Tiem­po de pre­gun­tas…

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Ini­cia­mos el pa­sa­do miér­co­les el tiem­po de Cua­res­ma, un tiem­po de re­fle­xión, de ora­ción y de preparació­n pa­ra la Pas­cua. Es un tiem­po pro­pi­cio pa­ra cues­tio­nar la ma­ne­ra co­mo es­ta­mos lle­van­do nues­tra vi­da. Te pro­pon­go que re­fle­xio­nes en torno a los tres ejes fun­da­men­ta­les de re­la­ción de tu exis­ten­cia:

¿Có­mo es­tá tu re­la­ción con­ti­go mis­mo? Es ne­ce­sa­rio ser due­ño de uno. Dios nos ha da­do la vi­da pa­ra que la se­pa­mos ad­mi­nis­trar, pa­ra que la reali­ce­mos des­de to­das las ca­pa­ci­da­des que Él nos ha da­do. Es­te tiem­po es pro­pi­cio pa­ra que te pre­gun­tes: ¿Te co­no­ces, te acep­tas y te amas? ¿Eres due­ño de tus emo­cio­nes? ¿Sa­bes pa­ra dón­de va tu vi­da? ¿Tie­nes cla­ro qué quie­res rea­li­zar? ¿Eres de­pen­dien­te, adic­to a al­guien o al­go? No pue­des de­jar que la vi­da se va­ya rea­li­zan­do por iner­cia, tie­nes que dar­le rumbo a par­tir de tus de­ci­sio­nes y te co­rres­pon­de sa­ber real­men­te qué quie­res de ti. En la cua­res­ma se nos pre­sen­ta una prac­ti­ca es­pi­ri­tual que pue­de ayu­dar mu­cho: El ayuno. A par­tir de unas pri­va­cio­nes cons­cien­tes, el ayuno nos ha­ce com­pren­der que no po­de­mos de­pen­der de na­da de lo cir­cuns­tan­cial de la vi­da, te­ne­mos la úl­ti­ma pa­la­bra en la vi­da y ne­ce­si­ta­mos “ali­men­tar­nos bien” pa­ra po­der cre­cer y sa­lir ade­lan­te. Se­ría bueno que, lue­go de re­fle­xio­nar en torno a lo que eres y vi­ves, te pro­pon­gas ayu­nar de esas reali­da­des que hoy te do­mi­nan y ame­na­zan con des­truir­te.

¿Có­mo es­tá tu re­la­ción con los de­más se­res hu­ma­nos? So­mos se­res so­cia­les, exis­ti­mos siem­pre con otros, en re­la­ción con ellos. Nues­tra fe­li­ci­dad de al­gu­na ma­ne­ra es­tá de­ter­mi­na­da por la re­la­ción con ellos. No po­de­mos pre­ten­der ser fe­li­ces a es­pal­das de los de­más, eso no es po­si­ble. ¿Có­mo es­tá tu re­la­ción con tu fa­mi­lia? ¿Eres un buen ami­go? ¿Es­tás vi­vien­do una bue­na vi­da de pa­re­ja? ¿Eres una per­so­na con­fia­ble, de la que se sa­be qué es­pe­rar? Te­ne- mos que com­pren­der que no to­das las per­so­nas es­tán en el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia y de afec­to. Es cla­ro que al­gu­nas per­so­nas son muy cer­ca­nas a no­so­tros y las ama­mos mu­cho y, tam­bién, que hay otras que son nues­tras com­pa­ñe­ras con las cua­les tra­ta­mos de te­ner bue­nas re­la­cio­nes, pe­ro que no son tan cer­ca­nas afec­ti­va­men­te. Y se­gu­ro hay al­gu­nas con las que nos cues­ta mu­cho re­la­cio­nar­nos y que re­pre­sen­tan siem­pre un desafío pa­ra nues­tra vi­da cris­tia­na. Es va­lio­so que ten­ga­mos cla­ro: ¿Qué ti­po de re­la­cio­nes es­ta­mos te­nien­do? ¿Có­mo nos es­ta­mos com­por­tan­do con los de­más? ¿Có­mo re­sol­ve­mos los con­flic­tos? ¿Có­mo ex­pre­sa­mos el afec­to a los que ama­mos? ¿Qué te­ne­mos que me­jo­rar en las re­la­cio­nes con ellos? La Cua­res­ma nos pro­po­ne una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual in­tere­san­te pa­ra es­te eje exis­ten­cial: La li­mos­na. Se tra­ta de pen­sar en el otro, des­cen­trar la vi­da de mis in­tere­ses y de­seos, y com­pren­der lo que los de­más sien­ten y es­pe­ran. Es im­por­tan­te com­pren­der que siem­pre po­de­mos ayu­dar a los otros, y no dan­do des­de lo que nos so­bra, sino mu­chas ve­ces des­de lo que tam­bién ne­ce­si­ta­mos.

¿Có­mo es­tá tu re­la­ción con Dios? Es im­por­tan­te te­ner cla­ro cuál es el pa­pel que jue­ga Dios en nues­tra vi­da. Pa­ra mí Él es el Se­ñor, el due­ño de to­do, el que man­da en mi his­to­ria pe­ro me ha­ce li­bre y me de­ja to­mar mis de­ci­sio­nes fren­te a la vi­da. Te­ne­mos que com­pren­der bien al Pa­dre de nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to. Ya que, mu­chas ve­ces, te­ne­mos imá­ge­nes de Dios que no co­rres­pon­den a lo que nos ha re­ve­la­do el Se­ñor Je­sús. ¿Eres un ser es­pi­ri­tual? ¿Com­pren­des la pre­sen­cia de Dios en tu vi­da? ¿Tie­nes ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pi­ri­tua­les en tu vi­da dia­ria? La cua­res­ma nos pre­sen­ta una prác­ti­ca es­pi­ri­tual fun­da­men­tal: La ora­ción. Ese es­pa­cio pa­ra es­tar con Dios, pa­ra de­jar­lo en­trar en el co­ra­zón y ha­blar de lo se­cre­to que hay en no­so­tros. Ese diá­lo­go sin­ce­ro e ín­ti­mo que nos per­mi­te com­pren­der­nos, com­pren­der­los y lle­nar­nos de fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te.

Te pro­pon­go es­tas re­fle­xio­nes y te ase­gu­ro mi ora­ción, y te pi­do la tu­ya. Ben­di­cio­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.