Gui­ller­mo Acos­ta y el cui­da­do in­te­gral de la mu­jer

Es­te ga­leno ba­rran­qui­lle­ro ejer­ce la me­di­ci­na pa­ra el be­ne­fi­cio fí­si­co y emo­cio­nal de las mu­je­res. Con más de 25 años de ex­pe­rien­cia, com­bi­na la me­di­ci­na con­ven­cio­nal con los tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Jo­sé Luis Ro­drí­guez R. jo­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

GGui­ller­mo Acos­ta Osio lle­va 28 años ejer­cien­do la gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia. Tie­ne su pro­pio centro de es­té­ti­ca y spa en el nor­te de la ciu­dad, y es pre­cur­sor en el re­ju­ve­ne­ci­mien­to o mol­dea­mien­to va­gi­nal. Pa­ra él to­do pro­fe­sio­nal de di­cha área de­be cum­plir un rol de ca­li­dad en la sa­lud de la mu­jer, vis­ta és­ta des­de un pun­to de vis­ta in­te­gral.

Acos­ta, de 58 años, fun­dó des­de 2011 la es­té­ti­ca y spa, Giao, que ofre­ce ser­vi­cios que be­ne­fi­cian la es­té­ti­ca, sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal de las mu­je­res, uti­li­zan­do tec­no­lo­gía de van­guar­dia. Se acer­ca has­ta el asien­to de la pa­cien­te, sa­lu­da cor­dial e in­vi­ta a pa­sar al con­sul­to­rio. El procedimie­nto se re­pi­te con ca­da usua­rio.

En su des­pa­cho, en me­dio de mue­bles clá­si­cos, una es­cul­tu­ra de la Vir­gen Ma­ría y el re­la­jan­te so­ni­do de una fuen­te de agua, el ba­rran­qui­lle­ro afir­ma ser un enamo­ra­do de la pro­fe­sión. Ayu­dar a ca­da mu­jer a su­pe­rar du­das y pa­de­ci­mien­tos pa­ra te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da, le sa­tis­fa­ce to­dos los días enor­me­men­te.

Se gra­duó de ba­chi­ller del Co­le­gio San Jo­sé y de me­di­ci­na en la Uni­ver­si-

dad Me­tro­po­li­ta­na, sien­do par­te de la pri­me­ra pro­mo­ción de Mé­di­cos y Ci­ru­ja­nos, en 1981. En­tre 1983 y 1986 se es­pe­cia­li­zó en el Hos­pi­tal de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia No. 2 (HGO2) del Centro Mé­di­co Na­cio­nal del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS).

Acos­ta reali­zó el en­tre­na­mien­to en ví­deo de la­pa­ros­co­pia en Pro­fa­mi­lia, en 1992, y fue im­pul­sa­dor del Par­to en el Agua des­de 1994, lo­gran­do trans­mi­tir uno en di­rec­to por In­ter­net el pri­me­ro de no­viem­bre de 1998. Hi­zo un post­gra­do en Ci­ru­gía Cos­mé­ti­ca en Buenos Aires, Ar­gen­ti­na, con la Unión In­ter­na­cio­nal de Li­po­plas­tia, en 2001. Tie­ne una maes­tría en Di­rec­ción Uni­ver­si­ta­ria de la Uni­ver­si­dad de los An­des y Es­tu­dios de Me­di­ci­na Al­ter­na­ti­va en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia. Hi­zo un di­plo­ma­do en Es­té­ti­ca Cor­po­ral y Fa­cial, y es­tá vin­cu­la­do a la do­cen­cia co­mo Pro­fe­sor Ti­tu­lar de Post Gra­do de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia, y Pro­fe­sor Ti­tu­lar de Me­di­ci­na Es­té­ti­ca.

Des­de que se ra­di­có en Ba­rran­qui­lla Acos­ta ejer­ce la Gi­ne­co­lo­gía y Obs- te­tri­cia, ade­más de la Ci­ru­gía In­ti­ma Fe­me­ni­na.

“Nues­tra ma­dre nos dio la vi­da y nues­tra es­po­sa la de nues­tros hi­jos. Des­de que es­ta­ba es­tu­dian­do cap­té la esen­cia de ser gi­ne­có­lo­go obs­te­tra: sa­ber cui­dar a la mu­jer en to­das las eta­pas de su vi­da. Es­pe­cia­li­zar­me en ello”, in­di­ca mien­tras se qui­ta los lentes.

Con el tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio de Acos­ta y sus es­te­ti­cis­tas buscan que sus clien­tes mu­je­res, de to­das las eda­des, en­cuen­tren el equi­li­brio y bie­nes­tar pa­ra trans­for­mar sus vi­das po­si­ti­va­men­te, a tra­vés de tra­ta­mien­tos efi­ca­ces y des­de la pers­pec­ti­va fa­cial, cor­po­ral, psi­co­ló­gi­ca y gi­ne­co­ló­gi­ca.

Hoy, ad­vier­te el ga­leno, hay un ma­yor nú­me­ro de ca­sos de mu­je­res con cán­cer y una ma­yor ten­den­cia de ova­rios po­li­quís­ti­cos y em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes. En el 92, cuan­do hi­zo un es­tu­dio, la ci­fra de em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes ron­da­ba el 12%, pe­ro aho­ra, a pe­sar de to­das las cam­pa­ñas de pre­ven­ción y sa­lud se­xual, la Se­cre­ta­ria de Sa­lud arro­ja una ci­fra del 17%.

“Lo ideal es que se pla­ni­fi­que y la mu­jer co­mien­ce a to­mar el áci­do fó­li­co an­tes de em­ba­ra­zar­se, ya que es­tá com­pro­ba­do que la de­fi­cien­cia de áci­do fó­li­co pro­du­ce mal­for­ma­cio­nes. El em­ba­ra­zo es un es­ta­do fi­sio­ló­gi­co de la mu­jer, pues su or­ga­nis­mo es­tá he­cho pa­ra ello”, en­fa­ti­za.

Uno de los pro­ble­mas usua­les del em­ba­ra­zo es el ex­ce­si­vo pro­ble­ma de pe­so. El ba­rran­qui­lle­ro ex­pli­ca que es com­ple­ta­men­te nor­mal y sa­lu­da­ble que una mu­jer au­men­te has­ta 12 ki­los, pe­ro es­to ocu­rre so­lo en el 30% de los pa­cien­tes. Otro 30% au­men­ta 25 ki­los, lo cual de­no­ta pro­ble­mas de obe­si­dad, y el 40% res­tan­te se pa­sa so­lo un po­co de la me­dia. Por eso re­co­mien­da ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo.

“El he­cho de ayu­dar a una mu­jer a dar a luz es un ac­to in­com­pa­ra­ble en la vi­da. Ad­mi­ro a to­das las mu­je­res, pe­ro so­bre to­do a mi ma­dre Gene Osio y mi es­po­sa El­sa Sal­va­do­res. Las amo mu­chí­si­mo”, con­clu­ye con emo­ción Gui­ller­mo Acos­ta. GC

SO­BRE SU LA­BOR... “Una vez al mes me lla­man pa­ra rea­li­zar el par­to en el agua. Una ex­pe­rien­cia mu­cho más hu­ma­na ”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.