De fies­ta con Ber­nar­do Man­ci­ni

“Las re­la­cio­nes pú­bli­cas son to­do en el mun­do de los ne­go­cios”, afir­ma el ba­rran­qui­lle­ro que pre­ten­der mon­tar “una ca­de­na de res­tau­ran­tes de co­mi­da ita­lia­na” en ho­nor a sus orí­ge­nes.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO In­guel J. De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­sa@el­he­ral­do.co FO­TOS Da­nie­lla Mu­ri­llo

De­ter­mi­na­ción. Tal vez, es­ta sea la cla­ve de Ber­nar­do Man­ci­ni Po­sa­da pa­ra atra­par sus lo­gros y con­quis­tar gran­des sue­ños sien­do ape­nas un jo­ven de 25 años.

Gra­dua­do del Co­le­gio Mary­mount de Ba­rran­qui­lla, Ber­nar­do con­ti­nuó sus es­tu­dios en Bo­go­tá en bus­ca de un tí­tu­lo pro­fe­sio­nal.

“Ca­si no lo lo­gro”, re­cuer­da el ba­rran- qui­lle­ro que fi­nal­men­te, “con el apo­yo y el amor de la fa­mi­lia”, con­si­guió su ma­yor ob­je­ti­vo has­ta el mo­men­to, acre­di­tar­se co­mo ingeniero in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad de los An­des.

Sin em­bar­go, su vi­da es­tá en las re­la­cio­nes pú­bli­cas que aus­pi­cian los ne­go­cios de su san­gre, esas que se­gún él “crean un ver­da­de­ro víncu­lo, una co­mu­ni­ca­ción en­tre la or­ga­ni­za­ción y el pú­bli­co”, sin du­da, “esen­cia­les” pa­ra su mer­ca­do en Bo­go­tá.

Com­bi­nan­do su al­ma ex­tro­ver­ti­da con su sen­ti­do em­pre­sa­rial, Ber­na —en con­fian­za— tie­ne en cuen­ta ca­da de­ta­lle a la ho­ra de or­ga­ni­zar lo que pa­ra mu­chos son las me­jo­res rum­bas en La Cos­ta y en la Capital.

“Pa­ra el éxi­to de una fies­ta es im­por­tan­te el lu­gar, el am­bien­te, la te­má­ti­ca, el pú­bli­co y has­ta la fe­cha que es­co­ges”, ar­gu­men­ta el jo­ven or­ga­ni­za­dor, al

tiem­po que re­sal­ta “el tra­ba­jo en

equi­po” pa­ra ar­mar ca­da even­to y “la for­tu­na de tra­ba­jar jun­to a dos mons­truos en es­te cam­po, Ge­ró­ni­mo Ba­si­le y Mau­ri­zio Man­ci­ni”, a quien, ade­más, le atri­bu­ye ser “el me­jor y el más re­co­no­ci­do en el país or­ga­ni­zan­do fies­tas”.

Si bien las te­má­ti­cas va­rían, el es­ti­lo de ca­da even­to avan­za por la lí­nea de la ele­gan­cia. Es­te es el se­llo pa­ra el Res­tau­ran­te N. N., Kong y Mag­no­lio, don­de tra­ba­ja en las áreas co­mer­cia­les, e in­clu­so, el de las fies­tas que or­ga­ni­za en su ca­sa y de las que más dis­fru­ta.

Sin du­da al­gu­na, a es­te jo­ven lo que más le gus­ta es di­ver­tir­se, aun­que re­co­no­ce que de vez en cuan­do le sa­len “al­gu­nas chis­pas de mal ge­nio” y se arre­pien­te de “no son­reír to­dos los días”.

“A ve­ces uno se de­ja lle­var tan­to por el es­trés y por co­sas in­sig­ni­fi­can­tes, que se ol­vi­da que lo más lin­do en la vi­da es son­reír y ser fe­liz”, agre­ga.

El co­ra­zón de es­te ba­rran­qui­lle­ro si­gue “bus­can­do es­ta­bi­li­dad, pe­ro la­tien­do fuer­te to­dos los días”. So­lo apro­ve­cha pa­ra go­zar del fút­bol, ani­mar a su Ju­nior del al­ma y vi­vir la pa­sión en su pro­pio equi­po, el Bo­rus­sia de Bo­go­tá.

A fu­tu­ro, ‘Ber­na’ sue­ña con ren­dir­le “ho­nor” a sus orí­ge­nes, crean­do “una ca­de­na de res­tau­ran­tes de co­mi­da ita­lia­na que, por su­pues­to, ten­ga se­de en Ba­rran­qui­lla”.

Así, de­mues­tra que no le te­me a los gran­des pro­yec­tos, ni mu­cho me­nos a per­der, pues lue­go de “va­rios fra­ca­sos” ha apren­di­do que “los éxi­tos no son fi­na­les y los fra­ca­sos no son fa­ta­les”.

Lo cier­to es que por aho­ra, Ber­na aún no tie­ne cla­ro cuál es la cla­ve pa­ra al­can­zar el éxi­to en la vi­da, qui­zá “en unos 40 años, ya ten­ga la res­pues­ta”, pe­ro les acon­se­ja a los jó­ve­nes co­mo él que “ha­gan lo que les apa­sio­na, aque­llo que ver­da­de­ra­men­te les gus­ta y que to­dos por den­tro sa­be­mos qué es. Así se­rán fe­li­ces to­dos los días de su vi­da” y tal vez, ahí es­té “la po­si­bi­li­dad más al­ta de al­can­zar el éxi­to”. GC

SO­BRE EL ÉXI­TO... “He apren­di­do que los éxi­tos no son fi­na­les y los fra­ca­sos no son fa­ta­les”.

SO­BRE EL CO­RA­ZÓN... “En bus­ca de es­ta­bi­li­dad, pe­ro la­tien­do fuer­te to­dos los días”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.