Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co en Ga­la­pa

El mu­ni­ci­pio que ce­le­bra 481 años de fun­da­do, aco­ge al in­te­rior de la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de La Can­de­la­ria a uno de los re­ta­blos co­lo­nia­les más an­ti­guos y de ma­yor im­por­tan­cia en el de­par­ta­men­to.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO In­guel J. De La Ro­sa Ven­ce in­guel­de­la­ro­[email protected] FO­TOS Y PRO­DUC­CIÓN Vi­vian Saad

En el co­ra­zón del mu­ni­ci­pio de Ga­la­pa se ubi­ca el tem­plo Nues­tra Se­ño­ra de La Can­de­la­ria, que re­cién ce­le­bró 150 años de ha­ber si­do ins­ti­tui­da co­mo pa­rro­quia.

Se­gún el ar­qui­tec­to e his­to­ria­dor, Mau­ri­cio Mú­ne­ra, se tra­ta de una igle­sia de gran aus­te­ri­dad, pe­ro con bue­nas pro­por­cio­nes y al­tu­ra, con una na­ve cen­tral y dos laterales, re­ma­ta­da en el al­tar con un ar­co de me­dio pun­to y con pi­so en mo­sai­co de­co­ra­do de la épo­ca re­pu­bli­ca­na.

En su in­te­rior re­po­sa uno de los pa­tri­mo­nios co­lo­nia­les del Atlán­ti­co y la Re­gión Ca­ri­be, un re­ta­blo de es­ti­lo sa­lo­mó­ni­co que la his­to­ria de Ga­la­pa con­tem­pla co­mo una re­li­quia traí­da de Es­pa­ña en 1700.

Sin em­bar­go, es­tu­dios téc­ni­cos

ade­lan­ta­dos por la Cor­po­ra­ción Luis Eduar­do Nie­to Arte­ta re­ve­lan que su lle­ga­da de­bió ser ha­cia fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del si­glo XIX, de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas que pre­sen­ta.

Al igual que los dos re­ta­blos de es­te ti­po ubi­ca­dos en Tu­ba­rá y So­le­dad, el va­lor de es­ta pie­za es­tá en la ca­li­dad y la ri­que­za de su ta­lla de ma­de­ra oji­lla­da y do­ra­da.

No obs­tan­te, sus co­lo­res ro­jos y do­ra­dos no co­rres­pon­den a los to­nos ori­gi­na­les, se­gún el es­tu­dio en men­ción. Al igual que las ta­llas de las fi­gu­ras ce­les­tia­les que ori­gi­nal­men­te lle­va­ban co­lor piel, con una ex­pre­sión di­fe­ren­te a la que se ob­ser­va en la ac­tua­li­dad.

Los efi­gies que com­po­nen es­te re­ta­blo co­lo­nial tam­bién han si­do al­te­ra­dos en su po­li­cro­mía, en la me­di­da en que han si­do re­pin­ta­dos sin te­ner el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar su va­lor pa­tri­mo­nial.

Es­tas efi­gies re­li­gio­sas co­rres­pon­den a San Jo­sé (una de muy bue­na fac­tu­ra y ela­bo­ra­da en ye­so), ubi­ca­do en la par­te de arri­ba, y la Vir­gen de La Can­de­la­ria que se exalta en el centro con San An­to­nio fi­ja­do a la iz­quier­da y San An­to­nio a la de­re­cha.

La crea­ción de es­te ti­po de re­ta­blos se re­mon­ta a Eu­ro­pa du­ran­te la Edad Me­dia, cuan­do so­lían co­lo­car ta­blas de­trás de las me­sas del al­tar con re­li­quias de san­tos que se fue­ron con­vir­tien­do en íco­nos.

Po­co a po­co, el di­se­ño se fue desa­rro­llan­do y los ma­te­ria­les em­plea­dos fue­ron evo­lu­cio­nan­do, en­tre már­mo­les, es­mal­tes, mar­fi­les y otros, has­ta lle­gar a los de ma­de­ra, do­ra­dos y con pin­tu­ras.

El ta­ma­ño tam­bién fue cre­cien­do con los años has­ta lle­gar­se a ta­pi­zar ca­si la to­ta­li­dad de los mu­ros.

Es así co­mo el re­ta­blo ubi­ca­do en la igle­sia de Ga­la­pa, mi­de 5, 80 me­tros de al­tu­ra por 4, 27 me­tros de an­cho y 70 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad; aun­que se pre­su­me que tam­bién ha si­do al­te­ra­do.

A pe­sar de que se en­cuen­tre atra­pa­do en la mo­der­ni­dad de es­ta igle­sia, no ca­be du­da que es­te pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co del Atlán­ti­co es uno de los te­so­ros que va­le la pe­na con­tem­plar en es­ta épo­ca de Cua­res­ma, por la an­ti­güe­dad, la ri­que­za de su es­cul­tu­ra y el va­lor re­li­gio­so que im­pri­men sus efi­gies ca­tó­li­cas. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.