Mo­der­ni­dad y ele­gan­cia pa­ra am­pli­fi­car un ho­gar

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO In­guel J. De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­[email protected]­he­ral­do.co ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA Mi­guel Ca­ra­zo FO­TOS Y PRO­DUC­CIÓN Vi­vian Saad

Es un apar­ta­men­to tan mo­derno co­mo el es­ti­lo que im­po­ne la pa­re­ja que lo ha­bi­ta, esa que en bus­ca de “se­re­ni­dad y fres­cu­ra pa­ra el cli­ma tro­pi­cal de Ba­rran­qui­lla”, ha re­sal­ta­do el blan­co en es­ta de­co­ra­ción.

Aquí, los di­fe­ren­tes sa­lo­nes que in­te­gran una ca­sa con­flu­yen en un so­lo lu­gar, sin pa­re­des de­li­mi­tan­tes, pe­ro con la or­ga­ni­za­ción y la de­co­ra­ción ideal pa­ra de­fi­nir ca­da es­pa­cio.

“Nos en­can­ta que ha­ya mo­vi­mien­to, que al lle­gar se sien­ta la am­pli­tud y que no hay na­da es­con­di­do, to­do es­tá al des­cu­bier­to y de fá­cil ac­ce­so”, des­cri­be la due­ña.

Es­ta fa­mi­lia es an­fi­trio­na por na­tu­ra­le­za. Pa­ra ellos, “re­ci­bir a fa­mi­lia­res y ami­gos es un pla­cer”, por eso han ade­cua­do es­ta vi­vien­da, dán­do­le ca­bi­da al es­par­ci­mien­to des­de el in­te­rior de su pro­pio ho­gar.

El co­me­dor con as­pec­to mi­ni­ma­lis­ta, tie­ne diez pues­tos que evi­den­cian el de­seo de com­par­tir en gru­po y man­te­ner vi­gen­te la ac­ti­vi­dad so­cial de es­tos pro­pie­ta­rios.

A un la­do es­tá un jue­go de mue­bles que com­bi­nan con una mo­der­na si­lla ro­ja, acom­pa­ña­da de dos bu­ta­cas art de­co.

“Son mue­bles, así co­mo la al­fom­bra, de Scha­ller, ellos siem­pre que tie­nen co­lec­cio­nes nue­vas nos in­vi­tan a co­no­cer­las y pues, de ver­dad, son afín a mi gus­to”, de­ta­lla.

De otro la­do, hay un es­pe­jo fi­ja­do allí pa­ra “te­ner más am­pli­tud y re­fle­jar los to­nos ver­des del ár­bol que es­tá afue­ra”.

El es­po­so se en­car­gó del bar, di­se­ña- do por Ana Ma­ría Roig. Es él quien se en­car­ga de ma­ne­jar­lo.

“Es­ta fue la úni­ca pe­ti­ción pa­ra su ca­sa. Cuan­do lle­gan sus ami­gos, es el pun­to cen­tral de la fies­ta, él es­tá de­trás del bar aten­dien­do, mien­tras to­dos se sien­tan al fren­te”, co­men­ta.

Fi­nal­men­te, en el es­tu­dio, el blan­co des­apa­re­ce un po­co con el tono gri­sá­ceo del sofá.

“Es pe­que­ñi­to, con dos cua­dros de unos ar­tis­tas que quie­ro mu­cho: Gon­za­lo Fuen­ma­yor y Álex de la To­rre”, ex­pre­sa es­ta aman­te de los to­nos gri­ces. GC

Nues­tra re­la­ción con Dios tie­ne que ser mo­ti­vo de ale­gría y de áni­mo. Quie­ro in­vi­tar­te a des­cu­brir a un Dios que nos lle­na de ale­gría el co­ra­zón cuan­do es­ta­mos cer­ca de Él y ex­pe­ri­men­ta­mos su amor. No po­de­mos de­jar que la ex­pe­rien­cia de Dios se vuel­va ru­ti­na­ria y abu­rri­da. Dios es la ma­yor fuen­te de ale­gría que pue­de ha­ber en nues­tra vi­da. El pa­pa Fran­cis­co nos in­vi­ta a de­jar­nos en­con­trar por Dios pa­ra que nos lle­ne de su ale­gría: “in­vi­to a ca­da cris­tiano, en cual­quier lu­gar y si­tua­ción en que se en­cuen­tre, a re­no­var aho­ra mis­mo su en­cuen­tro per­so­nal con Je­su­cris­to o, al me­nos, a to­mar la de­ci­sión de de­jar­se en­con­trar por Él, de in­ten­tar­lo ca­da día sin des­can­so. No hay ra­zón pa­ra que al­guien pien­se que es­ta in­vi­ta­ción no es pa­ra él, por­que na­die que­da ex­clui­do de la ale­gría re­por­ta­da por el Se­ñor”.

Sé que la vi­da es­tá car­ga­da de si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, de des­en­cuen­tros con las per­so­nas que ama­mos, de ma­len­ten­di­dos y con­flic­tos que nos ha­cen su­frir y que tra­tan de en­tris­te­cer­nos. Pe­ro tam­bién sé que Dios es­tá a nues­tro la­do pa­ra ani­mar­nos y ha­cer­nos re­cu­pe­rar la ale­gría que re­que­ri­mos pa­ra vi­vir.

Me gus­ta leer las ex­pre­sio­nes de áni­mo que Dios les comunica a los hom­bres que le ha pe­di­do una mi­sión o sim­ple­men­te a su pue­blo que lu­cha por ser­le fiel. En ellas no so­lo en­cuen­tro a un Dios fiel, sino a un Dios cer­cano que se preo­cu­pa por la vi­da de los que ama. No ol­vi­do las pa­la­bras a Jo­sué cuan­do le en­car­ga re­em­pla­zar a Moi­sés en el tra­ba­jo de li­de­rar al pue­blo: “Mira que te man­do que te es­fuer­ces y seas va­lien­te; no te­mas ni des­ma­yes, por­que Yah­vé, tu Dios, es­ta­rá con­ti­go en don­de­quie­ra que va­yas” (Jo­sué 1,9); por­que es­toy se­gu­ro que ca­da día, al le­van­tar­nos, nos las di­ce a ca­da uno de no­so­tros. Nos ase­gu­ra que es­tá a nues­tro la­do y que no dejará que fra­ca­se­mos, pe­ro que te­ne­mos que ser va­lien­tes y lu­cha­do­res pa­ra al­can­zar lo pro­pues­to.

Y sien­to có­mo nos susurra al oí­do las pa­la­bras que, a tra­vés del se­gun­do Isaías, le de­cía a su pue­blo en me­dio del exilio: No te­mas, que con­ti­go es­toy yo; no re­ce­les, que yo soy tu Dios. Yo te he ro­bus­te­ci­do y te he ayu­da­do, y te ten­go asi­do con mi dies­tra jus­ti­cie­ra. Por­que yo, Yah­vé tu Dios, te ten­go asi­do por la dies­tra. Soy yo quien te di­go: «No te­mas, yo te ayu­do » ( Isaías 41,10.13). Él es­tá con­ti­go y te ayu­da, por eso no de­jes de son­reír y con­fiar, hoy es un día pa­ra es­tar ale­gres, por­que sa­be­mos que Él es­tá a nues­tro la­do pa­ra ayu­dar­nos a ven­cer to­das las di­fi­cul­ta­des que te­ne­mos que vi­vir. Que es­ta lec­tu­ra te ani­me y te ha­ga cons­cien­te de que pue­des sa­lir ade­lan­te y que no hay na­da que te pue­da des­truir si es­tás al la­do de tu Dios.

Te ben­di­go y le pi­do al Due­ño de la Vi­da que te ha­ga fe­liz. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.