De­co­ra­cio­nes eco­ló­gi­cas pa­ra tu ho­gar

Víc­tor Tres­pa­la­cios Arias, es­pe­cia­lis­ta en di­se­ño de jar­di­nes ar­tís­ti­cos, pro­po­ne es­ta ten­den­cia pa­ra de­co­rar las ca­sas del Ba­rrio Aba­jo y con­ver­tir­lo en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de Ba­rran­qui­lla.

Gente Caribe - - Ambientes - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Des­de ha­ce cin­co años, la ten­den­cia de los jar­di­nes ver­ti­ca­les vie­ne im­po­nién­do­se en los mo­der­nos y re­du­ci­dos es­pa­cios del ho­gar y la ofi­ci­na.

La idea es crear un es­pa­cio ver­de en cual­quier lu­gar don­de ha­ya pa­re­des pa­ra man­te­ner el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, se­gún ex­pli­ca Víc­tor Tres­pa­la­cios Arias, de­di­ca­do al di­se­ño de jar­di­nes ar­tís­ti­cos.

“Me en­car­gué de re­crear es­to en el Ca­ri­be, pen­san­do en plan­tas que no sean mal­tra­ta­das por las bri­sas de­cem­bri­nas o el ca­lor, pe­ro que al mis­mo tiem­po no sean cos­to­sas y ten­gan una iden­ti­dad cos­te­ña”, di­ce es­te aman­te del pai­sa­jis­mo que ha re­crea­do en su vi­ve­ro, una ba­rria­da de ca­sas de­co­ra­das con plan­tas y accesorios pa­ra la pa­red.

En un pri­mer es­pa­cio en­con­tra­mos la ca­sa ro­sa­da que con­tras­ta con un ver­de pis­ta­cho, don­de hay plan­tas

‘va­rie­ga­das’ (con to­nos en­tre ver­de y blan­co) muy co­mu­nes en la re­gión, co­mo el tu y yo ame­ri­cano, la ca­mán­du­la y las tri­ni­ta­rias co­lor li­la. Pa­ra de­co­rar hay una ven­ta­na con “pe­da­ci­tos de vi­drios co­rru­ga­dos traí­dos de Me­de­llín” y ar­ma­dos “co­mo si se tra­ta­ra de un rom­pe­ca­be­zas”, se­gún de­ta­lla Tres­pa­la­cios.

Lue­go es­tá la ca­sa azul que con­tras­ta su tono ma­rino con un “co­lor pa­ti­lla”, am­bien­ta­da con lan­ta­nas, ca­mán­du­las, la tro­pi­cal flo­ri­da beau­ti­ful y la lla­ma­da ‘len­guas de sue­gra’, to­das ellas “muy fá­cil de con­se­guir en viveros de la ciu­dad”.

La ca­sa sal­món con ver­de pis­ta­cho tie­ne lan­ta­nas blan­cas y amarillas, acom­pa­ña­das de cor­da­tum ro­jo en­tre el te­cho y la puer­ta. En la par­te su­pe­rior se sem­bra­ron li­rio­pes por tra­tar­se de plan­tas blan­cas re­sis­ten­tes a la luz.

Por úl­ti­mo, en la ca­sa ro­ja con ver­de acei­tu­na, en­con­tra­mos tri­ni­ta­rias ro­jas y na­ran­jas, acom­pa­ña­das de mia­mis, que por ser de me­dia luz es­tán sem­bra­das bajo te­cho.

Es­ta la­bor es una mues­tra de que es po­si­ble crear am­bien­tes eco­ló­gi­cos sin ocu­par mu­cho es­pa­cio, ni gas­tar mu­cho di­ne­ro. Ade­más, re­pre­sen­ta el sue­ño de Víc­tor Hu­go, quien desea de­co­rar las ca­sas del Ba­rrio Aba­jo con es­tos jar­di­nes ver­ti­ca­les, pa­ra con­ver­tir­lo en un atrac­ti­co tu­rís­ti­co de Ba­rran­qui­lla.

“Se de­be­ría ha­cer una prue­ba pi­lo­to con una cua­dra, ha­cer una ba­rria­da y ado­qui­nar­la con el apo­yo del go­bierno pa­ra que sea un si­tio cul­tu­ral”, su­gie­re el jar­di­ne­ro. GC

SO­BRE EL... “Las plan­tas se pue­den com­ple­men­tar con cual­quier ac­ce­so­rio que se pue­da po­ner en la pa­red”.

Vi­vir en la Cua­res­ma es teo­ló­gi­ca­men­te vi­vir en el de­sier­to. El de­sier­to es el lu­gar de la in­ti­mi­dad con Dios (Oseas 2,14) y es tam­bién el lu­gar de la prue­ba, en él se po­ne a prue­ba la fi­de­li­dad con Dios.

Qui­sie­ra tra­ba­jar en es­te día con us­te­des el de­sier­to co­mo ex­pe­rien­cia de prue­ba, ya que con­si­de­ro que es muy pro­ba­ble que no­so­tros es­te­mos vi­vien­do momentos du­ros y di­fí­ci­les en las dis­tin­tas di­men­sio­nes de nues­tra vi­da.

El de­sier­to y to­das las di­fi­cul­ta­des que en él se ge­ne­ran se pue­den asu­mir des­de dos ac­ti­tu­des. Veamos Éxo­do 14,10-13:

“Al acer­car­se el Fa­raón, los is­rae­li­tas al­za­ron sus ojos, y vien­do que los egip­cios mar­cha­ban tras ellos, te­mie­ron mu­cho los is­rae­li­tas y cla­ma­ron a Yah­veh. Y di­je­ron a Moi­sés: «¿Aca­so no ha­bía se­pul­tu­ras en Egip­to pa­ra que nos ha­yas traí­do a mo­rir en el de­sier­to? ¿Qué has he­cho con no­so­tros sa­cán­do­nos de Egip­to? No te di­ji­mos cla­ra­men­te en Egip­to: Dé­ja­nos en paz, que­re­mos ser­vir a los egip­cios. Por­que me­jor nos es ser­vir a los egip­cios que mo­rir en el de­sier­to». Con­tes­tó Moi­sés al pue­blo: No te­máis; es­tad fir­mes, y ve­réis la sal­va­ción que Yah­veh os otor­ga­rá en es­te día, pues los egip­cios que aho­ra veis, no los vol­ve­réis a ver nun­ca ja­más”.

Una ac­ti­tud pue­de ser de­cla­rar­se de­rro­ta­dos, de­ses­pe­rar­se, an­gus­tiar­se y creer que to­do es­tá per­di­do. Es la po­si­ción que asu­men to­dos aque­llos que no con­fían en sus ca­pa­ci­da­des ni han pues­to su fe en Dios. Es­to ha­ce que la vi­da se padezca y pier­da sen­ti­do.

En el tex­to el pue­blo asu­me es­ta po­si­ción y cues­tio­na su re­la­ción con Dios, lo acu­sa de to­do lo que le es­tá su­ce­dien­do. Son mu­chas las per­so­nas que asu­men es­ta ac­ti­tud y ter­mi­nan ge­ne­ran­do más con­flic­tos que so­lu­cio­nes, ha­cien­do que to­do ad­quie­ra un co­lor de preo­cu­pa­ción y des­truc­ción. Es­ta mi­ra­da apo­ca­líp­ti­ca de los que se sien­ten de­rro­ta­dos ayu­da a que se ge­ne­re irres­pon­sa­bi­li­dad y se ter­mi­ne cre­yen­do que no se pue­de se­guir ha­cien­do na­da.

Otra ac­ti­tud, bien di­fe­ren­te, es la que asu­me Moi­sés. Re­co­no­ce la si­tua­ción di­fí­cil en la que es­tán y que es una si­tua­ción com­pli­ca­da, pe­ro tie­ne cla­ro que no es el mo­men­to de de­ses­pe­rar­se. Co­mo un buen lí­der ani­ma a su pue­blo y le pre­ci­sa cuál de­be ser la ac­ti­tud de un hom­bre de fe:

No te­mer, lo peor que le pue­de pa­sar al hom­bre en momentos de di­fi­cul­tad es de­jar que el mie­do se apo­de­re de su co­ra­zón, por­que dis­tor­sio­na y al­te­ra la reali­dad y agran­da to­das las di­fi­cul­ta­des.

Es el mo­men­to de es­tar fir­mes, de afe­rrar­se a los fun­da­men­tos de la vi­da, ser fiel a los va­lo­res y los cri­te­rios que han de­fi­ni­do la vi­da.

Es­pe­ran­za, siem­pre hay que creer que se va a sa­lir ade­lan­te. No se pue­de du- dar ni por un ins­tan­te que ven­ce­rás las di­fi­cul­ta­des. Abre los ojos y ve­rás la sal­va­ción que Dios obra en tu vi­da.

Fe, Yah­veh pe­lea­rá en su fa­vor. Y eso es lo que ha­ce huir a los egip­cios (Éxo­do 14,25), el com­pro­bar que Dios es­tá del la­do de sus cre­yen­tes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.