunio­nes y fies­tas en es­ta tem­po­ra­da pa­ra ce­le­brar con vi­si­tan­tes lo­ca­les y ex­tran­je­ros.

“To­do el de­co­ra­do fue un tra­ba­jo sin ca­rre­ra. Du­ra­mos una se­ma­na en­te­ra pa­ra ha­cer­lo gra­cias al tra­ba­jo en equi­po de ella y to­das las per­so­nas que co­la­bo­ran en la ca­sa. La ma­ri­mon­da es una de los per­so­na­jes más re­pre­sen­ta­ti­vos de es­tas fies­tas y lo es­co­gi­mos pa­ra es­ta oca­sión”, se­ña­la Ma­fiol.

Es­tas da­mas del Car­na­val nos re­cuer­dan que en es­ta tem­po­ra­da ‘quien lo vi­ve es quien lo go­za’. Es­te año el le­ma de nues­tra rei­na, Ma­ría Mar­ga­ri­ta Diaz­gra­na­dos, es “nos ve­mos en la ca­lle”, pe­ro pa­ra lle­gar a ella con la me­jor ac­ti­tud ‘car­nes­to­len­da’, es ne­ce­sa­rio vi­vir­lo des­de la ca­sa con el me­jor am­bien­te. GC

SO­BRE BEA­TRIZ MA­FIOL... “Es un de­co­ra­do sin pri­sas por­que lo im­por­tan­te es que ca­da ele­men­to flu­ya con los es­pa­cios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.