El ar­te, el Car­na­val y el po­der

Gente Caribe - - El Diván Virtual - POR Isabel Pra­do Misas*

El ar­te nos sal­va, in­fun­de vi­da, sin él la exis­ten­cia se­ría na­cer, cre­cer, re­pro­du­cir­se y mo­rir co­mo cual­quier ser vi­vo en la tie­rra, por eso al­can­zan la in­mor­ta­li­dad los que lo pro­du­cen y si­guen exis­tien­do en las pa­la­bras, en el re­cuer­do y en las obras con­ser­va­das con es­me­ro y gra­ti­tud por los otros.

El ar­te des­pier­ta ad­mi­ra­ción, un sen­ti­mien­to que ha­ce que ol­vi­de­mos o pa­se­mos por al­to los de­fec­tos, al­gu­nos im­per­do­na­bles, que cuan­do el crea­dor ha sa­bi­do mo­ver pro­fun­da­men­te las fi­bras de nues­tro ser, la con­di­ción de ra­zo­nar se bo­rra dan­do pa­so a un no que­rer sa­ber na­da de eso. Se tra­ta de amor, ob­via­men­te, ese sen­ti­mien­to que per­mi­te des­co­no­cer lo que to­dos re­co­no­cen pa­ra po­der en­tre­gar a ese lo que no se en­tre­ga a más na­die.

Y en el ar­te es un amor gru­pal, es un amor de ma­sa, que al unir­se se trans­for­ma en una his­te­ria co­lec­ti­va, un re­co­no­ci­mien­to al uní­sono que a ve­ces pue­de lle­var al pa­ro­xis­mo, a ac­tos de­ses­pe­ra­dos o des­ca­be­lla­dos. Cla­ro que tam­bién sir­ve pa­ra sos­te­ner le­ga­dos que sin esa pa­sión ja­más se con­ser­va­rían.

¿ Qué es lo que ahí se pro­du­ce? La res­pues­ta es sen­ci­lla: nos ha­ce go­zar. Y no hay na­da que pro­duz­ca más ape­go que sen­tir sa­tis­fac­ción, prin­ci­pio del pla­cer al que es­ta­mos su­je­tos y al que siem­pre que­re­mos vol­ver. Una sen­sa­ción com­ple­ja que in­clu­ye di­ver­sas for­mas con las que el cuer­po se sa­tis­fa­ce, pla­cer de la mi­ra­da en la con­tem­pla­ción, pla­cer de una voz o un so­ni­do que pe­ne­tra y con­mue­ve de­jan­do mar­cas siem­pre inolvidabl­es. Letras, fra­ses, poe­sía que ha­ce vi­brar. Sí, so­mos ra­ros los hu­ma­nos, ra­re­za afor­tu­na­da que de­no­ta que no so­lo de co­mer, dor­mir y de­más fun­cio­nes cor­po­ra­les vi­ve el hom­bre.

Por eso son tan im­por­tan­tes los ac­tos co­lec­ti­vos, la or­ga­ni­za­ción de en­cuen­tros que a ra­tos nos ha­cen ol­vi­dar la du­re­za de la vi­da, el ma­les­tar. Afor­tu­na­da crea­ti­vi­dad que per­mi­te el in­ven­to de al­go nue­vo y la even­tua­li­dad del con­tac­to, no pa­ra en­ga­ñar, in­tri­gar o des­truir sino pa­ra la ri­sa fá­cil, la pa­la­bra ama­ble, el ges­to amis­to­so, eso que hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos tan­to.

En­con­trar­se en­ton­ces con un Mo­no­cu­co que nos mira des­de una es­qui­na, un Son de Ne­gro que col­ga­do de un bal­cón nos ha­ce mue­cas o esas bon­gas ba­rri­go­nas en­ga­la­na­das al me­jor es­ti­lo ga­ra­ba­to nos anun­cian que al­go se ave­ci­na. Es el es­pí­ri­tu ver­sá­til de los ha­bi­tan­tes de una ciu­dad que ca­da año en­cuen­tra una bo­ca­na­da de ai­re fres­co pa­ra se­guir res­pi­ran­do la ale­gría que se cue­la en­tre el ma­ta­rra­tón, la cei­ba mo­ra­da, la llu­via de oro. To­do al son del tam­bor.

Pe­ro lo an­te­rior no de­be ha­cer­nos ol­vi­dar que hay otros dis­fra­za­dos y no pre­ci­sa­men­te de Ma­ría Mo­ñi­tos, de ne­gri­ta Pu­loy o Jo­se­li­to Car­na­val. No, ellos tie­nen ca­re­tas más reales, me­nos crea­ti­vas y co­mo las del Car­na­val, siem­pre son las mis­mas. Dis­fra­za­dos de pro­bos, de ho­nes­tos que nos quie­ren ayu­dar es­tán allí es­pe­ran­do en el jol­go­rio, pes­can­do en río re­vuel­to, tra­tan­do de ga­nar con po­co es­fuer­zo lo que otro con­si­guió con mu­cho. Es­tán en to­dos los lu­ga­res, no só­lo en la éli­te, y se exhiben por­que quie­ren al­go y es­pe­ran que se lo en­tre­gue­mos.

Por eso, así co­mo da­mos la ale­gría de­be­mos dar la se­rie­dad en ese otro even­to que se ave­ci­na, en el que el brillo no lo tie­ne la crea­ción sino el po­der, que sa­be­mos ava­sa­lla y es el cau­san­te de mu­chas de las si­tua­cio­nes que por ig­no­ran­cia y por co­mo­di­dad no­so­tros mis­mos per­pe­tua­mos. GC

La vi­da es­tá car­ga­da de si­tua­cio­nes ad­ver­sas. Ellas le dan a la exis­ten­cia un sa­bor y un sen­ti­do. Sin ellas la vi­da se­ría más des­a­bri­da y li­neal. No po­de­mos ne­gar la exis­ten­cia de es­tas si­tua­cio­nes, lo que te­ne­mos que ha­cer es des­cu­brir có­mo las po­de­mos en­fren­tar.

Des­de nues­tra ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa se nos ha plan­tea­do que de­trás de ca­da una de esas si­tua­cio­nes ad­ver­sas hay una ben­di­ción. A ve­ces cues­ta creer eso, por­que son tan du­ras, tan do­lo­ro­sas, que uno no en­tien­de có­mo pue­den es­con­der una ben­di­ción.

Pe­ro te ase­gu­ro que siem­pre per­mi­ten apren­di­za­jes y pro­ce­sos de ma­du­rez pa­ra ca­da uno de no­so­tros. Lo im­por­tan­te es no ami­la­nar­se, no de­jar­se ga­nar por los sen­ti­mien­tos de pe­si­mis­mo que pue­des es­tar vi­vien­do en me­dio de la si­tua­ción. Ni per­der la es­pe­ran­za y caer en una mi­ra­da trá­gi­ca que nos ha­ga creer que to­do es­tá per­di­do y que no se pue­de ha­cer na­da.

Es ne­ce­sa­rio se­guir vi­vien­do en el amor, en la fe y en la es­pe­ran­za. Pri­me­ro, el amor, ese es el com­bus­ti­ble de to­do, y es lo que nos pue­de ha­cer com­pren­der las reali­da­des más com­ple­jas. Te­ne­mos que se­guir aman­do a Dios, aman­do a los her­ma­nos y a no­so­tros mis­mos. No po­de­mos de­jar que esas si­tua­cio­nes nos lle­nen la vi­da de odio o de ga­nas de ven­gan­za, no­so­tros na­ci­mos pa­ra amar. Cuan­do es­toy en esos momentos de ad­ver­si­dad pien­so mu­cho en las per­so­nas que me aman y que se­gu­ro qui­sie­ran ayu­dar­me a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, y tam­bién pien­so en los que amo y me es­tán es­pe­ran­do con más fuer­za y ma­du­rez pa­ra que les si­ga ayu­dan­do a vi­vir fe­liz­men­te.

Se­gun­do, la Fe en Dios, quien nos ha lla­ma­do a la vi­da y quien to­dos los días nos sos­tie­ne en la exis­ten­cia, es Él quien le da sen­ti­do a to­do y nun­ca nos aban­do­na en me­dio de las di­fi­cul­ta­des que ex­pe­ri­men­ta­mos. Nues­tra re­la­ción con Él se de­be es­tre­char aún más en me­dio de las di­fi­cul­ta­des. Es im­por­tan­te te­ner cla­ro que la fe es una re­la­ción per­so­nal con Je­sús, es un sa­ber­lo pre­sen­te en la vi­da co­mo in­ter­lo­cu­tor, co­mo quien nos im­pul­sa, co­mo quien nos con­sue­la y aún nos le­van­ta y car­ga cuan­do cae­mos. No es com­par­tir una ideo­lo­gía, no es sa­ber­se de me­mo­ria unas ver­da­des de fe, es un creer­le a al­guien que se ma­ni­fies­ta en nues­tra vi­da co­mo quien nos ama.

Ter­ce­ro, la es­pe­ran­za, que es con­se­cuen­cia de la fe y del amor, si no­so­tros nos sa­be­mos ama­dos por Dios y te­ne­mos cla­ro que Él nos ben­di­ce a dia­rio, en­ton­ces com­pren­de­mos que sal­dre­mos ade­lan­te en to­das las si­tua­cio­nes ad­ver­sas que ten­ga­mos. Es es­tar se­gu­ro de que po­de­mos su­pe­rar­las, que nues­tro fi­nal no es el ab­sur­do y la na­da, que es­ta­mos lla­ma­dos a vi­vir en la ple­ni­tud de la pre­sen­cia de Dios. Es es­pe­rar ac­ti­va­men­te que ca­da mi­nu­to que si­gue sea me­jor que el que he­mos vi­vi­do.

Fe, es­pe­ran­za y amor de­ben ser tres ac­ti­tu­des que ca­rac­te­ri­zan al cre­yen­te en me­dio de la di­fi­cul­tad y que me gus­ta­ría hoy que re­fle­xio­na­ras en fun­ción de tu vi­da y de las ba­ta­llas que es­tás te­nien­do. No es el mo­men­to de creer que to­do es­tá per­di­do, es el mo­men­to de apre­tar los dien­tes, de atie­sar el pul­so y de lan­zar­te a ven­cer, por­que es­toy se­gu­ro de que, con la ayu­da de Dios, lo po­drás lo­grar. Oro por tu vi­da y le pi­do al Se­ñor lo me­jor pa­ra ti y los tu­yos, se­gui­mos com­par­tien­do es­te ca­mino de re­fle­xión. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.